Psicología

colectores

Incontinencia urinaria: así son los colectores peneanos y la sonda vesical

Ya sabemos qué es la incontinencia urinaria, cómo ayudar a quien la sufre y cómo se utilizan los pañales absorventes. Ahora analizaremos qué son los colectores peneanos y la sonda vesical, dos ayudas importantes para quienes padecen este problema.

 colectores

Colectores peneanos de orina:

Es una funda de látex que se coloca en el pene, con un tubo de salida que se conecta a una bolsa colectora de orina. Este sistema es exclusivo para hombres y no está indicado cuando el pene es pequeño y está retraído.

Los hay de distintos tamaños, por lo que es preciso elegir la talla adecuada para evitar que el pene quede comprimido o que el dispositivo se suelte o se tuerza.

El sistema de sujeción más utilizado son las tiras adhesivas que se pegan en la piel del pene y después en el colector. Aunque pueden ser de utilidad, quizás no se usen por las complicaciones de dolor e irritación que el uso prolongado puede ocasionar en el pene.

Supone una alternativa al sondaje en varones que no tienen problemas de obstrucción en la salida de la orina.

Consejos generales:

  • Cambiar directamente el colector para prevenir las infecciones urinarias.
  • Proteger la piel del pene y cuidarla todos los días para impedir que se maceren.

 

Sonda vesical:

Se puede utilizar de forma transitoria en personas incontinentes que tienen úlceras por presión, dermatitis importantes o en personas que no se pueden mover por diversas causas (por ejemplo personas con fracturas de cadera).

La sonda evitará que se encuentre mojada la piel y macerada, lo que aumenta la úlcera por presión y la infecta.

No es el método más recomendable a largo plazo porque todas aquellas personas con sonda vesical tienen más riesgo de infecciones urinarias. No obstante, hay personas que deben llevarlas durante un largo periodo de tiempo; por ejemplo, aquellas que están esperando una operación de próstata o que tienen algún tumor que produce retenciones de orina.

  • Las sondas son de dos tipos: de látex y de silicona.
    • La sonda de látex debe cambiarse cada 2-3 semanas
    • La sonda se silicona, cada 2-3 meses.
  • Si no se realiza el cambio (por el personal de enfermería de atención primaria) las infecciones urinarias son muy frecuentes.

Cuidados de la sonda:

  • Hay que procurar mantener la máxima higiene cuando tenga que manipular la sonda, cambios de bolsa, etc. Limpie la zona perineal cada 12 horas.
  • Mantenga la sonda permeable y lávela si sospecha obstrucción.
  • Vacíe la bolsa urinaria cada 8 horas o cuando esté llena.
  • La bolsa nunca debe estar por el suelo ni por encima de la vejiga, ya que en el primer caso puede contaminarse con bacterias del suelo y, en el segundo, debido a su ubicación, puede entrar la orina de nuevo en la vejiga, lo que también aumenta el riesgo de infecciones.
  • Recuerde las fechas en que se debe cambiar la sonda vesical permanentemente y alerte a su médico o enfermera cuando se vaya a cumplir el plazo.
  • Vigile la aparición de escalofríos o dolor lumbar y avise a su médico si aparecen.
  • Observe la orina y, si aparece turbia, con sangre o mal olor, consulte al médico.

 

¿Sabes lo que tienes que hacer para conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que te permite trabajar con personas mayores y dependientes? Llama al teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

mental

¿Conoces las características y tipos de enfermedades mentales?

Se define la enfermedad mental como la alteración de tipo emocional, cognitivo y / o del comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje, el lenguaje, etc.

mental

Características:

  • Para poder afirmar que una persona tiene una enfermedad mental es necesario que un médico psiquiatra haya realizado el diagnóstico.
  • Este tipo de trastornos tienen repercusiones sobre la vida diaria de la persona, dificultando su adaptación al entorno cultural y social en que vive y creando alguna forma de malestar.
  • El trastorno mental responde muy pocas veces a modelos simples del tipo causa-efecto. Las causas de las enfermedades mentales son múltiples y, en algunos casos, desconocidas.
  • Las enfermedades mentales se manifiestan en diferentes grados o niveles.
  • No se debe confundir la enfermedad mental con la discapacidad intelectual, lo que significa una limitación en la inteligencia. Las personas con enfermedad mental no pierden inteligencia, sino que sus capacidades para desarrollarla adecuadamente están afectadas.
  • Tampoco es sinónimo de lesiones cerebrales, ya que los síntomas de la enfermedad mental se dan sin que exista una lesión.

Tipos de enfermedades mentales:

Existen distintos tipos de enfermedades mentales, pero aunque a lo largo de la historia se han hecho diferentes intentos para agruparlas por categorías, sigue habiendo algunos desacuerdos entre modelos.

Sin embargo, actualmente se acepta el sistema de diagnóstico psiquiátrico propuesto por la American Psychiatric Association (DSM-IV Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), que distingue, entre otros: trastornos del estado de ánimo, trastornos psicóticos, trastorno de ansiedad, trastornos sexuales, trastornos de la personalidad, trastornos del sueño, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos cognoscitivos, etc.

Esta clasificación es muy similar a la de la Organización Mundial de la Salud, llamada CIE-10 (abreviatura de la Clasificación Internacional de Enfermedades, décima revisión), que brinda un marco conceptual basado en la etiología.

El funcionamiento y la discapacidad asociados con las condiciones de salud se clasifican en la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud, conocida como CIF.

 

¿Te gustaría trabajar con personas mayores y dependientes? Recuerda que, desde el 1 de enero, sólo podrás hacerlo si dispones de un título oficial. Aquí tienes toda la información y un número de teléfono, el 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

orientacion

Pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer: cambios en la conducta psicomotora

Cuando hablamos de las pautas que los cuidadores de enfermos de Alzheimer deben seguir las dividimos en varios sectores: trastornos de sueño o alimentación, trastornos perceptivos, etc. Esta vez nos referiremos a los cambios en la conducta psicomotora.  

orientacion

Vagabundeo

En ocasiones, el mayor con Alzheimer permanece andando durante mucho tiempo sin rumbo fijo y sin motivo aparente. Resulta casi imposible que se siente, pues volverá a levantarse, yendo de un lado para otro. Este tipo de conducta puede ser un problema cuando se produce en lugares inadecuados o existe un riesgo de caída o de fuga.

  • Posibles causas:
    • Necesidad de realizar una actividad física.
    • Expresión de una sensación de malestar, dolor, hambre, sed…
    • Necesidad de acudir al aseo.
    • Por desorientación: el enfermo no recuerda dónde se encuentra, se siente confuso, es la búsqueda interminable de “algo”·
  • Síntomas:
    • Deambulación sin objetivo ninguno.
    • Deambulación errante.
    • Desorientación.
  • Pautas a seguir:
    • Entorno físico seguro, sin barreras arquitectónicas.
    • Facilitarles un ejercicio físico regular controlado. Puede acompañar a su familiar a dar paseos al aire libre o incluso realizar una sencilla tabla de gimnasia. Mantener una rutina activa, ya que es primordial que realicen todos los días las mismas actividades, a la misma hora y en los mismos lugares. Esto les proporcionará seguridad.
    • Proporcionar orientación frecuente. Utilizar señales de orientación (con letras o dibujos en las diferentes habitaciones de la casa).
    • Ejercicios de orientación a la realidad.
    • Cambios graduales.
    • Evitar cambios de domicilio.
    • Evitar viajes innecesarios.
    • Usar tarjetas con instrucciones.
    • Proteger el hogar con cerraduras y sistemas de seguridad. Usar brazaletes identificadores, por si llegara a perderse.
    • Presencia de la persona cuidadora.

Programe una actividad de paseo o de ejercicio diario y evite el riesgo de fugas con un sistema de seguridad en el hogar.

 

Agitación y agresividad

El enfermo con demencia puede volverse agresivo  con las personas más cercanas sin motivo aparente. Este comportamiento puede desencadenarse por:

  • Posibles causas:
    • Sentimientos de frustración o inutilidad al no poder realizar las actividades más básicas.
    • Dolor oculto.
    • Cambios en la rutina cotidiana.
    • Efectos de alguna medicación.
  • Síntomas:
    • Actividad física (golpes, patadas…).
    • Actividad verbal (insultos).
    • Actividad facial (gestos).
    • Gritos, discusiones.
  • Pautas a seguir:
    • Nunca gritarles o regañarles.
    • Intervenir pronto.
    • Prevenir las situaciones que desencadenan el problema.
    • Comunicación no verbal positiva: voz suave, de frente y sin posturas amenazantes.
    • Distracción: dirigir la atención del enfermo hacia otras cosas. Hablarle de cualquier tema de forma tranquila a fin de distraerle.
    • Prudencia con las contenciones físicas.
    • Explicarles las actividades que se van a hacer y darles tiempo.
    • Refuerzo positivo ante conductas aceptables.
    • Asegurar la seguridad de la persona en situación de dependencia y de la persona cuidadora.
    • Consultar con el médico, puede ser conveniente revisar la medicación.

No pierda la calma ni utilice la medicación como primera medida.

 

¿sabes lo que pasará a partir del 1 de enero de 2016? Necesitarás un título oficial para poder trabajar con personas mayores o dependientes. Llama al 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas sobre cómo conseguir el Certificado de profesionalidad.

sesionmusica

La musicoterapia: técnicas de intervención y estructura de una sesión

Hemos hablado ya de qué es la musicoterapia y cómo se trabaja con ella en las demencias, así como de los objetivos y funciones que tiene esta especialidad. Esta vez incidiremos en las técnicas de intervención y analizaremos la estructura de una sesión.

sesionmusica

TÉCNICAS Y PROCEDIMIENTOS DE INTERVENCIÓN

Técnicas de musicoterapia que se emplean con personas con demencia:

  • Música de fondo.
  • Escucha musical.
  • Canto terapéutico.
  • Tocar instrumentos musicales.
  • Improvisación terapéutica.
  • Música/Movimiento.
  • Música y reminiscencia.
  • Estimulación musical.
  • Composición de canciones.
  • Música individualizada.
  • Terapia vibroacústica.
  • Juegos musicales.

 

La música puede ser utilizada:

  • Activamente o receptivamente.
  • En grupos / Individual.
  • Con instrumentos / Sin instrumentos.
  • Con acompañamiento / A capella.
  • Música en vivo / Música grabada.
  • Actividades estructuradas / En las Actividades Básicas de la Vida Diaria.
  • Incluyendo otros participantes (personal, familiares, niños) / En grupos abiertos.
  • Con personas con demencia / Con familiares.

 

ESTRUCTURA DE UNA SESIÓN DE MUSICOTERAPIA

  • Atención: cuando comenzamos una sesión de musicoterapia con personas con deterioro cognitivo, lo más importante es que atiendan a un espacio común, donde se da la posibilidad de encuentro. La musicoterapia ofrece a los pacientes maneras estructuradas de interacción, no demandantes, con el uso de claves significativas que se refieran al contexto de la sesión.
  • Despertar: el siguiente paso es regular los niveles de conciencia del lugar y momento presente, donde sea posible mantener la atención. Para disminuir el nivel de agitación puede tener un buen efecto el uso de una voz suave, tempo lento, una cierta distancia, y una actitud no demandante. No obstante, se debe tener en cuenta que no existe un manual con técnicas clave de regulación (una persona puede reaccionar ante una nana tranquilizándose, y otra sin embargo agitándose más).
  • Diálogo: las canciones deben adaptarse al estado anímico del paciente siguiendo el principio mágico de ISO: “lo semejante actúa sobre lo semejante”. Puede partir desde su ritmo respiratorio, los sonidos que emite, el paisaje sonoro… Posteriormente para aumentar la comunicación y el diálogo, el musicoterapeuta empleará las técnicas de musicoterapia precisas.
  • Conclusión: prepara a los participantes para el final de la sesión e indica que nos volveremos a ver. La conclusión de la sesión tiene un aspecto integrativo, la persona debe ser preparada y conectada con lo que ocurra después de la sesión de musicoterapia. De esta manera, evitamos sentimientos de abandono.

 

Si te gusta trabajar con personas dependientes, ¿ya sabes que a partir del 1 de enero será imprescindible disponer de un título oficial para poder hacerlo? Te ayudamos a conseguir el Certificado de Profesionalidad que te permitirá orientar tu carrera hacia este campo.

liquido

¿Sabes qué es la incontinencia urinaria y cómo puedes ayudar a quien lo sufre?

La incontinencia urinaria es un problema de gran incidencia en la población mayor. Un 15% de las personas de más de 75 años están afectadas. Es más frecuente entre las mujeres en una proporción de dos a uno respecto a los hombres.

liquido

La incontinencia urinaria se define como una pérdida involuntaria de orina que aparece frecuentemente en personas mayores dependientes, generando problemas físicos y psicológicos y empeorando su calidad de vida.

Es necesario aclarar que la incontinencia no está asociada sólo al envejecimiento. Es mucho más habitual con los años, pero lo es porque son mucho más frecuentes las causas que la provocan. Lo primero debe ser, por lo tanto, buscar el origen.

Ante un problema de incontinencia debe acudir a su médico de atención primaria o su médico especialista en geriatría para que estudie la incontinencia y su tipo y establezca el tratamiento pertinente. En muchas ocasiones, puede solucionarse abordando las causas con diversos tratamientos: ejercicios de suelo pélvico, colocación de conos vaginales, medicamentos o cirugía.

Cuando fracasan las medidas terapéuticas anteriores, se recurre al tratamiento paliativo: absorbentes, colectores externos y los catéteres o sondas vesicales.

 

Aspectos psicológicos de la incontinencia urinaria:

  • Las personas con deterioro mental grave pueden no ser conscientes del problema; sin embargo, la vida familiar a veces se ve muy afectada.
  • Otras personas mayores tienen sentimientos de culpa, vergüenza o negación, incluso ante una evidencia clara de incontinencia. Esto dificulta la búsqueda de ayuda.
  • Hay una pérdida de la autoestima, miedo a sufrir reprimendas o a producir rechazo en las personas del entorno.
  • Es frecuente creer que el problema es irresoluble o que es consecuencia de la edad.
  • El manejo insensible o rápido produce confusión y precipita la incontinencia. Debe tranquilizarse a las personas mayores y se les debe asegurar que nadie les culpará si se produce un accidente.

 

Recomendaciones ante la incontinencia:

  • Mantener a la persona limpia y seca. Si se siente sucia, disminuye el interés por controlar la incontinencia.
  • Vigilar la piel de la región genital y glúteos para detectar irritaciones e infecciones.
  • Facilitar el acceso al aseo mediante carteles o flechas que indiquen el camino, ayudando al paciente a desplazarse y eliminando obstáculos.
  • Durante la noche puede ser útil mantener un orinal cerca de la cama y dejar una luz tenue.
  • Utilizar ropa cómoda y amplia, que sea fácil de quitar.
  • Asegurar la higiene genital y de manos después de la eliminación.
  • Estimular la deambulación en cuanto sea posible. Si la incontinencia aparece durante un encamamiento, la movilización puede contribuir a su curación.
  • Una ingesta de líquidos adecuada favorece el funcionamiento vesical. Se pueden limitar las bebidas después de las 18 horas, sobre todo de sustancias diuréticas como café, té, etc.
  • Proporcionar un ambiente de afecto, confianza y privacidad.

 

¿Conoces nuestro curso en Atención y Apoyo Psicosocial Domiciliario? Te ayudará a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que será imprescindible para poder trabajar en un centro de atención sociosanitaria a partir del 1 de enero de 2016.

Despertado

Pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer: trastornos de sueño, alimentación y sexualidad

Al hablar de las pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer, en el pasado hemos visto lo referente a trastornos perceptivos, así como las recomendaciones para enfrentarse a trastornos afectivos. Esta vez haremos hincapié en los trastornos del sueño, la alimentación, la sexualidad y otros.

Despertado

Trastornos del sueño:

Conseguir que la persona con demencia vaya a la cama y, además, duerma y no se mueva es tarea muy difícil. Es frecuente presentar síntomas de lo que se conoce como “inversión de la pauta del sueño”: están despiertos la mayor parte de la noche y duermen durante el día.

  • Síntomas:
    • Insomnio.
    • Agitación nocturna.
    • Somnolencia diurna.

 

  • Pautas a seguir:
    • Mantenga una actitud calmada, no se intranquilice con su familiar.
    • Organícele una actividad física durante el día.
    • Evite cabezadas diurnas o que dure más de 30 minutos.
    • Haga que siempre se vaya a la cama a la misma hora.
    • Prepare cena ligeras y evite el exceso de líquidos antes de ir a la cama, ya que podría aumentar su excitación.
    • El dormitorio debe ser silencioso y con luces tenues.
    • Evitar preocupaciones.

 

Trastornos de conducta alimentaria:

  • Síntomas:
    • Aumento o disminución del apetito.
    • Pérdida de peso y deterioración física.
    • Negación a comer.

 

  • Pautas a seguir:
    • Establecer horarios y simplificar el acto de comer.
    • Controlar el peso de la persona con demencia.
    • Esconder alimentos no permitidos.
    • Consultar con el médico.

 

Trastornos de la sexualidad:

  • Síntomas:
    • Disminución del interés sexual. Impotencia.
    • Desinhibición sexual. Exhibicionismo.

 

  • Pasos a seguir:
    • Mantener la calma.
    • Distracción.
    • Razonar.
    • Fomentar actividades sociales.
    • Uso de prendas de vestir que eviten ciertas conductas.
    • Dentro de lo posible, respetar el deseo sexual.
    • Consultar con el médico.

 

Otras conductas:

Comportamientos ruidosos:

  • Síntomas: llantos, gritos…
  • Pasos a seguir: actuar con calma, distracción. Relajación.

 

Conductas automáticas:

  • Síntomas: repetición de palabras y acciones.
  • Pautas a seguir: distracción.

 

Acusaciones falsas:

  • Síntomas: acusaciones falsas.
  • Pautas a seguir: verificar la acusación. No culpar a la persona con demencia.

 

Demandas excesivas:

  • Síntomas: exigencias elevadas.
  • Pautas a seguir: actuar con calma. Ignorar la exigencia.

 

Persecución:

  • Síntomas: seguir a la persona cuidadora a todas partes.
  • Pautas a seguir: ocuparlo en otras tareas. Adaptarlo a que la persona cuidadora no está siempre presente.

 

Comportamiento repetitivo: son actos involuntarios sin motivación aparente por parte del enfermo, consecuencia de un estado de intranquilidad o excitación (repiten preguntas, se frotan las manos, abren grifos, hacen ruidos sin finalidad aparente…).

  • Síntomas: acciones repetitivas sin finalidad.
  • Pautas a seguir:
    • Acérquese a su familiar con calma y háblele en tono pausado.
    • Presione la parte del cuerpo donde se manifiesta la agitación.
    • Intente distraerle, no le regañe, y algunas veces sólo funciona el que usted lo ignore.
    • Si el gesto que se repite es con las manos, aprovéchelo para doblar ropa, contar pinzas, utilizar un simple monedero.
    • Procure no dejarle solo, se debe supervisar la distancia.

 

No te olvides que, a partir del 1 de enero de 2016, será necesario disponer de un título oficial para poder trabajar con personas mayores y dependientes. Llámanos al número de teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas para que puedas conseguir el Certificado de profesionalidad.

musica3

La musicoterapia: objetivos y funciones

Ya hemos visto en el pasado qué es la musicoterapia y cómo se utiliza en demencias, por lo que ahora hablaremos de los objetivos terapéuticos de esta terapia y de las funciones de la música en enfermos.

musica3

Objetivos terapéuticos de la musicoterapia

El tratamiento farmacológico y las terapias no farmacológicas comparten los mismos objetivos en la intervención con personas con demencia (Tárraga, 2006):

  • Retrasar el deterioro.
  • Recuperar las funciones perdidas o mantener las preservadas.
  • Mejorar el control de los síntomas no cognitivos.
  • Conservar la autonomía en las actividades de la vida diaria.
  • Aumentar la calidad de vida.

La musicoterapia persigue estos objetivos generales, además de los específicos de cada caso, incidiendo en las distintas áreas: la cognitiva, la socioemocional, la conductual y la físico-motriz. Para ello, en el ámbito en el que se trabaja con Alzheimer existen diferentes programas destinados a fines concretos, tanto de musicoterapia propiamente dicha, como de intervenciones conjuntas con otras disciplinas (musicoterapia & danzaterapia; logopedia & musicoterapia, etc).

 

Funciones de la música

Según Hanne Mette Ridder (2003), la música puede cumplir diferentes funciones dependiendo de los objetivos que se persigan:

funcionesmusica

Divide las funciones de la música en cuatro grandes categorías:

  • Cuando la música cumple una función evaluadora, cantar y tocar instrumentos son procedimientos que nos permiten observar las respuestas del usuario en la valoración.
  • En la función regulativa, los elementos musicales se usan para promover cambios en el comportamiento o estado de ánimo. Por ejemplo, una música tocada en los momentos de comida puede regular estados de agitación. Técnicas de musicoterapia activa y receptiva, siguiendo el principio de ISO definido por Ira Altschuler (1948) pueden hacer posible que el terapeuta “provoque” un cambio en el usuario.
  • El propósito de la función estimulante es que la persona se active en diferentes áreas. La música se utiliza para incitar o estimular respuestas, por ejemplo centrándose en las funciones del lenguaje, en habilidades cognitivas o en movimientos físicos, siguiendo la hipótesis “use it or lose it” (“úsalo o piérdelo”).
  • Por último, la música cumple una función comunicativa, la persona es considerada en su totalidad teniendo en cuenta sus emociones, identidad cultural, necesidades psicosociales e historia de vida.

 

¿Sabes que en el mes de diciembre arrancan dos cursos para conseguir el Certificado de profesionalidad, uno en instituciones y otro en domicilios? Con ese título podrás trabajar en este campo a partir del 1 de enero 2016, pero sin él las empresas ya no contratarán a nadie. Infórmate en el teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas

autismo

¿Qué es el autismo? Causas, síntomas y tratamiento

El autismo es un trastorno de desarrollo infantil que afecta a las funciones del cerebro y causa problemas en el razonamiento, en la habilidad de comunicación y la interacción social. Generalmente aparece antes de los tres años de edad y se presenta en 4 niños de cada 10.000. Es cuatro veces más frecuente en varones que en niñas.

autismo

Causas:
Se desconoce la causa de este desorden, pero se han identificado factores genéticos y del entorno. Por desgracia, a día de hoy no existe cura para este trastorno, pero existen tratamientos a base de terapias y medicamentos que pueden controlar algunos síntomas específicos.

Síntomas:
Existen tres categorías de síntomas en los niños autistas:

  • Dificultad en la interacción social: tienden a aislarse desde una temprana edad y no responden a los estímulos como, por ejemplo, contestar su nombre. Muestran poca disposición a interactuar con otras personas. Están “encerrados en su mundo”.
  • Problemas de comunicación verbal y no verbal. Tardan más en aprender a hablar que los otros niños, aunque desarrollan una comunicación alternativa: los gestos. En algunos casos pueden hablar, pero tienen muchas dificultades de mantener una conversación.
  • Desarrollan conductas repetitivas, que se pueden denominar como tics. Repiten rituales antes, durante o después de realizar alguna actividad en particular, sin los cuales es imposible llevar a cabo esa actividad.

 

Tratamiento:
El tratamiento debe ser personalizado, ya que existen diferentes grados de autismo. En esto juegan un papel fundamental los padres, ya que la terapia debe empezar en casa.

El trabajo que se debe hacer desde casa debe ser el siguiente:

  • Integrarles en estructuras temporales y espaciales y con personas concretas. Mantener ese entorno, que sea sencillo y estable para ir metiendo lentamente nuevos elementos. Que sean siempre las mismas personas las que se encarguen de sus cuidados.
  • Planificación del día, pautando sistemáticamente el tiempo y las actividades. Subdividir las tareas principales en más pequeñas.
  • Determinar las normas utilizando afirmaciones concisas y un lenguaje claro y corto
  • Procurar ayudas visuales, junto con gestos y pictogramas, a las instrucciones verbales para facilitar y recordar mejor las actividades de la vida diaria que tiene que desarrollar (vestirse, asearse, comer, etc.)
  • Realizar siempre las mismas actividades. Planificar las tareas y hacerlas rutinarias es fundamental para la autonomía de la personas autista.

 

¿Conoces nuestro curso en Apoyo en la organización de intervenciones en el ámbito institucional? Te ayudará a conseguir el Certificado de Profesionalidad, el título que muy pronto será necesario para poder trabajar profesionalmente con personas mayores y dependientes.

delirio

Pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer: trastornos perceptivos

Los cuidadores de enfermos de Alzheimer se enfrentan a diario a problemas derivados de la percepción especial que sufren las personas a las que cuidan. Entre los más destacados están los delirios, las alucinaciones y los errores de identificación.

 delirio

Delirios

Los delirios consisten en falsas ideas que no tienen evidencia en la realidad. Son frecuentes los delirios de perjuicio, en los que el enfermo cree que le roban o le quieren infringir algún daño.

  • Síntomas:
    • Sensación de prejuicio personal.
    • Sensación de infelicidad.
    • Sensación de abandono.
    • Delirio con personas fallecidas.
    • Delirio monosintomático.
  • Pautas a seguir:
    • Estar alerta ante cualquier indicio de delirio.
    • Escúchele para que se sienta atendido y no discuta la idea delirante.
    • Si tiene delirios de robo, preste atención a los lugares donde suele esconder las cosas.
    • Distraer y desviar la atención a temas reales y agradables.

Es importante hacer saber al enfermo que su cuidador se va a hacer cargo de los problemas y que comprobará que todo esté bien.

 

Alucinaciones

Los enfermos con alucinaciones ven, oyen y sienten cosas que no existen. Con frecuencia, éstas son de tipo visual.

  • Síntomas:
    • Percibir cosas que no existen en el mundo real por el canal visual, olfativo y/o táctil.
  • Posibles causas:
    • Trastornos sensoriales.
    • Efectos secundarios de una medicación.
    • Poca iluminación.
    • Un trastorno físico descompensado: deshidratación, infección, etc.
  • Pautas a seguir:
    • Mantener la calma. Tranquilícele, hablándole en un tono suave, diciéndole en todo momento quiénes somos, para que él se sienta confiado y seguro.
    • Acercarse lentamente a su campo visual.
    • Intente distraerle mostrándole algo que le guste.
    • No discutir la alucinación ya que para él es real.
    • Procurar darle un entorno tranquilo y seguro.
    • Realizar ejercicios agradables.
    • Dejarlas pasar. Si la alucinación no le causa angustia, ni entraña peligro, puede no ser necesario intervenir.
    • Consulte a su médico, pues será necesario revisar la medicación.

No se debe discutir con el enfermo ni negar lo que ve u oye ya que le hará sentirse más nervioso y / o frustrado.

 

Errores de identificación

  • Síntomas:
    • Interpretaciones erróneas de la realidad.
    • No reconocimiento de personas u objetos.
  • Pautas a seguir:
    • Descartar problemas perceptivos.
    • No polemizar.
    • Explicar la realidad.
    • No hablar de las personas con demencia en su presencia.
    • Comprobar si son delirios.

 

¿Sabes que puedes conseguir el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el domicilio por sólo 136 euros al mes? Conoce nuestros cursos para poderte dedicar a este mundo profesionalmente.

manos

Síntomas cognitivos de la enfermedad de Alzheimer: trastornos de comportamiento

Según los expertos, los principales síntomas psicológicos y de comportamiento aparecen desde el principio del desarrollo de la enfermedad y constituyen la principal fuente de sobrecarga para las personas cuidadoras. Para facilitarles el trabajo, el primer paso consiste en informarlos completa y adecuadamente y formarlos en la aplicación de estrategias diversas con la que poder afrontar y paliar las repercusiones de estos trastornos.

manos

La presencia de estas manifestaciones psicológicas y conductuales produce un gran impacto en la calidad de vida de la persona con demencia, añade más deterioro al que ya existe y, además, incrementa la sobrecarga emocional y conductual de los familiares y personas cuidadoras (tensión y agotamiento físico y mental).

Los síntomas del comportamiento en las demencias alteran el ritmo de la vida familiar. Es frecuente que la persona cuidadora pase noches sin dormir, que no controle los síntomas, que sienta frustración por considerar que nada de lo que hace es suficiente.

Factores desencadenantes:

  • Causas relacionadas con la salud y con el estado de ánimo (efectos de la medicación, dificultades sensoriales, enfermedad, deshidratación, estreñimiento, depresión, malestar físico, etc.).
  • Causas relacionadas con el entorno de la persona (un espacio grande, demasiada estimulación, falta de información o señales de orientación, poca estimulación, un entorno poco familiar).
  • Causas relacionadas con las tareas o actividades que realiza (tareas demasiado complicadas o demasiadas instrucciones no adecentadas).

 

Principios básicos para tratar los problemas conductuales y psicológicos en las demencias:

Estas alteraciones causan graves problemas en el núcleo familiar e inciden en la vida diaria de todos los miembros; en concreto, en la persona que se ocupa directamente del cuidado.

Principios básicos para la atención a las personas con demencia: (RichardCorney, 1995)

  • Dignificar y respetar: la dignidad de la persona, derecho humano fundamental, debe mantenerse ante todo.
  • Evitar enfrentamientos: las discusiones no tienen sentido cuando una persona tiene pérdidas de memoria y problemas de razonamiento.
  • Facilitar la independencia y promover la autonomía: hay que ayudar en el punto justo para proporcionarle seguridad y autonomía.
  • Minimizar el estrés: la supresión total del estrés es prácticamente imposible por las características de la enfermedad, pero hay que intentar reducirlo al máximo.
  • Adaptarse: aceptar las limitaciones de la persona en situación de dependencia y las reacciones propias.

Para evitar la aparición de algunos de estos síntomas es necesario establecer un ambiente físico sencillo (hay que simplificar la vida diaria, pero manteniendo los objetos personales y los recuerdos), estable (la rutina será el principio fundamental de cada tarea) y seguro.
Por otro lado, es importante que la persona cuidadora tenga una actitud positiva frente a la persona con demencia. Comprender la enfermedad y comprender a la persona que la padece constituyen el primer paso para mejorar la convivencia y reducir los problemas diarios.

De ahí la importancia de conocer los síntomas y saber responder ante ellos. Cuando la persona cuidadora se encuentra de frente con uno de estos trastornos es importante definirlo bien, analizarlo para poder intervenir adecuadamente y mejorar la situación. Ante un trastorno, debemos responder estas preguntas:

  • ¿Cuándo aparece el problema?
  • ¿Dónde aparece el problema?
  • ¿Qué sucede antes del problema?
  • ¿Cómo se desarrolla?
  • ¿Qué sucede después de la aparición del problema?

Una vez definido el problema, es importante implicar a todos los familiares en el tratamiento y pautas que han de seguir, respondiendo positivamente a actitudes adecuadas e ignorando, en la medida de lo posible, las anomalías.

musicoterapia

La musicoterapia en demencias

La musicoterapia es una terapia no farmacológica recomendada para personas con demencia. Existe un gran número de enfoques (Ridder, 2001), así como diferentes usos de la música para esta población, ya sea como actividad o como terapia. Hay un creciente interés por esta terapia en demencias y cada vez son más los musicoterapeutas que entran a formar parte de los equipos profesionales, mientras las investigaciones han proliferado notablemente a partir de los años 80.

musicoterapia

Evidencia científica de la musicoterapia en demencias

A continuación se destacan algunos ejemplos de la literatura donde se recogen los efectos de la musicoterapia que inciden principalmente en las áreas cognitiva, socioemocional y conductual:

  • Área cognitiva:

La musicoterapia estimula capacidades cognitivas como la atención, la orientación, el lenguaje o la memoria. La investigación llevada a cabo por Bruer, Spitznagel & Cloninger (2007) reflejó que esta terapia mejora el funcionamiento cognitivo de las personas con demencia.

 

Una melodía familiar puede evocar de forma inmediata una emoción, una sensación o un recuerdo del pasado, devolviendo a la persona con demencia el sentimiento de identidad, seguridad y familiaridad. Irish su equipo (2006) demostraron que la música favorece la memoria autobiográfica en personas con demencia, hallando además una reducción significativa en ansiedad. Este aspecto fue investigado a su vez por Ashida (2000), que evaluó la influencia de la música en la evocación de recuerdos y los relacionó con estados depresivos.

 

Cuddy y Duffin (2005) presentaron un interesante estudio de caso de una mujer de 84 años diagnosticada de probable enfermedad de Alzheimer con un deterioro cognitivo grave, pero cuya memoria y reconocimiento musical estaban aún preservados.

 

Por otra parte, la musicoterapia es una poderosa herramienta que permite estimular las capacidades del lenguaje, como la fluencia y el contenido informativo (Brotons & Koger, 2000). A menudo encontramos personas con demencia que poseen grandes dificultades para reproducir o comprender el lenguaje verbal pero, sin embargo, son capaces de cantar canciones. Esto puede ser porque “los fundamentos del lenguaje son musicales y son prioritarios a las funciones semánticas y léxicas en el desarrollo del lenguaje” (Aldridge, 2000).

 

Prickett y Moore (1991) demostraron que el canto activo mejora considerablemente la evocación de palabras, especialmente cuando se trata de canciones familiares. Incluso que aquellas personas que habían perdido la capacidad de aprender nuevo material verbal, fueron capaces de aprender canciones nuevas.

 

  • Área socioemocional:

Las personas con demencia pierden el sentido del aquí y el ahora, se desorientan, son conscientes en muchas ocasiones del progresivo deterioro que sufren, lo que desencadena sentimientos de angustia, confusión, desconfianza, ira o tristeza. La necesidad de expresar sus emociones, en muchas ocasiones, se ve truncada por la pérdida progresiva de las capacidades cognitivas. Por ello, son necesarios espacios terapéuticos que estimulen el trabajo con las emociones, que favorezcan la expresión y la validación de las mismas.

 

La musicoterapia ofrece escucha y estímulo, descarga y contención, evocación y canalización de sentimientos mediante un lenguaje simbólico, profundo e inmediato. Todo ello promueve un estado de ánimo más positivo en las personas con enfermedad de Alzheimer (Lord & Gardner, 1993), mejora estados de ansiedad y depresión (Guetin, 2009) y favorece la interacción no sólo durante la experiencia musical, sino después de la misma (Pollack & Namazi 1992).

 

No sólo la musicoterapia puede aportar beneficios en los enfermos, sino también puede tener un efecto positivo en los familiares. Clair, Tebb & Bernstein (1993) realizaron un estudio en el que la música fue incluida en los cuidados que los familiares proporcionaban a sus enfermos.

 

  • Área conductual:

Uno de los grandes retos para los cuidadores familiares y profesionales es el manejo de los trastornos de conducta de las personas con demencia. Muchos de los estudios realizados sobre musicoterapia en demencias se han centrado en este tema.

 

Raglio, en 2008, realizó una investigación cuyo objetivo fue valorar la efectividad de la musicoterapia en la reducción de los síntomas psicológicos y conductuales en personas con demencia. Los resultados indican que la musicoterapia es una intervención eficaz para reducir síntomas conductuales y psicológicos y, además, puede mejorar la relación comunicativa entre la persona con demencia y el terapeuta.

 

La musicoterapia puede favorecer que las personas con deambulación errante permanezcan más tiempo en el espacio musical, según la investigación de Groene, (1993), en la que la música fue seleccionada en función de los gustos y preferencias de los participantes.

 

Generalmente los episodios de agitación en personas con demencia están relacionados con momentos del día en los que se dan los cambios (despertar, ducha, comida, etc). En el estudio llevado a cabo por Ragneskog, (1996) se observó una mejora en la irritabilidad, ansiedad y depresión durante los periodos de música en los momentos de las comidas, además de una mejora en la cantidad de la ingesta. Por otro lado, Clark, Lipe & Bilbrey, (1998) demostraron que en los momentos de la ducha, las personas con demencia con trastornos de conducta consiguen una mejora a nivel afectivo y participativo cuando escuchan la grabación de sus canciones favoritas.

 

¿Te gustaría trabajar con personas mayores y dependientes? Muy pronto necesitarás un título oficial, pero con este curso lograrás el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio, el necesario para poder dedicar tu carrera profesional a este campo.

depresion

Pautas para el cuidador de un enfermo de Alzheimer: trastornos afectivos

En el trascurso de una demencia pueden aparecer trastornos de conducta que en ocasiones pueden hacer que la convivencia familiar resulte difícil y, a veces, incluso imposible.

depresion

Conviene saber:

  • Estos comportamientos no se realizan de forma intencionada, sino que son consecuencia de la enfermedad (por cambios cerebrales) y, en ocasiones, por cambios ambientales (modificaciones de la rutina habitual).
  • Las técnicas de modificación o manejo de estos trastornos han de ser aplicadas de forma sistemática y de igual manera para todas las personas.

 

DEPRESIÓN

  • Síntomas:
    • Tristeza.
    • Llantos.
    • Ansiedad.
    • Miedo.
    • Apatía.
    • Desazón.
    • Pérdida de peso.
    • Ideas suicidas.
    • Sentimientos de culpa.
    • Inutilidad.
    • Ser una carga para los demás.
    • Labilidad emocional.
    • Desajustes motivacionales.
    • Quejas somáticas.

 

  • Pautas a seguir:
    • Escuchar y apoyar a la persona.
    • Formular actividades agradables, de relaciones y físicas.
    • Animar a tomar decisiones.
    • Establecer empatía.
    • Dar ánimo.
    • Valorar tratamiento farmacológico o psicológico.
    • Avisar al médico en el caso de que los síntomas empeoren.

 

APATÍA

Los enfermos con apatía presentan falta de interés por las actividades de la vida diaria y del cuidado personal, disminución en la respuesta emocional y en la iniciativa. Es importante diferenciar el enfermo apático de uno deprimido, ya que el manejo es bastante diferente.

  • Síntomas:
    • Falta de relaciones sociales.
    • Escaso interés por la familia y los amigos.
    • Ausencia de actividades lúdicas. Escasa reacción ante acontecimientos felices o desgraciados.
    • Inseguridad en sí mismo.

 

  • Pautas a seguir:
    • Conviene organizarle actividades que le resulten placenteras, ya que esto aumentará su estado de ánimo.
    • Hágales sentir útil dentro del entorno familiar.
    • Si el mayor enfermo no desea cooperar en algo es preferible no insistir. Distráigale y vuelva a intentarlo más tarde.
    • Fomente que realice algún ejercicio físico y anímele a relacionarse con otras personas.
    • En algún caso es conveniente utilizar el tratamiento medicamentoso. Consulte con su médico.
    • Reforzar positivamente. Animar.

 

ANSIEDAD

  • Síntomas:
    •  Cognitivos
      • Frustración.
      • Nerviosismo.
      • Intranquilidad.
      • Preocupación.
    • Conductuales:
      • Inquietud.
      • Hipercinesia.
      • Expresión facial.
    • Somáticos
      • Taquicardia.
      • Sudoración.
      • Cefaleas.
      • Dolores musculares.
  • Pautas a seguir:
    • Intentar descubrir la causa de la ansiedad.
    • Tratar de buscar razones para su situación.
    • Buscar alternativas a la situación.
    • Dialogar.
    • Asegurarse de que las horas de descanso son las necesarias.
    • Proporcionar seguridad.
    • Mantener, en la medida de lo posible, las rutinas.
    • Ejercicios de relajación.
    • Musicoterapia.

 

Te presentamos nuestro curso en Apoyo en la organización de intervenciones en el ámbito institucional. Te ayudará a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título oficial con el que podrás desarrollar tu carrera en el ámbito de los mayores y dependientes.

incontinencia

Cuidados a la persona con Alzheimer: incontinencia y estreñimiento

La incontinencia es la pérdida del control de la orina. Aunque con el envejecimiento se puede afectar esta capacidad, nunca debe considerarse como algo normal en la edad avanzada. Se trata de un problema que produce gran malestar en el anciano con Alzheimer y en sus cuidadores y puede llevar al aislamiento por los sentimientos de vergüenza que provoca.

incontinencia

El origen de la incontinencia puede ser por:

  • La infección del aparato urinario.
  • El aumento de la próstata que ocurre con la edad.
  • En estados de confusión aguda.
  • La toma de fármacos.
  • Los trastornos de la movilidad.

 

Pautas a seguir:

  • Habituar al enfermo a orinar al levantarse y antes de cada comida, antes de ir a dormir y a intervalos regulares durante el resto de día (cada 2-3 horas).
  • Asegurar un fácil acceso al baño, eliminando obstáculos que dificulten su desplazamiento.
  • Utilizar ropa fácil de quitar y poner.
  • Controlar la ingesta de líquidos antes de acostarse.
  • Mantener al anciano siempre seco y limpio. Puede utilizarse dispositivos como pañales y colectores.

La conducta del cuidador debe ser la de “saber afrontar el problema”: controlar la angustia que la incontinencia produce y establecer una rutina de eliminación.

 

El estreñimiento

El estreñimiento no es una enfermedad sino un trastorno digestivo que se traduce por una escasa o infrecuente evacuación de las heces. Casi todas las personas lo sufren de forma pasajera en algún momento de su vida.

Sus causas más frecuentes son:

  • Dieta inadecuada (escasa ingesta de frutas, verduras o legumbres) y toma insuficiente de líquidos.
  • La inmovilidad, es decir, la falta de ejercicio físico.
  • El efecto adverso de ciertos medicamentos (antiácidos, diuréticos, hierro, etc.).

 

Pautas a seguir:

  • Dar alimentos ricos en residuos vegetales, frutas, legumbres, frutos secos y cereales.
  • Forzar la ingesta de líquidos.
  • Aumentar y programar una actividad física.
  • En caso necesario poner enemas con regularidad o utilizar fármacos que ablanden las heces (consulte médico).

Aunque este trastorno no reviste gravedad, sí provoca malestar al anciano, por lo que es importante seguir las medidas recomendadas o bien consultar al médico.

 

Ya sabes que muy pronto será necesario disponer de un título oficial para poder trabajar con personas mayores y dependientes. puedes conseguir el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio completando este curso.

alzheimer3

Cuidados a la persona con Alzheimer: la importancia de la autonomía

A medida que la enfermedad de Alzheimer progresa se va perdiendo la capacidad para realizar los actos más comunes de la vida diaria como son vestirse y arreglarse, alimentarse, bañarse y lavarse, o el uso del retrete. La premisa principal es que cuanto más tiempo utilicen sus capacidades básicas, más tiempo conservarán su calidad de vida.

alzheimer3

Vestirse y arreglarse:

La enfermedad hace que no se den cuenta de la necesidad de vestirse, arreglarse o les impide encontrar la ropa apropiada.

Pautas a seguir:

  • Necesitan orientación para ello: se pueden poner en los armarios dibujos que indiquen la ropa que hay y separarla por temporadas o fines.
  • Tendrán dificultades para ponerse la ropa y olvidarán los pasos a seguir: para ayudarles colocaremos la ropa en el orden en que deben ponérsela. Sustituiremos todo lo que no sepan abrocharse por velcros o cremalleras. Utilizarán zapatos cómodos que sean fáciles de poner y quitar (con cierre adhesivo).

 

Alimentación:

Hágale partícipe activamente en la alimentación y preparación de la comida, bajo la supervisión del cuidador, pues le servirá para estimular la memoria, el lenguaje y la actividad manual.

Pautas a seguir:

  • Mantener el horario de comidas y sentarlos siempre en el mismo lugar.
  • Invitarles a poner y quitar la mesa.
  • Darles los cubiertos de uno en uno.
  • Permitirles que coman con la mano cuando no sepan utilizar los cubiertos.
  • Partirles la comida en trozos pequeños y, si se atragantan, aplastarlos o triturarlos.
  • No mezclar sólidos y líquidos.
  • Utilizar para los líquidos gelatinas y espesantes.

 

Bañarse y lavarse:

En la actividad del baño e higiene personal es recomendable establecer una rutina de horarios y adaptar el baño.

Pautas a seguir:

  • Convertir el baño en una actividad relajante y lo más placentera posible.
  • Dar tiempo para prepararse y lavarse.
  • Respetar su intimidad.
  • Explicar cómo realizar esta actividad paso a paso.
  • Dejar siempre las cosas en el mismo lugar y no cambiar los colores o formas de los objetos utilizados.
  • No meterles prisa.

 

Uso del retrete:

La capacidad del uso del retrete disminuye con la progresión de la enfermedad.

Pautas a seguir:

  • Señalizaremos la puerta del baño con un distintivo fácil de reconocer (dibujo, luz, etc.).
  • La ropa debe ser fácil de quitar.
  • Interpretar sus gestos cuando tienen ganas de ir al WC (caminar en exceso, desabrocharse el pantalón, etc.)
  • Acompañarles y decirles en todo momento lo que deben hacer.
  • Establecer una rutina de micción y defecación; se les debe recordar que es hora de ir al baño.

 

¿Te gustaría trabajar con personas dependientes? Este curso en Apoyo Domiciliario y Alimentación Familiar te ayudará a conseguir el título necesario para poder hacerlo, el Certificado de profesionalidad.

cocina

Cuidados a la persona con Alzheimer: la importancia del entorno

El entorno del enfermo de Alzheimer requiere que se hagan algunas modificaciones, pero sin cambios drásticos que puedan confundirle hasta el punto de que el medio deje de resultarle familiar.

cocina

Con esas modificaciones se perseguirá:

  • Aumentar la comodidad e independencia.
  • Facilitar la realización de las actividades básicas de la vida diaria (vestido, aseo, baño, alimentación, etc.).
  • Aumentar la seguridad y prevenir accidentes (caídas, intoxicación, etc.).

 

Pautas generales:

  • Cada habitación deberá señalizarse con un dibujo apropiado o palabras reconocibles en mayúsculas (por ejemplo: baño con un dibujo del inodoro o la bañera).
  • Se cerrarán aquellas estancias en las que no se desee que entre o pueda resultar peligrosa (por ejemplo: la cocina).
  • El entorno debe ser sencillo, seguro y facilitar la autonomía.
  • Las adaptaciones deben de hacerse de forma gradual y acorde a las necesidades.
  • El baño es una de las estancias donde hay que realizar más adaptaciones para conseguir un lugar seguro y facilitar la autonomía. Para ello, podemos:
    • Sustituir la bañera por un plato de ducha y colocar un asiento y asideros, para evitar resbalones y caídas.
    • Quitar los pestillos o cerraduras: la puerta de salida no debe abrirse hacia adentro si no hay suficiente espacio en el interior.
    • Utilizar programadores de temperatura máxima de 37º para evitar quemaduras.
    • El suelo del baño debe ser antideslizante.
    • Guardar los productos de limpieza en un lugar seguro, sacándolo solo para la actividad del aseo.
    • Guardar los medicamentos en un armario bajo llave.
  • La cocina puede tratarse de uno de los lugares más peligrosos de la casa. Por eso, debemos guardar las siguientes precauciones:
    • Sustituir la cocina de gas o eléctrica por una vitrocerámica.
    • Utilizar vajilla y vasos irrompibles, de colores, para visualizarlos mejor y con manteles antideslizantes.
    • Guardar en un lugar seguro o bajo llave los utensilios punzantes o peligrosos (cuchillos, cerillas, tóxicos, etc.).
    • Situar aquellos utensilios de uso más frecuente en un lugar accesible y evitar el uso de taburetes o escaleras.
    • Señalizar mediante dibujos o palabras escritas el contenido de los armarios.
  • El dormitorio es uno de los lugares donde pueden ocurrir más caídas, por mala iluminación, barreras o traslados:
    • Poner una llave de luz cerca de la cama y, si es posible, colocar un piloto que permanezca encendido toda la noche.
    • Si por la noche se levanta al baño, deje la luz piloto y la del cuarto de baño encendido para que sepa el camino.
    • Señalizar mediante dibujos o palabras escritas el contenido de cajones (por ejemplo: calcetines, faldas, jerséis, etc.).
    • Quitar alfombras y retirar objetos como cables, etc. que puedan estorbar el paso.
    • Los espejos se taparán cuando se sientan confusos o asustados, pues él mismo no se reconocerá.
  • Los accesos y salidas son lugares peligrosos por la tendencia del mayor a la fuga e incluso por desconocimiento real del peligro que entraña, por lo cual tenemos que proceder a mantener unas medidas de seguridad:
    • Colocar cerrojos o verjas de protección en las ventanas.
    • Pintar la puerta de entrada a la vivienda del mismo color que las paredes o cubrirla con una cortina.
    • Asegurarse de que la puerta de salida siempre esté bien cerrada.

Los enfermos de Alzheimer son especialmente sensibles al clima existente a su alrededor. Un entorno adaptado facilita su autonomía y hace más agradable su vida y la de sus cuidadores.

¿Te gusta trabajar con personas mayores y dependientes? Muy pronto necesitarás un título oficial para poder hacerlo y puedes conseguir el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio gracias a este curso.

respiro

Así son las Terapias no Farmacológicas (TNF) desde el punto de vista del cuidador

A la hora de hablar de Terapias No Farmacológicas o TNF para demencias tipo Alzheimer hemos analizado qué son y las hemos descubierto desde el punto de vista del enfermo, por lo que ahora lo haremos desde el de los cuidadores.

respiro

TNF orientadas al cuidador:

  • Apoyo al cuidador

Provisión de información relacionada con la demencia y sus causas, y de apoyo poco estructurado (vías para la descarga o refuerzo afectivo):

– Grupos de autoayuda.
– Dispositivos electrónicos para proveer información o establecer redes de cuidadores.

 

  • Educación y entrenamiento

Aprendizaje de técnicas de tipo cognitivo-conductual dirigidas a manejar el estrés derivado del papel de cuidador (resolución de problemas, reestructuración cognitiva).

 

  • Asesoramiento y gestión de casos

Se educa progresivamente al cuidador en la existencia y utilización de servicios sociales y sanitarios que puedan aliviar la carga.

 

  • Cuidados de respiro

Aplicación rutinaria de servicios dirigidos a aliviar la carga (ayuda en el domicilio, ingreso de respiro, centro de día, etc.) de forma no individualizada.

 

  • Intervención multi-componente

Combinación de alguna de las anteriores, ya sea de una forma “rígida” (asesoramiento y grupos de autoayuda) o individualizada según las características y necesidades del cuidador.

 

  • Intervenciones multi-componente para el paciente y el cuidador

Se suman o se integran intervenciones dirigidas al paciente y al cuidador, ya sea de una forma “rígida” (por ejemplo, educación del cuidador y estimulación cognitiva para el paciente) o de una forma individualizada, según las características y necesidades del paciente y del cuidador. Dentro de esta segunda modalidad destacan las intervenciones de asesoramiento en el domicilio, realizadas por terapeutas ocupaciones.

 

TNF orientadas al cuidador profesional:

  • Entrenamiento en los cuidados generales

Se educa al personal implicado en el cuidado directo de los pacientes (auxiliares, enfermeros, etc.) en la demencia, sus causas, y su tratamiento desde una perspectiva no farmacológica (comunicación con el paciente, manejo conductual, etc.). El entrenamiento se realiza mediante sesiones teóricas, talleres prácticos y supervisión en el trabajo.

  • Prevención de sujeciones físicas o químicas

Intervenciones basadas en los cuidados centrados en la persona, dirigidas a la búsqueda de alternativas dignas y seguras que permitan reducir las sujeciones físicas y el uso de neurolépticos y de fármacos sedantes.

 

Si te gusta trabajar con personas dependientes muy pronto necesitarás un título oficial para poder hacerlo. Con este curso online conseguirás el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio.

cuidados

¿Qué cuidados de higiene personal y nutrición necesita una persona con Alzheimer?

Hay que saber que una buena higiene del mayor enfermo es importante para encontrarse bien y mantener una buena imagen. También es necesario para prevenir complicaciones físicas (irritaciones, heridas, infecciones, úlceras), psicológicas (alteraciones de la autoestima, trastornos de conducta como agresividad, negación, etc.) y sociales (rechazo, disminución de la participación de actividades y aislamiento social).

cuidados

A las personas con demencia hay que animarlas a mantener la higiene y no perder el hábito diario. En las últimas fases de la enfermedad, será necesario supervisar o ayudar en lo que necesiten. Mantener las capacidades que poseen, haciéndoles sentir autónomos y seguros. El cuidado de la boca, especialmente, es de gran importancia por la función que desempeña en una correcta alimentación.

 

Pautas a seguir:

  • El baño o ducha debe ser una actividad placentera, teniendo especial cuidado con la temperatura del agua.
  • Siempre que sea posible deje que se lave, peine o afeite solo, proporcionándole el tiempo necesario.
  • Explique los pasos a seguir guiándole con ligera ayuda.
  • Realice el lavado del cabello lo último para evitar agitación.
  • Seque concienzudamente los pliegues, especialmente en pies y manos. Se requiere el cepillado de los dientes y de la lengua con un cepillo suave, después de cada comida y antes de ir a dormir.
  • En el caso de la dentadura postiza, debe limpiarse como mínimo una vez al día, con un cepillo de fibras duras y guardarla en un vaso de agua que se cambiará diariamente.

El mejor resumen que se puede hacer es que una buena higiene hace sentirse mejor, además de proporcionar una buena imagen.
 

Nutrición

Un adecuado aporte nutricional es importante para el mantenimiento de la salud y de la calidad de vida. En el enfermo con Alzheimer el aporte nutricional necesario puede verse alterado, perdiendo peso desde los primeros estadios y evolucionando a la malnutrición y desnutrición.

Los factores que influyen son:

  • Insuficiente ingesta: la depresión o ansiedad disminuye el apetito. Los trastornos de memoria y de juicio interfieren en la compra, almacenamiento y cocinado de la comida.
  • La propia enfermedad y el aumento de actividad física (vagabundeo) elevan el gasto energético.
  • Los trastornos de masticación y la deglución dificultan la toma de alimentos.

 

Pautas a seguir:

  • En las primeras fases se le debe hacer partícipe de la compra y elaboración de la comida. Esto le ayudará a mantener la actividad y estimular la memoria.
  • Debe intentar mantener el horario y el lugar de las comidas. El servicio de mesa será lo más sencillo posible, suprimiendo objetos que puedan confundirlo.
  • Cuando aparezcan problemas para manejar los cubiertos, se le dará de uno en uno y más tarde se le dejará comer con los dedos.
  • El ambiente debe ser tranquilo, sin estímulos externos como la televisión o la radio, para evitar que se distraiga.
  • No debe obligarle a comer por fuerza, utilice las estrategias de distracción con tono tranquilo y suave.
  • Una buena estrategia a la hora de comer es ponerse enfrente para que pueda imitar sus mismos actos.
  • En las fases avanzadas, cuando no sea capaz de masticar, lo más indicado es la alimentación triturada.
  • Cuando aparezcan atragantamientos, debe de mantener una dieta de textura uniforme, aportando líquidos en forma de gelatinas y sólidos triturados con espesantes (copos de puré de patata o espesantes comerciales).

Es muy importante vigilar el peso y la alimentación del enfermo, ya que las necesidades energéticas se incrementan con el progreso de la enfermedad.

 

¿Te gustaría trabajar con personas mayores y dependientes? Muy pronto necesitarás un título oficial para poder hacerlo, pero puedes conseguirlo con este curso online.

peru

Estrategias de enseñanza para el Sistema Pictográfico de Comunicación (SPC)

El tiempo que un usuario necesita para aprender a usar correctamente el Sistema Pictográfico de Comunicación (descubre qué es el SPC) depende de sus habilidades, de los objetivos a conseguir, del estímulo recibido de los interlocutores y de la situación, por lo que este tiempo puede variar considerablemente de un usuario a otro. Por otra parte, las personas con las que el usuario va a comunicarse requerirán también niveles de entrenamiento diferentes.

peru

Antes de que comience el entrenamiento real es recomendable diseñar un plan de entrenamiento básico. Este plan debe incluir el número y orden de palabras a enseñar, así como quién estará involucrado. También son recomendables los registros diarios del progreso, para mantenerse al tanto de qué palabras se practicaron, cuándo y con qué éxito.

Si el instructor está organizado y presenta las palabras a enseñar de una manera organizada, el entrenamiento tendrá unas mayores probabilidades de éxito. Una vez que se ha organizado el plan, hay cuatro etapas básicas que deben seguirse:

  1. Enseñar los símbolos. En las primeras sesiones se escogerán tan solo unas pocas palabras, intentando que éstas motiven a la persona a usarlas en una comunicación real (sí, no, comer, beber…).
  2. Poner las palabras aprendidas en el soporte de comunicación. Se recomienda elaborar el soporte mientras se instruye a la persona y no de antemano; por lo tanto, a medida que se vayan aprendiendo los símbolos, se irán transfiriendo al soporte de comunicación.
  3. Incorporar las palabras aprendidas a la comunicación real. Esto se hará tan pronto como sea posible, para ello habrá que implicar a todos las personas del entorno del sujeto para que lo animen a usar los símbolos. El hecho de usar los símbolos inmediatamente para una comunicación real hará que la persona se sienta mucho más motivada para aprender nuevos símbolos.
  4. Enseñar a encadenar palabras. A medida que aumenta el vocabulario se puede comenzar a encadenar las palabras para conseguir estructuras de frase simplificadas. Se recomienda no enseñar el uso de palabras tales como artículos o verbos auxiliares excepto en circunstancias extraordinarias. Es mucho más importante que cada símbolo del tablero sirva para transmitir un significado que para producir frases gramaticalmente correctas.

 

¿Sabes que para poder trabajar con personas dependientes muy pronto será necesario un título oficial? Con este curso online conseguirás el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio que te permitirá desarrollar tu carrera en este campo.

(Fuente: Guía de refencia de comunicación aumentativa y alternativa. CEAPAT)

depresion

Diagnóstico clínico del TMG: trastornos del estado de ánimo y ansiedad

Todas las categorías diagnósticas incluidas en el concepto de Trastorno Mental Grave (TMG) pueden tener tanto síntomas psicóticos (positivos, como delirios o alucinaciones, o negativos, como apatía o aplanamiento afectivo), como un patrón de relaciones gravemente alterado, un comportamiento inadecuado al contexto o una afectividad inapropiada grave, que impliquen una percepción distorsionada de la realidad.

depresion

La Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-10 (OMS, 1992) incluye las siguientes categorías diagnósticas:

  • Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos (ya analizados anteriormente).
  • Trastornos del estado de ánimo. Trastornos depresivos.
  • Trastornos de ansiedad.

 

Trastornos del estado del ánimo: trastornos depresivos

  • Trastorno bipolar:

Se caracteriza por episodios recurrentes de manía (euforia, desinhibición, conductas de riesgo) y depresión grave. Son frecuentes los síntomas psicóticos (pérdida del sentido de la realidad), especialmente durante las fases maniacas. La frecuencia y duración de las fases es muy variable en cada persona afectada.

Algunas personas alcanzan periodos de estabilización y funcionamiento normal entre los episodios. En otros casos la frecuencia de las recaídas o la presencia de síntomas persistentes pueden interferir de forma importante con el funcionamiento vital.

  • Episodio depresivo grave con síntomas psicóticos:

Se suele presentar una considerable angustia o agitación, o bien un estado de inhibición importante. Suele darse pérdida de estimación de sí mismo, sentimientos de inutilidad o de culpa; existiendo riesgo de suicidio en los casos particularmente graves. Están presentes además ideas delirantes, alucinaciones o estupor depresivo.

  • Trastornos depresivos graves recurrentes:

Se caracteriza por la aparición de episodios repetidos de depresión, pero sin antecedentes de episodios aislados de exaltación del estado de ánimo. La edad de comienzo y la gravedad, duración y frecuencia de los episodios depresivos puede ser muy variable. En general, el primer episodio se presenta más tarde que en el trastorno bipolar, situándose la edad media de comienzo en la quinta década de vida. Los episodios suelen tener una duración media de seis meses. Después del episodio depresivo, la recuperación suele ser completa; sólo un pequeño número de enfermos queda crónicamente deprimido.

 

Trastornos de ansiedad

  • Trastorno obsesivo compulsivo:

La característica esencial de este trastorno es la presencia de pensamientos obsesivos o actos compulsivos recurrentes. Los actos o rituales compulsivos son formas de conductas estereotipadas que se repiten una y otra vez, sin que sean placenteros por sí mismos ni den lugar a actividades útiles. Estas personas a menudo tienen síntomas depresivos. Su comienzo se sitúa habitualmente en la infancia o al principio de vida adulta.

 

¿Quieres trabajar con personas mayores o dependientes? Este curso en Atención y Apoyo Psicosocial Domiciliario te ayudará a conseguirlo.

musicoterapia

Definiciones que no puedes olvidar al hablar de terapias no farmacológicas orientadas al enfermo

En el pasado hemos hecho una pequeña introducción a las terapias no farmacológicas para demencias tipo Alzheimer. Esta vez, repasaremos los términos y definiciones que debes memorizar cuando se habla de TNF.

musicoterapia

Definiciones de cada una de las Terapias no Farmacológicas orientadas al enfermo

  • Estimulación cognitiva:

Facilitación general y temática de operaciones cognitivas basadas en evocación, relación y procesamiento. Se persigue la orientación, dentro de las posibilidades de cada paciente, y la mejoría afectiva.

  • Entrenamiento cognitivo:

Aprendizaje o refuerzo de operaciones cognitivas específicas (asociación de nombres y caras a través de la elaboración de relaciones semánticas por parte del propio paciente…).

  • Rehabilitación cognitiva:

Aprendizaje o refuerzo de operaciones cognitivas altamente individualizado, dirigido a mantener o a recuperar capacidades funcionales o sociales relevantes para el enfermo.

  • Ayudas externas:

Utilización de material o dispositivos que sustituyen alguna de las capacidades cognitivas perdidas, con el fin de recuperar o mantener alguna actividad funcional o social relevante para el enfermo. Por ejemplo, uso de agendas para recordar las citas o uso de avisadores para tomar la medicación.

  • Entrenamiento AVD:

Práctica guiada mediante la mínima ayuda necesaria, ofrecida de forma gradual (estímulo verbal, visual o físico) de alguna Actividad de la Vida Diaria, con el fin de mantener la mayor autonomía posible en dicha actividad.

  • Reminiscencia:

Elaboración cognitiva y afectiva a partir de acontecimientos o experiencias del pasado remoto (acontecimientos vividos, hechos del pasado, canciones antiguas, etc.). Técnica específica: elaboración del libro de la vida.

  • Validación:

Combinación de distintas técnicas (reminiscencia, orientación, tacto, etc.) con el fin de empatizar de forma afectiva con el paciente.

  • Musicoterapia:

Utilización de la música de forma activa o pasiva, dirigida a estimular capacidades cognitivas, a provocar un refuerzo afectivo y a mejorar el estado físico.

  • Apoyo y psicoterapia:

Aprendizaje de estrategias cognitivo-conductuales para soportar el estrés derivado de la pérdida de capacidades cognitivas.

  • Intervenciones conductuales:

Actuaciones basadas en el análisis de los antecedentes y consecuencias de la conducta, con vistas a reforzar las conductas adaptadas o que generan placer, y a modificar las conductas que están desadaptadas o que generan sufrimiento. La modificación de los antecedentes de la conducta es preferible a la de las consecuencias.

  • Intervenciones sensoriales:

Utilización de estímulos dirigidos a alguno de los sentidos, con el fin de favorecer las operaciones cognitivas o de mejorar la afectividad o la conducta. Subtipos: utilización de masaje y tacto, uso de la luz, olores, sonidos, estimulación multi-sensorial (snoezelen).

  • Ejercicio físico:

Ejecución guiada (mediante indicación verbal o por imitación) de ejercicio aeróbico dirigido a mejorar la resistencia, la flexibilidad el equilibrio y la coordinación.

  • Estimulación eléctrica transcutánea:

Utilización de corriente eléctrica para facilitar funciones cognitivas, mejorar el sueño o mejorar la conducta. Subtipos: estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), estimulación eléctrica craneal.

  • Terapia de luz:

Utilización de luz en distintas frecuencias e intensidades para conseguir una mejor sincronización del ritmo cicardiario natural de sueño y vigilia.

  • Relajación:

Intervención de corte físico y cognitivo dirigida a liberar al paciente de la tensión muscular y de la ansiedad.

  • Masaje y tacto:

Grupo de intervenciones que, a través del contacto físico, buscan la mejoría afectiva y conductual. Subtipos: masaje en las manos, tacto terapéutico.

  • Acupuntura:

Perforación cutánea mediante agujas gruesas en los puntos marcados por la tradición china, acompañada del uso de ungüentos tradicionales (moxibustión). Se persigue la mejoría cognitiva y afectiva.

  • Terapia con animales:

Utilización de animales de compañía (perros, gatos, etc.) para motivar al paciente y provocar una mejoría global (cognitiva, afectiva y social).

  • Arteterapia:

Elaboración guiada de obras con valor artístico (pintura, teatro, etc.) adaptada a las posibilidades del paciente, dando prioridad al refuerzo afectivo.

  • Terapia recreativa:

Propuesta y ejecución de actividades lúdicas guiadas o supervisadas, ya sea de forma individual o en grupo, con el fin de provocar una mejoría global (cognitiva, conductual, afectiva y social).

  • Intervenciones multi-componente para el paciente.

Combinación de alguna de las anteriores, ya sea de forma “rígida” (música y ejercicio físico) o diseñada según las características y necesidad del paciente.

 

Si quieres trabajar con mayores o personas dependientes, muy pronto será necesario disponer de un título oficial. Puedes conseguirlo con este curso online, con el que recibirás el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio.