10 Trucos para que cocinar para uno solo sea menos aburrido

Más de millón y medio de mayores españoles viven solos, según datos de la Federación de Amigos de los Mayores. Para muchos de ellos un gesto tan cotidiano como comer puede convertirse en algo aburrido de lo que rehuyen. Desde masquemayores.com hoy te ofrecemos unos trucos para que cocinar para uno sea más llevadero.

  1. Si compras sólo una vez a la semana (o con menos frecuencia) usa primero los productos más perecederos. También puedes optar por congelados.
  2. Elige recetas que puedan valer para más de un día (garbanzos, lentejas, guisos…). 
  3. Congela lo que te sobra si no te apetece repetir menú. 
  4. Ten ollas y sartenes de tamaño pequeño. 
  5. Planifica el menú semanal. Cuando improvisamos es más fácil que optemos por los fritos y comidas menos saludables. Si dedicas un momento de la tarde del domingo a planificar el menú semanal te será más fácil organizarte. 
  6. Cocina platos que puedan valer de acompañantes de varias comidas, como arroz, pasta, menestra o ensalada. 
  7. Haz tu propio recetario. Las recetas suelen estar pensadas para 4-6 personas, así que si ya has cocinado determinados platos y te han gustado, ¿por qué no crear tus propios menús? 
  8. Reconvierte las sobras en platos nuevos, así no repetirás menú varios días. Por ejemplo, la carne guisada puede comerse al día siguiente con pasta o arroz. 
  9. Invita a un familiar o un amigo a comer una vez a la semana. Cocinar para otros siempre es gratificante. Si tienes nietos o sobrinos, ¿por qué no enseñarles alguna de tus recetas? 
  10. Disfruta de la comida. Aunque sea en solitario la comida debe ser un momento especial del día. Comer en un ambiente agradable es fundamental. Por eso, no te olvides de poner el mantel y evita hacerlo en la cama o el sofá.

Desde masquemayores.com te animamos a probar nuevos alimentos. ¡Nunca es tarde! ¿Has comido, por ejemplo, algas, sushi o quinoa?

También puede interesarte:
Consejos para no volver del súper con la compra a medias
Ideas para organizar tu nevera