¿Conoces los procedimientos de aseo en el lavado de zonas de riesgo como los genitales?

Conocemos la importancia de la higiene tanto en personas mayores como dependientes. Ya hemos visto los procedimientos de aseo para la higiene bucal, en el lavado de cabeza o el baño completo con el paciente encamado, por lo que ahora tocaremos un tema trascendente como es el de las zonas de riesgo como los genitales.


jabon
Para llevar a cabo esta tarea, debemos tener a mano los siguientes utensilios que vamos a necesitar:

  • Palangana con agua tibia (35º-36º C).
  • Jabón neutro o esponja jabonosa.
  • Esponja (si no se usa la esponja jabonosa).
  • Toalla.
  • Pañal o empapadera.
  • Guantes no estériles.
  • Bolsa para residuos.
  • Registros de Enfermería.

 

Procedimiento:

  • Contemplar en todo momento las normas generales descritas.
  • Preservar la intimidad del paciente (con biombos, cortinas,etc.).
  • Lavarse las manos y colocarse los guantes si es necesario.
  • Si el paciente está consciente, explicarle el procedimiento que vamos a realizar y pedir su colaboración.
  • Colocar al paciente en decúbito supino.
  • Descubrir el área genital y colocar la cuña bajo la zona pélvica del paciente.
  • Si usa pañal, podemos:
    • Retirar el pañal y colocarle la cuña debajo para realizar la higiene.
    • Lavarlo utilizando el pañal de empapadera, teniendo cuidado, si está sucio, de no manchar de nuevo la zona ya limpia.
  • Verter sobre los genitales agua jabonosa y limpiar la zona con la esponja, siempre de la zona más limpia a la más sucia (de pubis a ano).
  • En el hombre: después de limpiar los pliegues inguinales (pliegues cutáneos que se forman en la ingle), y el escroto, retraer el prepucio para limpiar el glande, el pene y terminar en el ano. No olvidar cubrir el glande tras su secado.
  • En la mujer: tras limpiar los pliegues inguinales, insistir en los labios mayores y menores, separándolos para limpiar el meato urinario, la zona vaginal y el ano.
  • Aclarar con agua.
  • Si es preciso, colocar al paciente en decúbito lateral para completar la higiene.
  • Retirar el pañal, si fuese el caso, o la cuña. Secar muy bien la zona, haciendo hincapié en los pliegues cutáneos y siguiendo el orden antes explicado para la limpieza.
  • Colocar un nuevo pañal o ropa interior si procede y vestir al paciente.
  • Acomodar al paciente.
  • Recoger y reordenar el cuarto.
  • Retirar los guantes y lavarse las manos.
  • Anotar incidencias en la historia del paciente.

 

Si te gusta trabajar con personas mayores o dependientes, conoce todos los cursos que tenemos y que te ayudarán a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que muy pronto será necesario para poder dedicar tu carrera profesional a este campo.