¿Cuál es el procedimiento de aseo a seguir para la higiene bucal?

Cuando los mayores o dependientes que están a nuestro cargo no pueden hacer por sí mismos alguna de las actividades de la vida diaria, tenemos que encargarnos nosotros y para ello existe un procedimiento que hay que tener siempre en cuenta, al igual que es importante contar con todos lo necesario para llevar a cabo la tarea.

cepillo

Para llevar a cabo la higiene bucal, debemos tener a mano los siguientes utensilios que vamos a necesitar:

  • Vaso con agua.
  • Guantes de un solo uso no estériles.
  • Toalla.
  • Cepillo de dientes, dentífrico y colutorio.
  • Palangana.
  • Antiséptico bucal.
  • Depresor y gasas estériles.
  • Bálsamo labial hidratante.
  • Bolsa para residuos.
  • Registros de Enfermería.

 

Procedimiento:

  • Contemplar en todo momento las normas generales descritas.
  • Lavarse las manos y colocarse los guantes si es necesario.
  • Si el paciente está encamado, y no está contraindicado, elevar la cabecera de la cama hasta una posición de sentado o semi-incorporado (posición Fowler o semi-Fowler).
  • Si el paciente está consciente, pero no es capaz de realizar la higiene bucal por sí mismo:
    • Explicar al paciente el procedimiento que vamos a realizar y pedir su colaboración.
    • Cepillar los dientes realizando un movimiento de barrido para eliminar los residuos.
    • Limpiar la cara externa e interna, superior e inferior de los dientes y muelas de ambas mandíbulas, así como la lengua.
    • Facilitar un vaso de agua para el aclarado de la boca, que echará en la palangana, para luego repetir el proceso con el colutorio.
    • Aplicar bálsamo labial hidratante.
  • Si el paciente está inconsciente:
    • Colocar la cabeza del paciente ladeada.
    • Preparar una gasa enrollada en un depresor, empapada en antiséptico bucal.
    • Limpiar toda la boca, repitiendo el proceso con varias gasas.
    • Aclarar la boca con agua (jeringa 10cc) aspirando el contenido al mismo tiempo.
    • Aplicar bálsamo labial hidratante.
  • Si el paciente utiliza dentadura postiza:
    • Explicar al paciente el procedimiento que vamos a realizar y pedir su colaboración.
    • Retirar la dentadura con una gasa, moviendo con suavidad la placa superior.
    • Depositarla en una batea para su cepillado y aclarado posterior.
    • Limpiar la boca enjuagándola con antiséptico bucal o, si esto no es posible, con una gasa impregnada.
    • Limpiar la dentadura con cepillo de dientes y dentífrico y, a continuación, introducirla en un vaso con agua hasta ser recolocada.
  • Reinstalar al paciente en posición cómoda.
  • Recoger el equipo y ordenar el cuarto.
  • Anotar en la historia del paciente las observaciones si las hubiese. Retirar los guantes y lavar las manos.

 

Es importante que, si existe mucha salivación o secreciones bucales, se aspire antes de realizar la higiene bucal del paciente.