Dietas para reducir el ácido úrico, dieta de protección gástrica y dieta progresiva

Cada persona tiene unas necesidades nutricionales diferentes, por lo que en la mayoría de centros de atención sociosanitaria disponen de muchos tipos distintos de dietas. De hecho, las hay específicas para reducir el ácido úrico, para la protección gástrica y progresiva, es decir, para recuperar poco a poco la ingesta de alimentos tras una diarrea o un proceso vomitivo.

puré

Dieta para reducir el ácido úrico

El ácido úrico es un químico creado cuando el cuerpo descompone sustancias llamadas purinas, las cuales se encuentran en algunos alimentos y bebidas, como el hígado, las anchoas, la caballa, las judías o la cerveza.

La mayor parte del ácido úrico se disuelve en la sangre y viaja a los riñones, desde donde sale a través de la orina. Si el cuerpo produce demasiado ácido úrico o no lo elimina suficientemente, la persona puede enfermar. Los altos niveles de ácido úrico en el cuerpo se denominan hiperuricemia.

La gota es una de las formas de artritis más dolorosas. Ocurre cuando se acumula demasiado ácido úrico en el cuerpo.

Las características de las dietas indicadas para las personas que quieren reducir el ácido úrico son:

  • Alimentos prohibidos: vísceras, embutidos, cerdo, anchoas, sardinas, arenques, truchas, mariscos, tomates, coliflor, espárragos, legumbres, quesos cremosos y bebidas alcohólicas.
  • Alimentos permitidos: carne de pollo, pavo, pescados blancos, verduras, frutas frescas acuosas, leche y huevos (preferentemente sin yema).
  • Es recomendable beber abundante agua y hacer ejercicio físico según las posibilidades y el estado físico del individuo.

 

Dieta de protección gástrica

Está indicada para gastritis (proceso inflamatorio del estómago, de la capa más interna de su pared, específicamente de la mucosa gástrica), úlceras gástricas o duodenales (herida más o menos grande en la mucosa gástrica o duodenal que se extiende con una profundidad variable).

Sus características son:

  • Ofrecer al enfermo cantidades pequeñas de alimentos, a intervalos frecuentes; es decir, comer poco y a menudo.
  • Alimentos prohibidos: carnes fibrosas, embutidos, caldos preparados, té, café, alcohol, especies, vinagre, frutas y zumos ácidos, grasas, vegetales crudos como la lechuga y el tomate, la piel de la fruta, frutos secos, pescados azules y mariscos.
  • Alimentos recomendados: leche, huevos, pescados blancos, carnes de pollo y pavo (no de cerdo ni de caza), ternera, pan, purés de legumbres, de verduras cocidas, patatas (no fritas), hortalizas, arroz, pastas y galletas.
  • Preparar los alimentos asados, cocidos y a la plancha.
  • Evitar los aderezos y los condimentos fuertes.
  • Evitar los alimentos que no se digieran bien, aunque no vengan recogidos en los párrafos anteriores.

 

Dieta progresiva

Está indicada después de un proceso diarreico o de vómitos, introduciendo poco a poco los alimentos.

Fases:

  • Dieta absoluta: no se ingiere nada por boca, excepto suero oral. Si la persona tampoco tolera este tipo de aporte, habrá que realizarlo a través de una vía intravenosa.
  • Dieta líquida: constituida por líquidos claros como caldos, infusiones, zumo de naranja colado, agua, etc. Deben tomarse a temperatura ambiente, en pequeñas cantidades y frecuentemente para evitar vómitos.
  • Dieta semilíquida: incluye purés, leche, yogurt, natillas y similares. Indicada para personas con problemas de masticación.
  • Dieta blanda: está indicada cuando hay incapacidad de tolerar la dieta normal y como paso previo después de la dieta líquida a la dieta normal.

 

Sus características son:

  • Debe ser variada y fácil de digerir.
  • Alimentos recomendados: leches, flanes, huevos pasados por agua o escalfados, tortilla francesa, pescados hervidos, aves de corral (pechuga de pollo), jamón de york, cereales de trigo, galletas, maíz, arroz, frutas hervidas, zumos, batidos, caldos, papillas y purés.
  • Alimentos desaconsejados: frutas y hortalizas crudas, cereales integrales, carne de ternera o cerdo y condimentos fuertes.

 

¿Sabes que muy pronto será necesario disponer de un título oficial para poder trabajar con personas mayores o dependientes? Con este curso online en Intervención en la Atención Higienico-Alimentaria en Instituciones estarás un poco más cerca de conseguir tu objetivo.