Diferencias entre alimentación y nutrición y sus características generales

La alimentación es uno de los factores que más influye en la salud, pero debemos diferenciar los conceptos de alimentación y nutrición.

comida

La alimentación es el acto voluntario por el cual ingerimos alimentos para satisfacer el apetito y el hambre, mientras que el concepto de nutrición hace referencia al proceso fisiológico involuntario que nuestro organismo lleva a cabo para capturar los nutrientes que precisa para poder mantener la vida.

Una alimentación equilibrada, según la OMS, es la que cubre las necesidades de todo individuo, sea cual sea su edad, sexo y estado fisiológico, y contribuye a mantener un estado de salud óptimo.

Una alimentación sana debe contener:

  • Abundantes proteínas, que fortalecen el tejido muscular y la piel. Éstas se encuentran en las carnes rojas, el pescado azul, leche, huevos y verduras frescas.
  • Los hidratos de carbono, glúcidos o azúcares, nos proporcionan sobre todo las calorías. Se encuentran en los cereales, legumbres, patatas, pastas, refrescos y frutas.
  • También pueden formar parte de la comida las grasas, porque mejoran el sabor de los alimentos además de realizar funciones específicas (sirven de vehículo a las vitaminas, reducen la secreción ácida del estómago y regulan su actividad muscular). Sin embargo, los aceites refritos, los quesos (fuertes o curados) o los tocinos no son beneficiosos. Son preferibles otras grasas como el aceite de oliva, o las del salmón, la sardina, etc. Los fritos pueden producir trastornos digestivos.
  • El consumo adecuado de vitaminas se logra dando de comer al enfermo hortalizas, verduras y frutas.
  • Los alimentos deben saber ricos pero sin ser excesivamente refinados (porque carecen de fibra) o precocinados (porque tienen con frecuencia conservantes y colorantes nocivos). La ingesta de fibra (pan integral, legumbres con piel, cereales, etc.) favorece la actividad intestinal y evita el estreñimiento.
  • Es necesario tomar abundantes líquidos, ya sea en forma de agua, zumos, sopa…
  • Debe adaptarse a las diferentes patologías que la persona asistida puede tener (como diabetes, insuficiencia cardiaca, colesterol elevado, etc…).

Para ahondar en este tema, te recomendamos el curso de Apoyo Domiciliario y Alimentación Familiar, donde te formarás en este campo.

(Fuente: Consejería de igualdad, salud y políticas sociales de la Junta de Andalucía. Servicio Andaluz de Salud)