¿Entiendes la información que viene en los alimentos? Cuestión de etiqueta

Entender las etiquetas de los alimentos no siempre es fácil. Cantidad neta, denominación de venta, la letra “E” seguida de números… son conceptos que aparecen en ellas y que es necesario tener claros para no comprar productos que puedan provocarnos alergias o no sean recomendables para nuestra dieta (o la de la persona que cuidamos). Desde masquemayores.com te explicamos la información básica de las etiquetas alimentarias para que ir al súper sea más fácil. ¡Toma nota!

La etiqueta de los alimentos debe figura en el envase e incluir una información básica:

  • Denominación de venta: Nombre, marca y estado físico del producto. No se puede sustituir por una marca comercial o de fábrica o una denominación de fantasía.
  • Marcado de fechas: Indica la duración mínima o la fecha de caducidad. Hay productos que no necesitan incluirla. Se trata de frutas, hortalizas, sal, vinagre… 
  • Lote: Muestra el conjunto de unidades de venta del producto. Es una identificación que llevan todos los productos elaborados bajo las mismas circunstancias o con la misma masa. Consta de la letra “L” seguida del número de lote. 
  • Lista de ingredientes: Aparecen en orden decreciente de cantidad y los aditivos utilizados. Es uno de los aspectos en que más debemos fijarnos, sobre todo si existen alergias. Los aditivos aparecen con números precedidos de la letra “E”. Atención a aquellos productos con muchos de estos códigos, ya que significará que tienen muchos colorantes, potenciadores de sabor o edulcorantes. 
  • Peso neto: Indica el peso del contenido. También se especifica el peso escurrido cuando el producto es sólido. 
  • Identificación de la empresa: Toda etiqueta debe llevar el nombre, razón social y la dirección del fabricante envasador o importador del producto. 
  • Lugar de origen o procedencia: Recoge a qué país de origen pertenece el producto.  En el caso de los países de la Unión Europea se indicará sólo cuando su omisión pudiera inducir a error sobre el origen o procedencia real. 
  • Grado alcohólico:  Debe aparecer en la etiqueta siempre que la graduación sea superior a 1,2%. 
  • Modo de empleo: Cuando su indicación sea necesaria para hacer uso adecuado del producto alimenticio. 

A la hora de hacer la compra es importante no dejarse llevar por las supuestas propiedades terapéuticas, preventivas o curativas de algunas marcas o productos. Normalmente son sólo reclamos publicitarios. Además, en la medida de lo posible, apuesta por los productos de temporada y los que se produzcan cerca de donde tú vivas.

También puede interesarte:
Consejos para no volver del súper con la compra a medias