Así se hace un protocolo de lesiones por presión en un centro de atención sociosanitaria

Dentro de las directrices de los centros residenciales no pueden faltar los protocolos que rigen el día a día de sus mayores. Pueden ser de muchos tipos (atención de incontinencias, adaptación a un centro, etc.) o, como en este caso, un protocolo de lesiones por presión. 

ficheros

  1. Definición: protocolo de lesiones por presión.

 

  1. Objetivo:

– Prevenir la aparición de la lesión.

– Curar la lesión producida.

 

  1. Población a quién va dirigido:

– Residentes de riesgo.

– Residentes con lesiones.

 

  1. Profesionales implicados: especificar el personal de atención directa de los diferentes turnos, diplomados en enfermería, médico, auxiliares, cuidadores…

 

  1. A) Descripción de la actuación:
  1. Detectar el residente de riesgo: con alteraciones en su movilidad, incontinencias y alteraciones nutritivas.
  2. Medidas de prevención: cambios posturales o movilizaciones, correcta atención e higiene de las incontinencias, dietas hiperproteicas, higiene e hidratación de la piel. Ayudas técnicas para retrasar la aparición (colchón de aire, cojín antiescaras…).
  3. Detectar la lesión: revisar el estado de la piel del residente en el momento de la higiene y comunicar los cambios de coloración observados.
  4. Lesión por presión: tratamiento o actuación de los profesionales (mantener la herida limpia, evitar una infección, colocar cojines, rodillos, toallas, etc.).
  5. Hacer constar de forma explícita qué profesional ha de actuar en cada etapa del proceso, según el organigrama del centro.

 

  1. B) Registros: indicar en qué registros se anotarán las actividades llevadas a cabo, especificando qué se registrará, cómo y las incidencias producidas. Se recomienda un registro paralelo de las curas con identificación del personal que interviene.

 

  1. Elaboración y vigencia: se hará constar la fecha de realización, profesionales que lo han elaborado, vigencia del protocolo, fecha prevista de valoración de su funcionamiento y firma de las personas que los han elaborado.

 

  1. Fecha de revisión y firma: la revisión se llevará a cabo en la fecha prevista o antes si se estima conveniente. Tendrán que constar los profesionales que lo han revisado tanto si hay modificaciones como si no (si es posible, que sean los mismos que lo han elaborado), fecha y firma.

 

Registro de lesiones por presión

Según el artículo 18.10 del Decreto 284/96, modificado por el Decreto 176/2000, los centros residenciales han de disponer de un registro de residentes con lesiones por presión, con indicación de la causa originaria, el tratamiento, la fecha de aparición y la fecha de curación.

Contenido mínimo:

  1. Identificación del residente.
  2. Causa de la lesión.
  3. El tratamiento (temporalidad de las curas a realizar y horario).
  4. Fecha de aparición.
  5. Identificación del profesional que efectúa la cura.
  6. Fecha de curación.
  7. Dibujo para localizar la lesión (o localización de la lesión).

 

Ya sabes que para poder trabajar en un centro de atención sanitaria a partir del 1 de enero de 2016 será obligatorio disponer de un título oficial. En Más Que Mayores te damos todas las facilidades para conseguir el Certificado de profesionalidad: infórmate cómo hacerlo.