Otros tipos de dietas que debemos conocer: dieta pobre en grasa y dieta pobre en sal

Ya descubrimos hace algunas semanas en qué consisten dos tipos de dietas, la dieta hipocalórica y la dieta para diabéticos. Ahora conoceremos otras dietas que también se utilizan normalmente en centros de atención sociosanitaria: la dieta pobre en sal y la dieta pobre en grasa.

pescado


Dieta pobre en sal o hiposódica

El cuerpo necesita sal para trabajar apropiadamente, ya que contiene sodio, y éste ayuda a que su cuerpo controle muchas funciones. Sin embargo, demasiado sodio en la alimentación puede ser malo para las personas.

Esta dieta hiposódica o sin sal está indicada en la hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, cardiopatías, edemas, cirrosis hepática e insuficiencia renal. No debemos olvidar que los alimentos contienen sal y que el concepto de dieta hiposódica es evitar los alimentos con alto contenido de sal y sobre todo no añadir ésta a los mismos.

Sus características son:

  • No está permitida la sal en la mesa ni en la condimentación de los alimentos.
  • Se suprimen los alimentos ricos en sal como las conservas, embutidos, tocino, precocinados, platos enlatados, carnes grasas como el cerdo, lechón y derivados del cerdo en general, caldos en cubitos, sopas de sobre, polvos para flan, jamón serrano o de york, quesos, aceitunas, pan con sal, galletas saladas, mantequilla, verduras y pescados salados y ahumados.
  • Alimentos recomendados: aceite de oliva en crudo, nunca frito, pescados blancos y azules frescos, verduras de hoja consumidas preferentemente en crudo, legumbres, frutas con piel y cereales, preferiblemente integrales.
  • Es importante tener en cuenta que algunos alimentos son ricos en sodio (sal) y hay que consumirlos con moderación, como las espinacas, acelgas, nabos, zanahorias, melón, ciruela, manzana o albaricoque.
  • Beber abundante agua.
  • No utilizar bicarbonato sódico.
  • Tener precaución con las aguas minerales que pueden estar enriquecidas con bicarbonato sódico.
  • Realizar ejercicio físico según las posibilidades y el estado físico del individuo.


Dieta pobre en grasas

Una dieta baja en grasa es un plan alimenticio con un bajo contenido de grasa en general, de grasa no saludable y de colesterol. Esta dieta está indicada para disminuir y controlar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, así como para la protección biliar.

Sus características son:

  • Suprimir los siguientes alimentos: mantequilla, leche entera, nata, quesos con curación, chocolates, dulces, yema de huevo, aceite de coco, tocino, manteca de cerdo, beicon, embutidos, carnes grasas y vísceras, bebidas alcohólicas y azucaradas, frutos secos, crustáceos, mariscos y platos precocinados.
  • Alimentos recomendados: leche desnatada, pan, verdura, fruta, legumbres, carnes poco grasas (pollo, conejo, ternera…), pescado, aceite de oliva (en pequeñas cantidades), cereales y derivados.
  • Los alimentos se prepararán eliminando grasas: cocción, asados y plancha.
  • Beber abundante agua y hacer ejercicio físico según las posibilidades y el estado físico del individuo.

 

¿Te gusta trabajar en el mundo de la atención sociosanitaria? Descubre nuestro curso en Intervención en la Atención Higienico-Alimentaria en Instituciones.