Noticias

orientacion

Pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer: cambios en la conducta psicomotora

Cuando hablamos de las pautas que los cuidadores de enfermos de Alzheimer deben seguir las dividimos en varios sectores: trastornos de sueño o alimentación, trastornos perceptivos, etc. Esta vez nos referiremos a los cambios en la conducta psicomotora.  

orientacion

Vagabundeo

En ocasiones, el mayor con Alzheimer permanece andando durante mucho tiempo sin rumbo fijo y sin motivo aparente. Resulta casi imposible que se siente, pues volverá a levantarse, yendo de un lado para otro. Este tipo de conducta puede ser un problema cuando se produce en lugares inadecuados o existe un riesgo de caída o de fuga.

  • Posibles causas:
    • Necesidad de realizar una actividad física.
    • Expresión de una sensación de malestar, dolor, hambre, sed…
    • Necesidad de acudir al aseo.
    • Por desorientación: el enfermo no recuerda dónde se encuentra, se siente confuso, es la búsqueda interminable de “algo”·
  • Síntomas:
    • Deambulación sin objetivo ninguno.
    • Deambulación errante.
    • Desorientación.
  • Pautas a seguir:
    • Entorno físico seguro, sin barreras arquitectónicas.
    • Facilitarles un ejercicio físico regular controlado. Puede acompañar a su familiar a dar paseos al aire libre o incluso realizar una sencilla tabla de gimnasia. Mantener una rutina activa, ya que es primordial que realicen todos los días las mismas actividades, a la misma hora y en los mismos lugares. Esto les proporcionará seguridad.
    • Proporcionar orientación frecuente. Utilizar señales de orientación (con letras o dibujos en las diferentes habitaciones de la casa).
    • Ejercicios de orientación a la realidad.
    • Cambios graduales.
    • Evitar cambios de domicilio.
    • Evitar viajes innecesarios.
    • Usar tarjetas con instrucciones.
    • Proteger el hogar con cerraduras y sistemas de seguridad. Usar brazaletes identificadores, por si llegara a perderse.
    • Presencia de la persona cuidadora.

Programe una actividad de paseo o de ejercicio diario y evite el riesgo de fugas con un sistema de seguridad en el hogar.

 

Agitación y agresividad

El enfermo con demencia puede volverse agresivo  con las personas más cercanas sin motivo aparente. Este comportamiento puede desencadenarse por:

  • Posibles causas:
    • Sentimientos de frustración o inutilidad al no poder realizar las actividades más básicas.
    • Dolor oculto.
    • Cambios en la rutina cotidiana.
    • Efectos de alguna medicación.
  • Síntomas:
    • Actividad física (golpes, patadas…).
    • Actividad verbal (insultos).
    • Actividad facial (gestos).
    • Gritos, discusiones.
  • Pautas a seguir:
    • Nunca gritarles o regañarles.
    • Intervenir pronto.
    • Prevenir las situaciones que desencadenan el problema.
    • Comunicación no verbal positiva: voz suave, de frente y sin posturas amenazantes.
    • Distracción: dirigir la atención del enfermo hacia otras cosas. Hablarle de cualquier tema de forma tranquila a fin de distraerle.
    • Prudencia con las contenciones físicas.
    • Explicarles las actividades que se van a hacer y darles tiempo.
    • Refuerzo positivo ante conductas aceptables.
    • Asegurar la seguridad de la persona en situación de dependencia y de la persona cuidadora.
    • Consultar con el médico, puede ser conveniente revisar la medicación.

No pierda la calma ni utilice la medicación como primera medida.

 

¿sabes lo que pasará a partir del 1 de enero de 2016? Necesitarás un título oficial para poder trabajar con personas mayores o dependientes. Llama al 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas sobre cómo conseguir el Certificado de profesionalidad.

girar

¿Cómo es el procedimiento para girar al paciente en la cama?

Una de las tareas diarias con las que se encuentran los profesionales de atención sociosanitaria es con personas mayores o dependientes que no pueden levantarse de la cama. Aquí te contamos el procedimiento para girar a estos pacientes sin que tengan que salir de la cama.

 

 

Lo primero que debemos hacer es afianzar nuestra intervención asegurándonos de que no se produzca ninguna caída y lo haremos con el uso de barandillas en el lado de la cama hacia el que se va a llevar a cabo el giro.

Nos podemos encontrar con dos situaciones:

A) Cuando el enfermo presenta cierta movilidad y es colaborador

Le indicaremos:

  • Que doble las rodillas y apoye los pies sobre la cama.
  • Que incline las piernas hacia el lado al que se va a realizar el giro.
  • Que levante las manos estirando los codos al mismo tiempo.
  • Finalmente que gire la cabeza y los brazos hacia ese mismo lado.

 

 

B) Cuando el enfermo está más incapacitado

El cuidador debe ayudarle a realizar el giro, colocándose en el lado opuesto de la cama al que se va a realizar el mismo, manteniendo sus piernas flexionadas y la espalda recta.

  • Previamente (cuando se hace la cama) se ha colocado una sábana entremetida.
  • Desplazaremos al enfermo con ayuda de la sábana entremetida hacia el lado contrario al giro.
  • Colocamos el brazo del enfermo más alejado del cuidador en ligera flexión, a la altura del hombro, sobre la almohada; y el otro brazo sobre su tórax.
  • Doblaremos las rodillas del enfermo intentando apoyar los talones sobre la cama.
  • A continuación, procederemos a apoyar nuestra mano sobre su hombro y la otra mano, sobre la cadera del enfermo más cercana a nosotros, realizando el giro.
  • Una vez de lado, nos aseguraremos de que la persona está estable en la cama, colocándole una almohada entre las piernas y otra delante del tórax apoyando el brazo sobre la misma.

 

Si te gusta trabajar con personas mayores o dependientes y quieres dedicar tu carrera profesional a este mundo necesitarás un título oficial como el Certificado de profesionalidad a partir del 1 de enero de 2016. Llama al teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

 

auxilios

El profesional de atención sociosanitaria: competencias y responsabilidades en el área de primeros auxilios y psicosocial

La figura del profesional de atención sociosanitaria es vital en los centros para personas mayores y / o dependientes. Si en el pasado hemos repasado sus competencias y responsabilidades en áreas tan diversas como el de la salud, la medicación o el traslado y la movilización, esta vez analizaremos el área de los primeros auxilios y el del apoyo psicosocial.

auxilios

Competencia y responsabilidades en el área de los primeros auxilios:

El profesional en atención sociosanitaria deberá realizar la primera intervención de auxilio, el aviso a los profesionales sanitarios y la ejecución de pautas de intervención establecidas por los profesionales del equipo interdisciplinar y por los protocolos y programas del centro.

Estas tareas son:

  • Aplicar medidas de protección, aviso y socorro (PAS) y realizar valoraciones primarias (reanimación cardio-respiratoria o RCP) y secundarias (lesiones).
  • Conocer y aplicar el Plan de Emergencias del centro.
  • Apoyar y ejecutar medidas de prevención, desalojo y evacuación en incidentes.

 

Competencia y responsabilidad en el área de apoyo psicosocial:

El profesional en atención sociosanitaria atiende a las personas usuarias y a sus familiares, colaborando en la integración de éstos en la vida del centro, cumpliendo con las pautas marcadas por la dirección y el plan funcional del centro.

Acompaña a los usuarios en las salidas que deban realizar para citas médicas, excursiones, gestiones, etc.

Concretamente, las tareas en esta área serían las siguientes:

  • Ingreso o alta hospitalaria:
    • Colaborar en realización de la recepción del residente: acogida y ubicación.
  • Atención al usuario:
    • Facilitar la distracción del usuario, promover su actividad y contribuir a que se sienta útil.
    • Apoyar en la motivación y estimulación de la colaboración del residente en las actividades propuestas.
    • Facilitar actividades de distracción y ocupación en grupos de usuarios.
  • Sexualidad:
    • Dar información, identificar y facilitar respuestas ante necesidades de relación sexual, siguiendo indicaciones de los correspondientes profesionales del equipo.
  • Muerte y duelo:
    • Colaborar en proporcionar los cuidados establecidos a la persona en situación terminal.
    • Colaborar en proporcionar los cuidados indicados a la familia de la persona en situación terminal.
    • Colaborar en la preparación del difunto.

 

¿Ya tienes el título oficial que te permitirá dedicar tu carrera profesional a este campo? A partir del 1 de enero de 2016 será obligatorio. Llama al número de teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas para que puedas conseguir el Certificado de profesionalidad.

cepillo

¿Qué productos de apoyo existen para peinarse, cortarse las uñas y lavarse el pelo?

Las tareas de la vida diaria son, en muchos casos, un problema continuo para las personas mayores o dependientes, por lo que es bueno conocer otras posibilidades para solventarlos. En este caso nos fijaremos en aquellos productos de apoyo que simplifican acciones diarias como las de peinarse, cortarse las uñas o lavarse la cabeza.

cepillo
Peinarse

La realización de esta tarea requiere movilidad en la articulación del hombro, codo y capacidad de agarre en la mano.

  • Si existen limitaciones en la articulación del hombro, los peines o cepillos con mango largo curvado o angulado, permiten peinarse flexionando el codo pero sin elevar el hombro. En muchos casos es más fácil si se apoya el codo en una superficie que esté a una altura que no obligue a flexionar el tronco.
  • Si hay dificultades de agarre, conviene engrosar el mango.

 

Cortarse las uñas

Tarea que requiere buena coordinación de ambas manos, buena visión, y en el caso de las uñas de los pies, alcance suficiente.

  • Para dar mayor apoyo, sobre todo si existen temblores o falta de coordinación, se pueden utilizar cortaúñas fijados a la mesa (el antebrazo y mano de las uñas a cortar se apoyan en la mesa y con la otra mano se presiona la palanca del cortaúñas).
  • Si hay limitaciones visuales, existen cortaúñas que disponen de lupa y luz incorporada.
  • Para facilitar el alcance a los pies, la tarea debe hacerse sentado, colocando el pie en una superficie más alta y utilizar cortaúñas o, en algunos casos, tijeras de mango largo; éstas no deben utilizarse cuando no hay buena coordinación o buena visión, por el peligro de cortar la piel al hacerlo a mucha distancia.

 

Lavarse el pelo

Es una actividad que requiere buena movilidad de la articulación de los hombros, codos y manos.

  • Cuando hay limitaciones articulares, falta de fuerza o dolor en las articulaciones de los hombros, codo o muñeca, se pueden utilizar cepillos de mango largo especiales para frotar la cabeza. Es aconsejable realizar el lavado de cabeza sentado, aprovechando el momento de la ducha.
  • Si es necesaria la ayuda de otra persona, existen productos para utilizar en la cama o en la silla, que tienen una escotadura para el cuello y un canal de desagüe. Los que se apoyan en el respaldo de la silla, pueden desaguar en el lavabo. Otros disponen de una base similar a un trípode que apoya en el suelo.

 

¿Conoces nuestros cursos para conseguir el Certificado de profesionalidad? Con este título oficial podrás trabajar con personas mayores o dependientes a partir del 1 de enero.

ficheros

Así se hace un protocolo de lesiones por presión en un centro de atención sociosanitaria

Dentro de las directrices de los centros residenciales no pueden faltar los protocolos que rigen el día a día de sus mayores. Pueden ser de muchos tipos (atención de incontinencias, adaptación a un centro, etc.) o, como en este caso, un protocolo de lesiones por presión. 

ficheros

  1. Definición: protocolo de lesiones por presión.

 

  1. Objetivo:

– Prevenir la aparición de la lesión.

– Curar la lesión producida.

 

  1. Población a quién va dirigido:

– Residentes de riesgo.

– Residentes con lesiones.

 

  1. Profesionales implicados: especificar el personal de atención directa de los diferentes turnos, diplomados en enfermería, médico, auxiliares, cuidadores…

 

  1. A) Descripción de la actuación:
  1. Detectar el residente de riesgo: con alteraciones en su movilidad, incontinencias y alteraciones nutritivas.
  2. Medidas de prevención: cambios posturales o movilizaciones, correcta atención e higiene de las incontinencias, dietas hiperproteicas, higiene e hidratación de la piel. Ayudas técnicas para retrasar la aparición (colchón de aire, cojín antiescaras…).
  3. Detectar la lesión: revisar el estado de la piel del residente en el momento de la higiene y comunicar los cambios de coloración observados.
  4. Lesión por presión: tratamiento o actuación de los profesionales (mantener la herida limpia, evitar una infección, colocar cojines, rodillos, toallas, etc.).
  5. Hacer constar de forma explícita qué profesional ha de actuar en cada etapa del proceso, según el organigrama del centro.

 

  1. B) Registros: indicar en qué registros se anotarán las actividades llevadas a cabo, especificando qué se registrará, cómo y las incidencias producidas. Se recomienda un registro paralelo de las curas con identificación del personal que interviene.

 

  1. Elaboración y vigencia: se hará constar la fecha de realización, profesionales que lo han elaborado, vigencia del protocolo, fecha prevista de valoración de su funcionamiento y firma de las personas que los han elaborado.

 

  1. Fecha de revisión y firma: la revisión se llevará a cabo en la fecha prevista o antes si se estima conveniente. Tendrán que constar los profesionales que lo han revisado tanto si hay modificaciones como si no (si es posible, que sean los mismos que lo han elaborado), fecha y firma.

 

Registro de lesiones por presión

Según el artículo 18.10 del Decreto 284/96, modificado por el Decreto 176/2000, los centros residenciales han de disponer de un registro de residentes con lesiones por presión, con indicación de la causa originaria, el tratamiento, la fecha de aparición y la fecha de curación.

Contenido mínimo:

  1. Identificación del residente.
  2. Causa de la lesión.
  3. El tratamiento (temporalidad de las curas a realizar y horario).
  4. Fecha de aparición.
  5. Identificación del profesional que efectúa la cura.
  6. Fecha de curación.
  7. Dibujo para localizar la lesión (o localización de la lesión).

 

Ya sabes que para poder trabajar en un centro de atención sanitaria a partir del 1 de enero de 2016 será obligatorio disponer de un título oficial. En Más Que Mayores te damos todas las facilidades para conseguir el Certificado de profesionalidad: infórmate cómo hacerlo.

residencia

Qué servicios tienen los centros residenciales para personas mayores y a quién benefician

Ya hemos hablado anteriormente sobre qué son y qué objetivos tienen los centros residenciales para personas mayores. Ahora profundizaremos en los servicios que ofrecen este tipo de instituciones y quiénes son las personas que se pueden beneficiar de ellos.

residencia

Las personas mayores pueden disfrutar de dos tipos de estancias en los centros residenciales:

  • Estancias permanentes: los beneficiarios residen de forma permanente e indefinida y reciben todos los servicios que ofrece cada centro.
  • Estancias temporales: tendrán una duración máxima de tres meses para las personas mayores dependientes que reciben todos los servicios del centro durante su estancia. Los residentes pueden beneficiarse de estas estancias por descanso del cuidador o familiar, convalecencia de una enfermedad…

 

Servicios:

  • Hoteleros: alojamiento, habitaciones personalizadas, comedores, dietas adecuadas…
  • Lavandería: limpieza de ropa personal.
  • Limpieza de las instalaciones.
  • Mantenimiento.
  • Servicio telefónico.
  • Custodia de propiedades personales.
  • Cafetería.
  • Transporte.
  • Cuidados personales y atención personalizada.
  • Valoración con plan de atención individualizado.
  • Actividades de la vida diaria: higiene personal, aseo y vestido; estética del usuario, servicio de peluquería; apoyo para la movilización; alimentación; administración de medicación; atención nocturna.
  • Manejo de trastornos de comportamiento.
  • Ayuda para actividades instrumentales: ayudas técnicas, gestiones personales…
  • Sanitarios: atención médica, enfermería 24 horas, fisioterapia…
  • Psicosociales: atención social, terapia ocupacional, voluntariado y atención psicológica.
  • Servicio de información / atención y participación al usuario y la familia.

 

Beneficiarios:

Podrán ser beneficiarios las personas que reúnan los requisitos siguientes, entre otros:

  • Haber alcanzado la edad de 60 años.
  • No padecer enfermedad infectocontagiosa o enfermedad clínica que requiera atención imprescindible en centro hospitalario.
  • No padecer trastornos mentales graves que puedan alterar la normal convivencia en el centro, ni demencia senil avanzada que requiera tratamiento en un centro psiquiátrico.
  • Haber obtenido, conforme al baremo en vigor, la puntuación exigida en cada momento para el ingreso en la residencia solicitada.

Podrán adquirir la condición de residente en el centro residencial el cónyuge o pareja del beneficiario, aunque éstos no hayan alcanzado la edad de 60 años.

 

Si te gustaría trabajar con personas mayores o dependientes necesitas el Certificado de profesionalidad o un título oficial que te permite desarrollar tu carrera en este campo. Nosotros te ayudamos a conseguirlo con nuestros cursos online.

camas

¿Conoces el procedimiento para la realización de la cama cerrada desocupada?

Hay tres circunstancias que provocan que se ponga en marcha el procedimiento para realizar una cama cerrada desocupada. Puede ser que la cama se prepare para un paciente de nuevo ingreso, puede que la cama quedara vacía tras el alta, traslado o fallecimiento del paciente o que el enfermo, por su estado de salud, pueda lavarse y deambular mientras se arregla la cama.

 camas

Material necesario:

  • Carro de lencería.
  • Funda de colchón (si se precisa).
  • Dos sábanas: bajera y encimera.
  • Una entremetida.
  • Una colcha.
  • Una funda de almohada.
  • Mantas (si se precisa).
  • Bolsa para ropa sucia.
  • Guantes desechables.
  • Grúa, si fuera necesario.

 

Pasos a seguir:

  • Lávate las manos y ponte los guantes.
  • Coloca la cama en posición horizontal y comprueba que queda frenada.
  • Retira la ropa sucia e introdúcela en la bolsa correspondiente.
  • Quita la colcha y la manta. Si se va a volver a utilizar, se doblarán y reservarán encima de una silla para su colocación posterior. En caso contrario, se aflojan y se sacan de los laterales para enrollarlas sobre sí mismas, sin airearlas. Esto es importante para evitar la diseminación de microorganismos en el ambiente. Obra igual con respecto a las sábanas. A continuación, introduce la ropa sucia en una bolsa.
  • Suelen existir unos códigos de colores para las bolsas, con el fin de clasificar su contenido y proceder a efectuar el tratamiento más conveniente.
  • Coloca la funda del colchón debidamente ajustada si no está sucia; de lo contrario cámbiala.
  • Extiende la sábana bajera sobre el colchón, remetiendo primero la cabecera y, luego, los pies. Dobla las esquinas en inglete o en forma de mitra con un ángulo de 45º.
  • A continuación, remete los laterales. La sábana ha de estar bien centrada con respecto al colchón y no debe presentar pliegues ni arrugas, ya que ello puede afectar a la comodidad del paciente, predisponiéndole para la aparición de úlceras por presión.
  • Colocar la “entremetida” a unos 30 centímetros de la cabecera del colchón y remeter debajo del mismo.
  • Coloca la sábana encimera en el centro del colchón y despliégala longitudinalmente. El dobladillo ancho se debe poner al nivel del borde superior del colchón. Mete la sábana en los pies y efectúa la técnica de las esquinas.
  • Extiende la manta sobre la sábana encimera, dejándola a unos 20 ó 25 centímetros del borde superior de la encimera. Remete los pies y haz las esquinas.
  • Para facilitar la movilidad del paciente se suele hacer un pliegue a nivel de los pies o aflojar la sábana encimera y la manta.
  • Coloca la colcha sobre la manta hasta el extremo del colchón y dobla lo que sobra dentro de la manta. Remete el extremo inferior de la colcha y manta, sujetando las esquinas. Los laterales quedan colgando.
  • Haz el dobladillo o embozo de la sábana encimera sobre la manta y la colcha, procurando que quede a una altura suficiente para cubrir los hombros del paciente.
  • Pon la funda a la almohada.
  • Pon la almohada sobre la cabecera de la cama de forma que la costura quede en la parte lateral.
  • Lávate las manos.

 

Observaciones:

  • Evitar el contacto de la ropa sucia con el uniforme del personal.
  • Llevar a cada habitación sólo la ropa necesaria.
  • Evitar sacudir la ropa cuando se despliegue.
  • Si el paciente lo precisa, se colocará un protector debajo de la entremetida.

 

¿Te gustaría trabajar en un centro de atención sociosanitaria? Ya sabes que a partir del 1 de enero de 2016 sólo podrás hacerlo si dispones de un título oficial y nosotros te ayudamos a conseguir el Certificado de profesionalidad que te permitirá orientar tu carrera profesional a este campo.

sesionmusica

La musicoterapia: técnicas de intervención y estructura de una sesión

Hemos hablado ya de qué es la musicoterapia y cómo se trabaja con ella en las demencias, así como de los objetivos y funciones que tiene esta especialidad. Esta vez incidiremos en las técnicas de intervención y analizaremos la estructura de una sesión.

sesionmusica

TÉCNICAS Y PROCEDIMIENTOS DE INTERVENCIÓN

Técnicas de musicoterapia que se emplean con personas con demencia:

  • Música de fondo.
  • Escucha musical.
  • Canto terapéutico.
  • Tocar instrumentos musicales.
  • Improvisación terapéutica.
  • Música/Movimiento.
  • Música y reminiscencia.
  • Estimulación musical.
  • Composición de canciones.
  • Música individualizada.
  • Terapia vibroacústica.
  • Juegos musicales.

 

La música puede ser utilizada:

  • Activamente o receptivamente.
  • En grupos / Individual.
  • Con instrumentos / Sin instrumentos.
  • Con acompañamiento / A capella.
  • Música en vivo / Música grabada.
  • Actividades estructuradas / En las Actividades Básicas de la Vida Diaria.
  • Incluyendo otros participantes (personal, familiares, niños) / En grupos abiertos.
  • Con personas con demencia / Con familiares.

 

ESTRUCTURA DE UNA SESIÓN DE MUSICOTERAPIA

  • Atención: cuando comenzamos una sesión de musicoterapia con personas con deterioro cognitivo, lo más importante es que atiendan a un espacio común, donde se da la posibilidad de encuentro. La musicoterapia ofrece a los pacientes maneras estructuradas de interacción, no demandantes, con el uso de claves significativas que se refieran al contexto de la sesión.
  • Despertar: el siguiente paso es regular los niveles de conciencia del lugar y momento presente, donde sea posible mantener la atención. Para disminuir el nivel de agitación puede tener un buen efecto el uso de una voz suave, tempo lento, una cierta distancia, y una actitud no demandante. No obstante, se debe tener en cuenta que no existe un manual con técnicas clave de regulación (una persona puede reaccionar ante una nana tranquilizándose, y otra sin embargo agitándose más).
  • Diálogo: las canciones deben adaptarse al estado anímico del paciente siguiendo el principio mágico de ISO: “lo semejante actúa sobre lo semejante”. Puede partir desde su ritmo respiratorio, los sonidos que emite, el paisaje sonoro… Posteriormente para aumentar la comunicación y el diálogo, el musicoterapeuta empleará las técnicas de musicoterapia precisas.
  • Conclusión: prepara a los participantes para el final de la sesión e indica que nos volveremos a ver. La conclusión de la sesión tiene un aspecto integrativo, la persona debe ser preparada y conectada con lo que ocurra después de la sesión de musicoterapia. De esta manera, evitamos sentimientos de abandono.

 

Si te gusta trabajar con personas dependientes, ¿ya sabes que a partir del 1 de enero será imprescindible disponer de un título oficial para poder hacerlo? Te ayudamos a conseguir el Certificado de Profesionalidad que te permitirá orientar tu carrera hacia este campo.

gas

Primeros auxilios: intoxicación en las vía respiratorias, tópica y circulatoria

Uno de los mayores problemas que existen al hablar de primeros auxilios es el que hace referencia a las intoxicaciones, que pueden provenir por tres vías: respiratoria, tópica y circulatoria, ya que una acción temprana antes de que lleguen los servicios médicos pueden llegar a salvar una vida.

gas

 

Actuación ante intoxicación por vía respiratoria:

El número mayor de intoxicaciones por inhalación son producidas generalmente por monóxido de carbono, aunque existen numerosos tóxicos que se absorben por el aparato respiratorio. ¿Qué se debe hacer en estos casos? Lo fundamental al hablar de primeros auxilios es aislar a la víctima de la atmósfera tóxica y hacerle respirar aire puro.

Además realizaremos las siguientes acciones:

  • Si es posible, cerrar la fuente que produjo la intoxicación.
  • Retirar a la víctima del agente causal.
  • Abrir ventanas y puertas para airear el recinto.
  • Quitar la ropa que está impregnada de gas y cubrir al paciente con una manta.
  • Evitar encender cerillas o accionar el interruptor de la luz.
  • Vigilar los signos vitales (shock).
  • Ante PCR, realizar maniobras de RCP.
  • Trasladar al paciente a un servicio de urgencias.

 

Actuación ante intoxicación por vía tópica:

La descontaminación cutánea resulta frecuentemente olvidada tras el contacto con solventes orgánicos y pesticidas. Es muy importante que la persona que realiza la acción esté protegida con guantes.

Las acciones a realizar ante una intoxicación por vía tópica serán:

  • Ponerse guantes y evitar que la propia piel entre en contacto con la ropa de la víctima, porque podría intoxicarse también.
  • Colocar a la víctima aún vestida debajo del chorro de agua, para eliminar la sustancia tóxica.
  • Retirar la ropa mojada y continuar bañando al paciente con abundante agua y jabón.
  • Si hay lesión, se debe tratar como una quemadura.
  • Vigilar los signos vitales y mantener las vías respiratorias libres.
  • Trasladar al paciente a un centro hospitalario.

 

Actuación ante intoxicación por vía circulatoria:

Las intoxicaciones por vía circulatoria pueden deberse a:

  • Inoculación:
    • Mordeduras de serpientes y picaduras de alacranes y escorpiones: pueden provocar graves intoxicaciones e incluso ser mortales.
      • Modo de actuación:
        • Colocar un torniquete, no muy apretado, por encima de la mordedura para evitar su rápida difusión por el organismo.
        • Introducir la parte mordida en agua helada o colocar compresas de hielo sobre las lesiones y vendar.
        • Evacuar al accidentado al hospital más cercano .
    • Picaduras de insectos.
      • Modo de actuación:
        • Si se percibe el aguijón, extraerlo.
        • Aplicar sobre la picadura un trozo de tela empapado en amoniaco o agua muy fría.
    • Inyección:
      • En este caso sólo podemos aplicar medidas generales y trasladar al paciente al centro más próximo, pues el tóxico ya está en el torrente circulatorio y habrá que aplicar el antídoto si procede y las medidas para eliminarlo, lo cual corresponde a los profesionales sanitarios.

 

¿Necesitas el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el domicilio? Aquí tienes toda la información, pero también puedes llamar al 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos tus dudas.

(Fuente: University of Maryland. Medical Centre)

inhalar

Procedimiento de administración de aerosoles: cartuchos presurizados de dosis controlada

Los cartuchos presurizados de dosis controlada o MDI son sistemas que dependen de la fuerza de un gas comprimido o licuado para expulsar el contenido del envase y se componen de carcasa, boquilla y válvula dosificadora.

 

 

Al agitar el cartucho, se mezclan los componentes por lo que se forma una suspensión que se libera  de manera uniforme pero de forma rápida por lo que es importante sobre todo en la edad pediátrica utilizar una cámara espaciadora para que el impacto en faringe sea mínimo y los efectos secundarios de irritación local y locales como afonía o candidiasis no se produzcan.

La utilización de este dispositivo sin cámara requiere una perfecta sintonización entre la activación de la válvula y la inspiración siendo mayor el depósito pulmonar cuando el MDI se mantiene a 4 centímetros de la boca, por lo que conlleva más inconvenientes que ventajas, consiguiendo un depósito bronquial entre  el 10 y el 15 por ciento, ya que el resto impacta en orofaringe.

 

Ventajas:

  • Pequeño tamaño para trasportarlo.
  • No necesita fuente de energía.
  • Fácil de conservar y limpieza.
  • Contiene multidosis y son baratos.
  • Administra la dosis exacta del fármaco.
  • No flujos inspiratorios altos.

 

Inconvenientes:

  • No conocer la técnica adecuada.
  • Disparar el cartucho antes o al final de la inspiración.
  • Efecto Freón-frío: interrupción de inspiración al impactar las partículas en la pared posterior de la faringe.
  • Facilita el abuso.
  • Los gases pueden producir irritación.
  • No disponer de contador de dosis.
  • No es adecuada en niños.

 

Técnica de inhalación con MDI:

  • Agitar el MDI y destapar.
  • Mantenerlo entre el índice y el pulgar de la mano.
  • Adaptar los labios a la boquilla de la cámara y espirar lentamente.
  • Inspirar lentamente y accionar el pulsador.
  • Retirar el cartucho y realizar apnea postinspiratoria de unos 10 segundos.
  • Espirar el aire lentamente.

 

¿Trabajas en un centro de atención sociosanitaria y aún no tienes el título oficial? Nosotros te ayudamos a conseguir el Certificado de profesionalidad, que será imprescindible a partir del 1 de enero de 2016. Aquí te contamos cómo.

cruzroja

Escalas para la valoración: Índice de Lawton y Brody y Escala de la Cruz Roja

Dos de las escalas más utilizadas para valorar la función física de un usuario de atención sociosanitaria son las de Lawton y Brody y la de la Cruz Roja. Ambas vieron la luz alrededor de 1970 y aún hoy permanecen vigentes a la hora de estudiar a los mayores.

cruzroja

Índice de Lawton y Brody

Este instrumento fue publicado en 1969 y construido específicamente para su uso con población anciana (aquí tienes un ejemplo práctico). Recoge información sobre ocho apartados diferentes:

  • Usar el teléfono.
  • Ir de compras.
  • Preparar la comida.
  • Realizar tareas del hogar.
  • Lavar la ropa.
  • Utilizar transportes.
  • Controlar la medicación.
  • Manejar dinero.

Hay dos posibilidades de puntuación:

  • Puntuación dicotómica: varía entre 0 y 8 puntos.
  • Puntuación lineal: varía entre 8 y 31 puntos.

Puntuación:

  • 8 puntos corresponde a la máxima dependencia.
  • Entre 8 y 20 puntos precisan ayuda para la realización de las tareas.
  • Más de 20 puntos son personas dependientes para las AVD.

                                                                                                                                                        

Escala de incapacidad física de Cruz Roja (CRF)

Este índice fue creado por el equipo del servicio de geriatría de Cruz Roja de Madrid en 1972 y se trata de una escala muy difundida en nuestro país, ya que permite obtener una impresión rápida y cuantificada del grado de incapacidad de un usuario (ejemplo práctico).

Se evalúan:

  • AVD (actividades de la vida diaria).
  • Ayuda instrumental para la deambulación.
  • Nivel de restricción de movilidad.
  • Continencia de esfínteres.

Gradúa la incapacidad del anciano en números enteros, del 0 (independiente) al 5 (máxima dependencia).

Presenta dos inconvenientes importantes: por un lado, al valorar en conjunto todas las actividades de la vida diaria y, por otro, al aportar datos aislados sobre incontinencia.

 

Si quieres trabajar con personas mayores o dependientes y aún no tienes un título oficial, Más Que Mayores puede ayudarte. Llama al teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas sobre para poder conseguir el Certificado de Profesionalidad.

liquido

¿Sabes qué es la incontinencia urinaria y cómo puedes ayudar a quien lo sufre?

La incontinencia urinaria es un problema de gran incidencia en la población mayor. Un 15% de las personas de más de 75 años están afectadas. Es más frecuente entre las mujeres en una proporción de dos a uno respecto a los hombres.

liquido

La incontinencia urinaria se define como una pérdida involuntaria de orina que aparece frecuentemente en personas mayores dependientes, generando problemas físicos y psicológicos y empeorando su calidad de vida.

Es necesario aclarar que la incontinencia no está asociada sólo al envejecimiento. Es mucho más habitual con los años, pero lo es porque son mucho más frecuentes las causas que la provocan. Lo primero debe ser, por lo tanto, buscar el origen.

Ante un problema de incontinencia debe acudir a su médico de atención primaria o su médico especialista en geriatría para que estudie la incontinencia y su tipo y establezca el tratamiento pertinente. En muchas ocasiones, puede solucionarse abordando las causas con diversos tratamientos: ejercicios de suelo pélvico, colocación de conos vaginales, medicamentos o cirugía.

Cuando fracasan las medidas terapéuticas anteriores, se recurre al tratamiento paliativo: absorbentes, colectores externos y los catéteres o sondas vesicales.

 

Aspectos psicológicos de la incontinencia urinaria:

  • Las personas con deterioro mental grave pueden no ser conscientes del problema; sin embargo, la vida familiar a veces se ve muy afectada.
  • Otras personas mayores tienen sentimientos de culpa, vergüenza o negación, incluso ante una evidencia clara de incontinencia. Esto dificulta la búsqueda de ayuda.
  • Hay una pérdida de la autoestima, miedo a sufrir reprimendas o a producir rechazo en las personas del entorno.
  • Es frecuente creer que el problema es irresoluble o que es consecuencia de la edad.
  • El manejo insensible o rápido produce confusión y precipita la incontinencia. Debe tranquilizarse a las personas mayores y se les debe asegurar que nadie les culpará si se produce un accidente.

 

Recomendaciones ante la incontinencia:

  • Mantener a la persona limpia y seca. Si se siente sucia, disminuye el interés por controlar la incontinencia.
  • Vigilar la piel de la región genital y glúteos para detectar irritaciones e infecciones.
  • Facilitar el acceso al aseo mediante carteles o flechas que indiquen el camino, ayudando al paciente a desplazarse y eliminando obstáculos.
  • Durante la noche puede ser útil mantener un orinal cerca de la cama y dejar una luz tenue.
  • Utilizar ropa cómoda y amplia, que sea fácil de quitar.
  • Asegurar la higiene genital y de manos después de la eliminación.
  • Estimular la deambulación en cuanto sea posible. Si la incontinencia aparece durante un encamamiento, la movilización puede contribuir a su curación.
  • Una ingesta de líquidos adecuada favorece el funcionamiento vesical. Se pueden limitar las bebidas después de las 18 horas, sobre todo de sustancias diuréticas como café, té, etc.
  • Proporcionar un ambiente de afecto, confianza y privacidad.

 

¿Conoces nuestro curso en Atención y Apoyo Psicosocial Domiciliario? Te ayudará a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que será imprescindible para poder trabajar en un centro de atención sociosanitaria a partir del 1 de enero de 2016.

almohada

Prevención de las úlceras por presión: movilidad y colocación de almohadas

Ya hemos visto anteriormente qué son las úlceras por presión, su localización y clasificación, además de algunas características. Esta vez nos centraremos en la movilidad y la colocación de almohadas para prevenirlas.

almohada

Las actividades preventivas deberán tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Movilidad.
  • Higiene.
  • Incontinencia.
  • Nutrición.
  • Iatrogénica.
  • Protección de las zonas de riesgo.
  • Cuidados generales.


Movilidad:

  • Permanecer encamado el menor tiempo posible.
  • Animar a la deambulación y los interciclos de movilización, por lo menos dos veces al día.
  • Realizar cambios posturales cada 2-4 horas en pacientes encamados y cada hora en pacientes con silla de ruedas.
  • Evitar el roce de prominencias entre sí.
  • Aliviar la presión con almohadas, colchón neumático (agua o aire), cojines de gel de frotación, protector de talones y codos, piel de cordero y felpa.
  • Evitar levantar la cabeza de la cama más de 30 grados.
  • Intentar mantener en todo momento la alineación corporal.


Cambios posturales:

Las personas con cierto grado de movilidad deberán realizar movimientos y cambios de postura frecuentes. En personas con escasa movilidad, es recomendable que el cuidador familiar los realice cada 2 ó 3 horas, siguiendo una rotación cíclica; esto es, alternando posición boca arriba, lateral derecho, lateral izquierdo, boca abajo y sentado.

 


Colocación de almohadas:

Decúbito Supino:

  • Almohada en cabeza.
  • Almohada en gemelos, para facilitar el retorno venoso.
  • Almohada en piecero, para evitar el pie equino.
  • Almohada en trocánter, para evitar la rotación.


Decúbito Lateral:

  • Almohada debajo de la cabeza.
  • Almohada a lo largo de la espalda.
  • Almohada entre las rodillas, para evitar roces.
  • Almohada debajo del brazo.


Decúbito Prono:

  • Almohada debajo de la cabeza.
  • Almohada del abdomen, para evitar tensión muscular.
  • Almohada debajo de las piernas, para favorecer circulación de retorno.
  • Almohada debajo de los hombros, para bajar tensión muscular.


Posición sentado en la cama:

  • Elevar el cabecero 45 y 60 grados (semisentado).
  • Almohada en la región lumbar.
  • Almohada bajo los muslos.
  • Almohada bajo los tobillos.
  • Almohadas laterales para sujetar los brazos si el enfermo no tiene control voluntario.

 

Posición sentado en sillón:

  • Almohada detrás de la cabeza.
  • Almohada debajo del brazo.
  • Almohada debajo de los pies.

 

¿Te gustaría trabajar con personas mayores o dependientes? En Más Que Mayores te ayudamos a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que será obligatorio a partir del próximo 1 de enero de 2016. Llama al número de teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

ayuda

El profesional de atención sociosanitaria: competencias y responsabilidades en las áreas de movilización, traslado y deambulación

El profesional en atención sociosanitaria realiza los cambios de postura y aquellos servicios auxiliares que, de acuerdo con su preparación técnica, le sean encomendados, dividiéndose en este apartado entre los de la ayuda a la deambulación por un lado y los de movilización y traslados por otro.

ayuda

Deambulación

La misión principal del profesional es la de facilitar y apoyar al usuario en el uso de ayudas y soportes para andar como bastones, andadores, muletas…

 

Movilización y traslados

  • Con utilización de ayudas mecánicas:
    • Colaborar en la transferencia con grúa.
    • Colaborar en el traslado de la cama a la bañera hidráulica, con transfer (material para movilizar y manejar pacientes).
    • Utilizar la camilla tijera (consta de dos palas simétricas y telescópicas que se anclan por sus extremos, cuyo tamaño longitudinal puede regularse al ser telescópicas).

 

  • Sin utilización de ayudas mecánicas:
    • Colaborar en la transferencia de la cama a la bañera hidráulica (ajustable en altura) sin ayuda mecánica.
    • Colaborar en el traslado del residente de la cama a la silla de ruedas o al sillón.

 

  • Cambios posturales de la persona:
    • Colaborar en la colocación del residente en las posiciones de decúbito lateral (posición de costado) y prono (posición boca abajo).
    • Colaborar en la incorporación del paciente en la cama a la posición semi-fowler (persona semisentada, con su espalda en ángulo de 30 grados y piernas ligeramente flexionadas).
    • Colaborar en su movilización hacia la cabecera y hacia los lados de la cama.
    • Ayudar al paciente para ponerse de pie.

 

¿Sabes que el próximo 1 de enero las empresas sólo contratarán a aquellos profesionales que tengan un título oficial? Aquí tienes toda la información para conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que te permitirá desarrollar tu carrera profesional en este campo.

terapia

Programas de atención a la dependencia: directos e indirectos

El objetivo de atención a la dependencia de toda institución en su organización es cubrir las necesidades de los usuarios con la mejor atención posible, proporcionando los tratamientos y terapias adecuadas, a través de los programas más eficaces. Se desarrollarán diferentes programas, que pueden ser directos (están dirigidos específicamente al usuario) o indirectos (en los que intervienen sobre factores relacionados con el usuario).

 terapia

Programas directos

Aquellos que intervienen directamente sobre la persona dependiente:

Objetivos de los programas directos:

  • Proporcionar una atención adecuada a las necesidades físicas, psicológicas y sociales del usuario.
  • Lograr la adaptación del usuario al medio residencial y potenciar su relación social dentro del centro.
  • Potenciar su nivel de autonomía.

 

Los programas directos pueden dividirse en 3 categorías:

  • Programas de atención directa: incluye todas las atenciones relacionadas con las actividades de la vida diaria (AVD) de los usuarios. Supervisar, ayudar y asistir para la realización de las AVD. Programas de alimentación, de higiene o de acompañamiento y supervisión.
  • Programas de atención sanitaria: incluye los programas de atención médica, de enfermería, de fisioterapia y de terapia ocupacional. Programas de educación para la salud, programas de rehabilitación, programa de cuidados paliativos, programa de sujeciones y contención física…
  • Programas de atención psicosocial: abarcan las atenciones de tipo psicológico, social y sociocultural y educativo. Programas de intervención clínica (usuarios con trastornos conductuales) y programas de prevención y promoción de la salud.

 

Programas indirectos:

Son los orientados a los familiares, a los profesionales, al entorno… Sus resultados repercutirán en el enfermo, aunque no se trabaje con él directamente.

  • Programas orientados a los familiares: buscan la implicación de los más allegados en la vida del centro y en los órganos de participación de la institución, implicándolos en la atención de los usuarios. Las intervenciones van desde las terapias grupales y de autoayuda hasta los servicios de información y asesoramientos, programas de formación para el cuidado del usuario o para el manejo del estrés, etc.
  • Programas orientados a los profesionales: persiguen conseguir la satisfacción laboral de los expertos, motivar, potenciar el trabajo en equipo y favorecer la formación permanente y continuada. Para ello proporciona recursos y potencia el intercambio de habilidades y conocimientos profesionales.
  • Programas orientados a la comunidad que buscan crear entornos sin barreras, así como conseguir la apertura a la gente que los rodea.

 

Este mes de diciembre comienzan los cursos que otorgarán el Certificado de profesionalidad, el título necesario para poder orientar tu carrera profesional hacia este campo. Infórmate en el teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

 

Despertado

Pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer: trastornos de sueño, alimentación y sexualidad

Al hablar de las pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer, en el pasado hemos visto lo referente a trastornos perceptivos, así como las recomendaciones para enfrentarse a trastornos afectivos. Esta vez haremos hincapié en los trastornos del sueño, la alimentación, la sexualidad y otros.

Despertado

Trastornos del sueño:

Conseguir que la persona con demencia vaya a la cama y, además, duerma y no se mueva es tarea muy difícil. Es frecuente presentar síntomas de lo que se conoce como “inversión de la pauta del sueño”: están despiertos la mayor parte de la noche y duermen durante el día.

  • Síntomas:
    • Insomnio.
    • Agitación nocturna.
    • Somnolencia diurna.

 

  • Pautas a seguir:
    • Mantenga una actitud calmada, no se intranquilice con su familiar.
    • Organícele una actividad física durante el día.
    • Evite cabezadas diurnas o que dure más de 30 minutos.
    • Haga que siempre se vaya a la cama a la misma hora.
    • Prepare cena ligeras y evite el exceso de líquidos antes de ir a la cama, ya que podría aumentar su excitación.
    • El dormitorio debe ser silencioso y con luces tenues.
    • Evitar preocupaciones.

 

Trastornos de conducta alimentaria:

  • Síntomas:
    • Aumento o disminución del apetito.
    • Pérdida de peso y deterioración física.
    • Negación a comer.

 

  • Pautas a seguir:
    • Establecer horarios y simplificar el acto de comer.
    • Controlar el peso de la persona con demencia.
    • Esconder alimentos no permitidos.
    • Consultar con el médico.

 

Trastornos de la sexualidad:

  • Síntomas:
    • Disminución del interés sexual. Impotencia.
    • Desinhibición sexual. Exhibicionismo.

 

  • Pasos a seguir:
    • Mantener la calma.
    • Distracción.
    • Razonar.
    • Fomentar actividades sociales.
    • Uso de prendas de vestir que eviten ciertas conductas.
    • Dentro de lo posible, respetar el deseo sexual.
    • Consultar con el médico.

 

Otras conductas:

Comportamientos ruidosos:

  • Síntomas: llantos, gritos…
  • Pasos a seguir: actuar con calma, distracción. Relajación.

 

Conductas automáticas:

  • Síntomas: repetición de palabras y acciones.
  • Pautas a seguir: distracción.

 

Acusaciones falsas:

  • Síntomas: acusaciones falsas.
  • Pautas a seguir: verificar la acusación. No culpar a la persona con demencia.

 

Demandas excesivas:

  • Síntomas: exigencias elevadas.
  • Pautas a seguir: actuar con calma. Ignorar la exigencia.

 

Persecución:

  • Síntomas: seguir a la persona cuidadora a todas partes.
  • Pautas a seguir: ocuparlo en otras tareas. Adaptarlo a que la persona cuidadora no está siempre presente.

 

Comportamiento repetitivo: son actos involuntarios sin motivación aparente por parte del enfermo, consecuencia de un estado de intranquilidad o excitación (repiten preguntas, se frotan las manos, abren grifos, hacen ruidos sin finalidad aparente…).

  • Síntomas: acciones repetitivas sin finalidad.
  • Pautas a seguir:
    • Acérquese a su familiar con calma y háblele en tono pausado.
    • Presione la parte del cuerpo donde se manifiesta la agitación.
    • Intente distraerle, no le regañe, y algunas veces sólo funciona el que usted lo ignore.
    • Si el gesto que se repite es con las manos, aprovéchelo para doblar ropa, contar pinzas, utilizar un simple monedero.
    • Procure no dejarle solo, se debe supervisar la distancia.

 

No te olvides que, a partir del 1 de enero de 2016, será necesario disponer de un título oficial para poder trabajar con personas mayores y dependientes. Llámanos al número de teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas para que puedas conseguir el Certificado de profesionalidad.

lavado

¿Cómo es el lavado de manos perfecto? Definición, indicaciones y material

El lavado es la técnica que se utiliza para eliminar la suciedad, materia orgánica y microbiótica transitoria de las manos, pero no siempre se hace de la manera correcta ni en el momento necesario.

lavado

Cuándo lavarse las manos:

  • Antes y después del contacto con cada paciente.
  • Entre dos procedimientos con el mismo paciente.
  • Antes de colocarse los guantes.
  • Después de ir al baño.
  • Después de contacto con suciedad o elementos contaminados.
  • Después de estornudar, toser, tocarse el cabello, etc.
  • Después de quitarse los guantes.

Material para el lavado:

  • Jabón líquido neutro, en dispensador desechable, con dosificador.
  • Toalla de papel desechable.

 

Lavado de manos correcto

La eliminación de toda la suciedad y los contaminantes de la piel es de suma importancia. Las manos y otras partes del cuerpo sucias deberían limpiarse al menos al final de la jornada laboral, antes de los descansos o cuando acudimos al servicio.

El método correcto de limpieza también es importante. Desarrollar una técnica adecuada para el lavado de manos es imprescindible para asegurarse de que las manos están completamente limpias. Se debe prestar especial atención al dorso de las manos y a las yemas de los dedos, ya que se olvidan con frecuencia.

Es habitual mojarse las manos antes de aplicar una dosis de jabón en la cuenca de la mano; sin embargo, si se tienen las manos muy sucias es recomendable aplicar el limpiador de manos específico apropiado directamente sobre la piel antes de mojarlas. En todo caso, es importante seguir las instrucciones recomendadas por el fabricante.

Siempre se debe secar bien la piel para evitar que se agriete, especialmente cuando hace frío. Siempre debe tener a mano toallas limpias; las toallas sucias exponen la piel a más suciedad y existe riesgo de infección. Lo ideal sería utilizar toallas de un solo uso, ya que con el uso de toallas compartidas cabe la posibilidad de una contaminación.

 

Lavado de manos incorrecto

No siempre se puede proteger a la piel contra los distintos contaminantes en el lugar de trabajo.  Por lo tanto, la limpieza y el cuidado de las manos es un aspecto importante para adoptar una postura proactiva y holística con el fin de evitar enfermedades de la piel relacionadas con el trabajo.

Sin embargo, para cualquier organización, la puesta en práctica y el mantenimiento de unos hábitos adecuados de higiene de las manos es un reto diario, ya que los hábitos de higiene de las manos no son uniformes entre la población:

  • Los distintos estudios sobre los hábitos de higiene en todo el mundo muestran que sólo el 70% de las personas se lavan las manos y sólo el 30% de las personas realmente utiliza jabón para lavarse las manos.
  • Las personas no se lavan las manos con la frecuencia suficiente o de forma adecuada y, por lo general, se dedican unos 10 segundos a lavarse las manos. Esto elimina alrededor del 90% de los gérmenes de sus manos.
  • Las bacterias crecen y duplican su número en menos de 20 minutos.

 

¿Quieres conseguir el Certificado de profesionalidad de atención sociosanitaria a personas dependientes en el domicilio? Aquí tienes el curso que te permitirá dedicar tu carrera profesional a personas mayores y dependientes.

camas

¿Conoces el procedimiento para centrar al paciente en la cama?

En ocasiones, el enfermo no está centrado en la cama y tiende a irse hacia abajo y/o hacia un lado, pudiendo producirse erosiones u otras  lesiones en la piel. Cuando el enfermo ha resbalado hacia los pies de la misma, nos ayudaremos de las sábanas para desplazarlo hacia arriba, evitando que choquen sus pies con la parte distal de la cama.

camas

Subir hacia el cabecero de la cama con un solo cuidador:

  • Nos situaremos junto a la cabecera de la cama, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas, manteniendo nuestra espalda recta.
  • Tiraremos de la sábana bajera hacia nosotros, desplazando al enfermo hacia arriba.
  • Es importante que al tirar de la sábana, nuestras manos estén lo más cerca posible de los hombros del enfermo.

Subir hacia el cabecero de la cama con dos cuidadores:

  • Nos situaremos a ambos lados de la cama, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas, manteniendo la espalda recta.
  • Tiraremos al mismo tiempo, de la sábana bajera hacia arriba, dejando al enfermo centrado en la cama.
  • Es importante que al tirar de la sábana, estemos lo más cerca posible del cuerpo del enfermo.

 

Desplazamiento lateral con un solo cuidador:

  • Nos situaremos a ambos lados de la cama, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas, manteniendo la espalda recta.
  • Centraremos a la persona asistida con ayuda de la sábana entremetida (sábana transversal que se coloca cuando se hace la cama).
  • Tiraremos de ella desde el lado contrario al que esté desplazado el enfermo.

 

¿Sabes que este mes de diciembre comenzamos dos cursos para conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que será necesario a partir del 1 de enero de 2016 para poder trabajar con personas mayores y dependientes? Llama al 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

ducha

Productos de apoyo relacionados con la higiene: lavarse la parte superior e inferior

Para lavarse tanto la parte superior como la parte inferior del cuerpo es necesario abrir y cerrar los grifos, poner una esponja o un guante de baño, utilizar el jabón, alcanzar a las distintas zonas corporales y secarse. En personas con limitaciones cognitivas o alteraciones del esquema corporal puede resultar útil colocar un panel con pictogramas indicando toda la secuencia a realizar para realizar un lavado y secado adecuados.

ducha

Es indispensable que tanto los útiles de aseo (esponja, gel, etc.) como los grifos estén al alcance de la persona cuando está sentada para que no tenga que desplazarse o inclinarse, pues puede perder el equilibrio. Si la persona tiene alteraciones del equilibrio, es más seguro que realice el lavado sentada (ver asientos de ducha y bañera).

Para secarse, la toalla debe estar al alcance. Si hay dificultad al usarla, puede ser más cómodo utilizar un albornoz o una banda con asas en los extremos para facilitar el agarre. También puede ser útil fijar la toalla por un extremo, en el caso de personas con una sola mano funcional.

Parte inferior del cuerpo

Puede realizarse en la bañera, ducha o en un bidé. Si se utiliza un bidé, es muy frecuente que éste quede demasiado bajo. Para elevarlo, puede sustituirse por uno mural o colocarlo sobre un pedestal, porque si se coloca un alza no será posible llegar a los grifos. También puede sustituirse por un inodoro-bidé o una adaptación que se coloca sobre el inodoro, que dispensa agua y aire calientes para lavar y secar.

Existen diferentes esponjas y cepillos de baño, con mango grueso cuando hay dificultades de prensión, y otros de mango largo para limitaciones de alcance, terminados en una esponja delgada para limpiar entre los dedos de los pies.

 

Parte superior del cuerpo

Cuando hay limitaciones articulares en el hombro, los cepillos y esponjas de baño con mango largo deben poder curvarse para llegar a la espalda.

Es una recomendación importante utilizar grifos termostáticos para evitar quemaduras en personas con problemas de sensibilidad

 

¿Te gusta trabajar con personas mayores o dependientes? Si quieres dedicarte profesionalmente a ello necesitarás un título oficial a partir del 1 de enero. Aquí tienes toda la información para conseguir el Certificado de profesionalidad que te capacitará para ello.

 

residencia

Qué son y qué objetivos tienen los centros residenciales para personas mayores

Son centros que ofrecen atención integral y vivienda permanente a personas mayores, tanto las que puedan valerse por sí mismas, como aquellas que precisen ayuda de otra persona para la realización de las actividades de la vida diaria y que, por su problemática de salud, familiar, social o económica, no pueden permanecer en sus propios domicilios.

 

Existen tres tipos de atención residencial:

  • Atención a Personas Mayores Válidas: destinada a personas que se valen por sí mismas en la realización de las actividades de la vida diaria.
  • Atención a Personas Mayores Asistidas: destinada a personas que no puedan realizar las actividades de la vida diaria, precisando para ello la asistencia de terceros.
  • Atención Psicogeriátrica: destinada a personas mayores con problemas psíquicos o trastornos de conducta que requieran tratamiento especializado.

 

Objetivos:

  • Controlar y seguir terapéutica y farmacológicamente las enfermedades y trastornos detectados.
  • Mejorar y mantener, hasta donde sea posible, la capacidad funcional, mediante técnicas rehabilitadoras.
  • Paliar el deterioro cognitivo mediante técnicas terapéuticas.
  • Prevenir el incremento de la dependencia mediante terapias y programas adecuados.
  • Desarrollar actividades de animación socio-cultural dirigidas y supervisadas por profesionales especializados, con el apoyo del personal de atención directa.
  • Favorecer las buenas relaciones sociales entre las personas usuarias, familiares y personal del centro, interviniendo profesionalmente cuando se detecten conflictos.
  • Impulsar los contactos personales entre personas mayores con el exterior de la residencia de la Tercera Edad.
  • Fomentar los contactos con la familia y parientes de cada persona.
  • Estimular, mediante refuerzos positivos, el ejercicio de los conocimientos y experiencias de las personas usuarias.
  • Favorecer la creatividad y la expresión corporal, mediante talleres y programas de ejercicio físico.
  • Ofrecer un régimen de alimentación sana, equilibrada y variada, con respeto a las dietas especiales.
  • Mantener la buena imagen en la apariencia física de las personas residente.
  • Mantener todas las estancias de la Residencia, perfectamente limpias, bien ventiladas y ordenadas, cuidando especialmente de que no existan malos olores.

 

 

Recuerda que para poder trabajar en una residencia de personas mayores necesitas un título oficial. Puedes conseguir el Certificado de profesionalidad de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales gracias a este curso. Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti en el teléfono 918270540.