Procedimiento de administración de un medicamento por vía oral, sublingual y rectal

Para que un medicamento sea eficaz necesita ser administrado correctamente tanto en la dosis marcada por el médico, como en el horario y el modo de administración. Hay varias formas de tomar los medicamentos, entre ellas la vía oral, sublingual y rectal.

farmaco

Vía oral

El fármaco llega al organismo habitualmente después de la deglución. Una vez en el estómago, se somete a las características de los jugos del mismo, lo que hace que la absorción sea difícil. Cuando llega al intestino delgado cambia el medio y se favorece bastante la absorción.

Las formas farmacológicas más habituales para esta vía de administración son: gotas, jarabes, suspensiones, comprimidos, cápsulas, píldoras, tabletas, colutorios, etc.

Procedimiento de administración de un medicamento por vía oral:

  • Comprobar que hemos realizado los pasos previos a la administración de un fármaco a un paciente.
  • Explicar al paciente que va a tomar la medicación.
  • Lavar las manos y colocar guantes si es necesario.
  • Colocar al paciente en sedestación o con la cabecera suficientemente elevada (en posición Fowler o semi-Fowler).
  • Facilitar agua o zumo de frutas al paciente junto con el medicamento.
  • Permanecer al lado del paciente hasta que ingiera la medicación para descartar cualquier eventualidad o accidente (caída de la medicación, atragantamiento, etc.)
  • Anotar en la gráfica el medicamento administrado, la hora de la administración y quién lo ha administrado.

 

Vía sublingual

Muy similar a la oral, en este caso el medicamento en forma de pastilla o líquido se mantiene debajo de la lengua, para que el fármaco entre por los capilares sublinguales, que permiten una absorción rápida, el primer paso hepático y los ácidos del estómago; por contra, nos encontramos con el problema del mal sabor.

 

Vía rectal

Las formas de administración rectal se utilizan para conseguir efectos locales. También se utilizan cuando existen dificultades para la administración por otras vías. El fármaco se introduce en el organismo directamente (supositorios) o con la ayuda de algún mecanismo (enema, sonda rectal…).

La absorción se realiza a través del la red de capilares que irriga la mucosa rectal, red que evita en parte el paso por el hígado antes de incorporarse a la circulación sistémica. Su principal inconveniente es que la absorción es muy errática, debido a la presencia de materia fecal que dificulta el contacto del fármaco con la mucosa.

Las formas farmacológicas más habituales son: supositorios, enemas, pomadas rectales, etc.

Procedimiento de administración de un medicamento por vía rectal

  • Comprobar que hemos realizado los pasos previos a la administración de un fármaco a un paciente.
  • Explicar al paciente el procedimiento.
  • Lavar las manos y colocar guantes.
  • Posicionar al paciente en decúbito lateral izquierdo, de forma que se encuentre cómodo.
  • Separar con una mano los glúteos y administrar la medicación con la otra mano, atravesando el esfínter anal.
  • Cuando el medicamento sea un enema, es posible que sea necesaria la utilización de un lubricante antes de la introducción en el recto del dispositivo de aplicación.
  • Pedir al paciente que mantenga la posición, con las nalgas oprimidas y que aguante el deseo de defecar durante unos minutos.
  • Anotar en la gráfica el medicamento administrado y la hora de la administración.

 

¿Sabes que tenemos un curso especializado en Higiene y atención Sociosanitaria Domiciliaria para que amplíes tu formación en este campo?