Incontinencia urinaria: así son los colectores peneanos y la sonda vesical

Ya sabemos qué es la incontinencia urinaria, cómo ayudar a quien la sufre y cómo se utilizan los pañales absorventes. Ahora analizaremos qué son los colectores peneanos y la sonda vesical, dos ayudas importantes para quienes padecen este problema.

 colectores

Colectores peneanos de orina:

Es una funda de látex que se coloca en el pene, con un tubo de salida que se conecta a una bolsa colectora de orina. Este sistema es exclusivo para hombres y no está indicado cuando el pene es pequeño y está retraído.

Los hay de distintos tamaños, por lo que es preciso elegir la talla adecuada para evitar que el pene quede comprimido o que el dispositivo se suelte o se tuerza.

El sistema de sujeción más utilizado son las tiras adhesivas que se pegan en la piel del pene y después en el colector. Aunque pueden ser de utilidad, quizás no se usen por las complicaciones de dolor e irritación que el uso prolongado puede ocasionar en el pene.

Supone una alternativa al sondaje en varones que no tienen problemas de obstrucción en la salida de la orina.

Consejos generales:

  • Cambiar directamente el colector para prevenir las infecciones urinarias.
  • Proteger la piel del pene y cuidarla todos los días para impedir que se maceren.

 

Sonda vesical:

Se puede utilizar de forma transitoria en personas incontinentes que tienen úlceras por presión, dermatitis importantes o en personas que no se pueden mover por diversas causas (por ejemplo personas con fracturas de cadera).

La sonda evitará que se encuentre mojada la piel y macerada, lo que aumenta la úlcera por presión y la infecta.

No es el método más recomendable a largo plazo porque todas aquellas personas con sonda vesical tienen más riesgo de infecciones urinarias. No obstante, hay personas que deben llevarlas durante un largo periodo de tiempo; por ejemplo, aquellas que están esperando una operación de próstata o que tienen algún tumor que produce retenciones de orina.

  • Las sondas son de dos tipos: de látex y de silicona.
    • La sonda de látex debe cambiarse cada 2-3 semanas
    • La sonda se silicona, cada 2-3 meses.
  • Si no se realiza el cambio (por el personal de enfermería de atención primaria) las infecciones urinarias son muy frecuentes.

Cuidados de la sonda:

  • Hay que procurar mantener la máxima higiene cuando tenga que manipular la sonda, cambios de bolsa, etc. Limpie la zona perineal cada 12 horas.
  • Mantenga la sonda permeable y lávela si sospecha obstrucción.
  • Vacíe la bolsa urinaria cada 8 horas o cuando esté llena.
  • La bolsa nunca debe estar por el suelo ni por encima de la vejiga, ya que en el primer caso puede contaminarse con bacterias del suelo y, en el segundo, debido a su ubicación, puede entrar la orina de nuevo en la vejiga, lo que también aumenta el riesgo de infecciones.
  • Recuerde las fechas en que se debe cambiar la sonda vesical permanentemente y alerte a su médico o enfermera cuando se vaya a cumplir el plazo.
  • Vigile la aparición de escalofríos o dolor lumbar y avise a su médico si aparecen.
  • Observe la orina y, si aparece turbia, con sangre o mal olor, consulte al médico.

 

¿Sabes lo que tienes que hacer para conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que te permite trabajar con personas mayores y dependientes? Llama al teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.