Pautas para el cuidador de enfermos de Alzheimer: cambios en la conducta psicomotora

Cuando hablamos de las pautas que los cuidadores de enfermos de Alzheimer deben seguir las dividimos en varios sectores: trastornos de sueño o alimentación, trastornos perceptivos, etc. Esta vez nos referiremos a los cambios en la conducta psicomotora.  

orientacion

Vagabundeo

En ocasiones, el mayor con Alzheimer permanece andando durante mucho tiempo sin rumbo fijo y sin motivo aparente. Resulta casi imposible que se siente, pues volverá a levantarse, yendo de un lado para otro. Este tipo de conducta puede ser un problema cuando se produce en lugares inadecuados o existe un riesgo de caída o de fuga.

  • Posibles causas:
    • Necesidad de realizar una actividad física.
    • Expresión de una sensación de malestar, dolor, hambre, sed…
    • Necesidad de acudir al aseo.
    • Por desorientación: el enfermo no recuerda dónde se encuentra, se siente confuso, es la búsqueda interminable de “algo”·
  • Síntomas:
    • Deambulación sin objetivo ninguno.
    • Deambulación errante.
    • Desorientación.
  • Pautas a seguir:
    • Entorno físico seguro, sin barreras arquitectónicas.
    • Facilitarles un ejercicio físico regular controlado. Puede acompañar a su familiar a dar paseos al aire libre o incluso realizar una sencilla tabla de gimnasia. Mantener una rutina activa, ya que es primordial que realicen todos los días las mismas actividades, a la misma hora y en los mismos lugares. Esto les proporcionará seguridad.
    • Proporcionar orientación frecuente. Utilizar señales de orientación (con letras o dibujos en las diferentes habitaciones de la casa).
    • Ejercicios de orientación a la realidad.
    • Cambios graduales.
    • Evitar cambios de domicilio.
    • Evitar viajes innecesarios.
    • Usar tarjetas con instrucciones.
    • Proteger el hogar con cerraduras y sistemas de seguridad. Usar brazaletes identificadores, por si llegara a perderse.
    • Presencia de la persona cuidadora.

Programe una actividad de paseo o de ejercicio diario y evite el riesgo de fugas con un sistema de seguridad en el hogar.

 

Agitación y agresividad

El enfermo con demencia puede volverse agresivo  con las personas más cercanas sin motivo aparente. Este comportamiento puede desencadenarse por:

  • Posibles causas:
    • Sentimientos de frustración o inutilidad al no poder realizar las actividades más básicas.
    • Dolor oculto.
    • Cambios en la rutina cotidiana.
    • Efectos de alguna medicación.
  • Síntomas:
    • Actividad física (golpes, patadas…).
    • Actividad verbal (insultos).
    • Actividad facial (gestos).
    • Gritos, discusiones.
  • Pautas a seguir:
    • Nunca gritarles o regañarles.
    • Intervenir pronto.
    • Prevenir las situaciones que desencadenan el problema.
    • Comunicación no verbal positiva: voz suave, de frente y sin posturas amenazantes.
    • Distracción: dirigir la atención del enfermo hacia otras cosas. Hablarle de cualquier tema de forma tranquila a fin de distraerle.
    • Prudencia con las contenciones físicas.
    • Explicarles las actividades que se van a hacer y darles tiempo.
    • Refuerzo positivo ante conductas aceptables.
    • Asegurar la seguridad de la persona en situación de dependencia y de la persona cuidadora.
    • Consultar con el médico, puede ser conveniente revisar la medicación.

No pierda la calma ni utilice la medicación como primera medida.

 

¿sabes lo que pasará a partir del 1 de enero de 2016? Necesitarás un título oficial para poder trabajar con personas mayores o dependientes. Llama al 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas sobre cómo conseguir el Certificado de profesionalidad.