Residencias para personas mayores: tipos, objetivos, servicios y requisitos

Una residencia para personas mayores es un centro de servicios sociales destinado a procurar una alternativa de alojamiento (temporal o permanente) para personas mayores de 65 años o aquellas que, superando los cincuenta, sean pensionistas por cualquier contingencia. Allí se les procurará alojamiento, alimentación y una atención integral que favorezca su desarrollo personal.

 residencia

Tipos de residencia:

  • Residencia para válidos: es un centro destinado a la atención social de personas mayores que, valiéndose por sí mismas para las actividades de la vida diaria, no pueden permanecer en su propio domicilio por distintas circunstancias.

No presentarán barreras arquitectónicas y dispondrán de ascensor si hay más de una planta.

  • Residencia mixta: centro destinado a la atención social de personas mayores que mayoritariamente puedan valerse por sí mismas, pero dotado de una unidad para la atención de personas afectadas de minusvalía física o psíquica.

No presentarán barreras arquitectónicas y contarán al menos con sectorización y doble vía de evacuación como medida de prevención en caso de incendio.

  • Residencia asistida: centro destinado a la atención social de personas mayores afectadas de minusvalías físicas o psíquicas que requieren, además de los cuidados ordinarios, una atención de enfermería y vigilancia médica.

No presentarán barreras arquitectónicas y contarán al menos con sectorización y doble vía de evacuación como medida de prevención en caso de incendio.

 

Objetivos básicos de los centros:

  • Atención de las necesidades personales básicas, terapéuticas y socioculturales de los mayores.
  • Mantener el máximo grado de autonomía de los mayores que se alojen en las mismas.

 

Servicios que se pueden prestar:

  • Alojamiento.
  • Rehabilitación.
  • Atención social y psicológica.
  • Manutención con seguimiento de las dietas y prescripciones médicas.
  • Vigilancia y cuidados del estado de salud.
  • Cuidados personales (aseo, lavado de ropa etc.).
  • Actividades ocupacionales y culturales.
  • Lavandería.
  • Peluquería.
  • Podología.
  • Otros.

 

Requisitos de acceso:

Centros públicos:

  • Estar empadronado en el municipio donde se encuentre la residencia en los 2 años anteriores.
  • No precisar atención sanitaria en centro sanitario con internamiento (hospital).
  • No padecer trastornos de conducta que puedan perturbar gravemente la normal convivencia en el centro.
  • No haber sido sancionado con expulsión de una de las plazas integradas en la red del Gobierno de esa comunidad autónoma.
  • Haber sido calificada como persona asistida-dependiente moderado o dependiente severo (valoración médica y social) y obtener la puntuación exigida para el centro asignado.
  • Tener cumplidos los 65 años o 60 con grado de dependencia severa o moderada.
  • Firma de contrato de atención a personas mayores.

 

Centros privados:

  • Disponer de plazas libres adecuadas a las características de los usuarios.
  • Posibilidad de pago de la cuota establecida por el centro según Tarifa de precios sellada por el Gobierno de la Comunidad Autónoma.
  • Estar de acuerdo con las condiciones del Reglamento de Régimen Interior.

 

¿Te gustaría trabajar en una residencia para mayores? Muy pronto necesitarás de un título oficial para poder hacerlo, pero puedes conseguirlo con este curso que te proporcionará el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales.