¿Sabes qué es la Demencia Vascular, la Demencia en la enfermedad de Pick o la Demencia en la enfermedad de Huntington?

Uno de cada cinco mayores de 80 años sufre algún tipo de demencia; dos de cada 100 personas que han superado los 60 años, también. Pero, al igual que cada persona es un mundo, hay distintos tipos de demencia que afectan de manera diferente a los mayores. (Descubre nuestro curso en Atención y Apoyo Psicosocial Domiciliario en el que aprenderás más en este campo).

demencia

Demencia vascular

La demencia vascular o multi-infarto comprende todo un grupo de alteraciones cognoscitivas demenciales consecutivas a diversos tipos de alteraciones originadas por hemorragias, trombos, infartos, etc. en el cerebro.

Se distingue del Alzheimer por el modo de comienzo, las características clínicas y la evolución. El comienzo de la enfermedad tiene lugar en la edad avanzada: el cuadro suele ser brusco, como consecuencia de un episodio isquémico aislado y el deterioro cursa con brotes pues normalmente ocurren accidentes o microaccidentes repetidos. Después de un empeoramiento, suele haber periodos de recuperación parcial, al ponerse en marcha los mecanismos de reparación cerebral.

Los factores de mayor riesgo para padecer una demencia de tipo vascular son: hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, etc.

El deterioro cognoscitivo suele ser desigual, de tal manera que puede haber una pérdida de memoria, un deterioro intelectual, labilidad emocional con episodios depresivos pasajeros, llantos o risas intempestivas, obnubilación de conciencia o de delirium transitorios, a menudo provocados por nuevos infartos y signos neurológicos focales, mientras que la conciencia de enfermedad y la capacidad de juicio pueden estar relativamente conservadas.

 

Demencia en la enfermedad de Pick

Es una demencia progresiva de comienzo en la edad media de la vida (entre 50 – 60 años) caracterizada por cambios precoces y lentamente progresivos de carácter y por alteraciones del comportamiento, que evolucionan hacia un deterioro de la inteligencia, de la memoria y del lenguaje, acompañado de apatía o de euforia.

El cuadro neuropatológico corresponde a una atrofia selectiva de los lóbulos frontales y temporales, junto a una gliosis de la corteza, de la sustancia blanca correspondiente y de los ganglios basales. En las zonas afectadas se observan células de Pick.

Para el diagnóstico se requiere:

  • Una demencia progresiva.
  • Predominio de rasgos de afectación frontal, tales como euforia, embotamiento afectivo, pérdida de las normas de educación, desinhibición y apatía o inquietud.
  • Trastornos del comportamiento que preceden al deterioro de la memoria y lentamente progresivos de carácter y por alteraciones del comportamiento, que evolucionan hacia un deterioro de la inteligencia, de la memoria y del lenguaje, acompañado de apatía o de euforia.

 

Demencia en la enfermedad de Huntington.

Se trata de una demencia que se presenta formando parte de una degeneración selectiva de tejido cerebral a nivel de los ganglios basales. Es trasmitida por un único gen autosómico dominante.

Los síntomas surgen hacia la tercera o cuarta década de vida y la incidencia en ambos sexos es probablemente la misma. En algunos casos los primeros síntomas pueden ser depresión, ansiedad o síntomas claramente paranoides, acompañados de cambios de personalidad.

La evolución es lenta, llevando a la muerte normalmente al cabo de 10 a 15 años. Las pautas de diagnóstico son la asociación de movimientos coreiformes, demencia y antecedentes familiares de enfermedad de Huntington, aunque hay casos esporádicos.

Dentro de este tipo se incluye la demencia en el corea de Huntington.