¿Conoces el procedimiento para la realización de la cama cerrada desocupada?

Hay tres circunstancias que provocan que se ponga en marcha el procedimiento para realizar una cama cerrada desocupada. Puede ser que la cama se prepare para un paciente de nuevo ingreso, puede que la cama quedara vacía tras el alta, traslado o fallecimiento del paciente o que el enfermo, por su estado de salud, pueda lavarse y deambular mientras se arregla la cama.

 camas

Material necesario:

  • Carro de lencería.
  • Funda de colchón (si se precisa).
  • Dos sábanas: bajera y encimera.
  • Una entremetida.
  • Una colcha.
  • Una funda de almohada.
  • Mantas (si se precisa).
  • Bolsa para ropa sucia.
  • Guantes desechables.
  • Grúa, si fuera necesario.

 

Pasos a seguir:

  • Lávate las manos y ponte los guantes.
  • Coloca la cama en posición horizontal y comprueba que queda frenada.
  • Retira la ropa sucia e introdúcela en la bolsa correspondiente.
  • Quita la colcha y la manta. Si se va a volver a utilizar, se doblarán y reservarán encima de una silla para su colocación posterior. En caso contrario, se aflojan y se sacan de los laterales para enrollarlas sobre sí mismas, sin airearlas. Esto es importante para evitar la diseminación de microorganismos en el ambiente. Obra igual con respecto a las sábanas. A continuación, introduce la ropa sucia en una bolsa.
  • Suelen existir unos códigos de colores para las bolsas, con el fin de clasificar su contenido y proceder a efectuar el tratamiento más conveniente.
  • Coloca la funda del colchón debidamente ajustada si no está sucia; de lo contrario cámbiala.
  • Extiende la sábana bajera sobre el colchón, remetiendo primero la cabecera y, luego, los pies. Dobla las esquinas en inglete o en forma de mitra con un ángulo de 45º.
  • A continuación, remete los laterales. La sábana ha de estar bien centrada con respecto al colchón y no debe presentar pliegues ni arrugas, ya que ello puede afectar a la comodidad del paciente, predisponiéndole para la aparición de úlceras por presión.
  • Colocar la “entremetida” a unos 30 centímetros de la cabecera del colchón y remeter debajo del mismo.
  • Coloca la sábana encimera en el centro del colchón y despliégala longitudinalmente. El dobladillo ancho se debe poner al nivel del borde superior del colchón. Mete la sábana en los pies y efectúa la técnica de las esquinas.
  • Extiende la manta sobre la sábana encimera, dejándola a unos 20 ó 25 centímetros del borde superior de la encimera. Remete los pies y haz las esquinas.
  • Para facilitar la movilidad del paciente se suele hacer un pliegue a nivel de los pies o aflojar la sábana encimera y la manta.
  • Coloca la colcha sobre la manta hasta el extremo del colchón y dobla lo que sobra dentro de la manta. Remete el extremo inferior de la colcha y manta, sujetando las esquinas. Los laterales quedan colgando.
  • Haz el dobladillo o embozo de la sábana encimera sobre la manta y la colcha, procurando que quede a una altura suficiente para cubrir los hombros del paciente.
  • Pon la funda a la almohada.
  • Pon la almohada sobre la cabecera de la cama de forma que la costura quede en la parte lateral.
  • Lávate las manos.

 

Observaciones:

  • Evitar el contacto de la ropa sucia con el uniforme del personal.
  • Llevar a cada habitación sólo la ropa necesaria.
  • Evitar sacudir la ropa cuando se despliegue.
  • Si el paciente lo precisa, se colocará un protector debajo de la entremetida.

 

¿Te gustaría trabajar en un centro de atención sociosanitaria? Ya sabes que a partir del 1 de enero de 2016 sólo podrás hacerlo si dispones de un título oficial y nosotros te ayudamos a conseguir el Certificado de profesionalidad que te permitirá orientar tu carrera profesional a este campo.