Prevención de las úlceras por presión: higiene, incontinencia, nutrición o yatrogenia

Al hablar de las úlceras por presión ya hemos hecho hincapié tanto en qué son y su localización como en su prevención mediante la movilidad y la colocación de las almohadas para prevenirlas. Ahora te daremos varias indicaciones para evitar este problema en cuanto a higiene, incontinencia, nutrición, yatrogenia y otros cuidados.

agua

Recomendaciones de higiene:

  • Utilizar una esponjilla para cada parte del cuerpo.
  • Realizar una correcta higiene corporal mediante lavado con agua y jabón seguido de aclarado y perfecto secado (especial atención a los pliegues cutáneos).
  • No aplicar jabón en la úlcera.
  • Hidratación corporal con crema.
  • No masajear prominencias óseas.
  • No utilizar ningún tipo de alcoholes.
  • Si se hidrata con vaselina líquida, extenderla antes de secar al paciente.
  • No dar masajes intensos.

 

Recomendaciones sobre incontinencia:

  • Ante pérdidas involuntarias de orina es importante la valoración de la implantación de sonda o colector urinarios.
  • Con cada cambio de pañal, lavar e hidratar la zona.
  • Reeducación de esfínteres.

 

Recomendaciones de nutrición:

  • Valoración dietética: alimentación adecuada a su edad y patología.
  • Aporte de líquidos: mínimo 2 litros al día, si no existe contraindicación médica.
  • Administrar suplementos hiperprotéicos si no toma una dieta completa.
  • Dar suplementos minerales (zinc, hierro, cobre) y vitaminas (A, B, C).
  • Si presenta problemas en la deglución, emplear espesantes y gelatinas.

 

Recomendaciones sobre yatrogenia:

Son úlceras que se producen por el roce continuo de un recurso instrumental imprescindible para el tratamiento y/o diagnóstico.

Se debe tener especial cuidado con:

  • Nariz: cambiar diariamente apósito de fijación de SNG y mover apoyo en la mucosa gástrica.
  • Boca: por fijación de tubos endotraqueales realizar igualmente movilización.
  • Meato urinario: lesiones por sondaje vesical (hombres en prepucio y mujeres en labios vaginales); se deben cambiar los puntos de apoyo.
  • Muñecas, codos y talones: por sujeciones mecánicas. Proteger la piel.
  • Orejas: por gomillas de mascarilla de oxígeno, proteger del contacto directo utilizando gasas.
  • Pómulos: por gafas nasales, vigilar presión y movilizar.
  • Talones, piernas y tronco: por escayolas, proteger previamente la piel y vigilar.
  • Glúteos: debido a las cuñas, intentar mantenerlas el menor tiempo posible, no realizar arrastre.

 

Recomendaciones sobre protección de zonas de riesgo:

  • Las zonas más frecuentes de aparición de UPP son: sacro, glúteos, talones y trocánteres.
  • Colocar una almohada en los pies para q los talones queden al aire.
  • Los codos se protegerán con vendaje de algodón, procurando mantener los brazos en flexión anatómica.
  • Igualmente se realizará en los talones hasta el tobillo y dejando los dedos a la vista.
  • Utilizar placas de protección en sacro y trocánteres, además de los métodos de movilización e utilización de superficies de apoyo especiales para aliviar la presión.

 

Cuidados generales:

  • Identificar aquellos procesos que puedan incidir en el desarrollo de úlceras por presión:
    • Alteraciones respiratorias.
    • Alteraciones circulatorias.
    • Alteraciones metabólicas.
    • Alteraciones por tratamiento farmacológico:
      • Sedantes, pueden interferir en la movilidad.
      • Corticoides, que pueden actuar sobre los tejidos disminuyendo la resistencia e inhibiendo por lo tanto la cicatrización.
      • Citostáticos, debido al riesgo de necrosis asociado a la quimioterapia endovenosa.
    • Identificar y corregir cualquier déficit nutricional.
    • Asegurar un estado de hidratación adecuado.

 

No olvides que a partir del 1 de enero sólo podrán trabajar con mayores y personas dependientes aquellos que dispongan de un título oficial como el Certificado de profesionalidad. Llama al número de teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.