Primeros auxilios por intoxicaciones: causas, vías y señales

Las intoxicaciones son aquellas situaciones de emergencia que se producen como consecuencia de la entrada de tóxicos en el organismo. Se puede definir tóxico como cualquier sustancia que, en cantidades pequeñas, produce daños a los seres vivos. Pero hay sustancias que administradas en grandes dosis también producen intoxicaciones.

intoxicacion

Las intoxicaciones o envenenamientos pueden presentarse por:

  • Dosis excesivas de medicamentos o drogas.
  • Ingesta de venenos.
  • Utilización inadecuada de insecticidas, derivados del petróleo, pinturas o productos de limpieza.
  • Por inhalación de gases tóxicos.
  • Consumo de alimentos en fase de descomposición o de productos caducados.
  • Ingestión de bebidas alcohólicas.

 

La intoxicación se puede producir por cuatro vías:

  • Vía respiratoria o inhalatoria: se produce por inhalación de gases tóxicos como fungicidas, herbicidas, insecticidas, dióxido de carbono (producido en incendios), monóxido de carbono (producido por mala combustión, por estufas de gas y leña), cloro (depositado en muchas piscinas), bióxido de carbono (de pozos y alcantarillado), así como los vapores producidos por algunos productos domésticos (pegamentos, pinturas y productos de limpieza).
  • Vía tópica o cutánea: por absorción o contacto con determinadas sustancias como insecticidas, derivados de plantas, etc.
  • Vía digestiva o por ingesta: por ingestión de alimentos en descomposición o caducados, sustancias cáusticas y medicamentos.
  • Vía circulatoria: por inoculación o introducción de sustancias tóxicas producidas por ciertos animales (picaduras de insectos o reptiles) o por inyección intravenosa de medicamentos (sobredosis, reacción alérgica o medicamentos caducados).

 

Señales de intoxicación:

No existen unas señales típicas de intoxicación; éstas van a depender de la naturaleza del tóxico, la sensibilidad de la víctima, así como la vía de penetración.

  • Cambios en el estado de conciencia: delirio, convulsiones, pérdida de conocimiento…
  • Dificultad para respirar y cianosis, que es la coloración azulada de la piel o de las membranas mucosas a causa de una deficiencia de oxígeno en la sangre.
  • Vómito o diarrea.
  • Quemaduras alrededor de la boca, la lengua o la piel si el tóxico ingerido es un cáustico (como la lejía o un limpiador de tuberías).
  • Mal aliento por la ingestión de sustancias minerales.
  • Pupilas dilatadas (o midriáticas) o contraídas (o mióticas).
  • Dolor de estómago.
  • Trastornos de la visión (visión doble o manchas en la visión).
  • Lesiones en la piel y prurito o picor.

 

¿Sabes que estás mucho más cerca de lo que crees de poder trabajar con personas mayores o dependientes? Este curso en Apoyo en la organización de intervenciones en el ámbito institucional te ayudará a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título imprescindible para poder dedicar tu carrera a este campo profesional.

(Fuente: University of Maryland. Medical Centre. Encyclopedia)