Qué servicios tienen los centros residenciales para personas mayores y a quién benefician

Ya hemos hablado anteriormente sobre qué son y qué objetivos tienen los centros residenciales para personas mayores. Ahora profundizaremos en los servicios que ofrecen este tipo de instituciones y quiénes son las personas que se pueden beneficiar de ellos.

residencia

Las personas mayores pueden disfrutar de dos tipos de estancias en los centros residenciales:

  • Estancias permanentes: los beneficiarios residen de forma permanente e indefinida y reciben todos los servicios que ofrece cada centro.
  • Estancias temporales: tendrán una duración máxima de tres meses para las personas mayores dependientes que reciben todos los servicios del centro durante su estancia. Los residentes pueden beneficiarse de estas estancias por descanso del cuidador o familiar, convalecencia de una enfermedad…

 

Servicios:

  • Hoteleros: alojamiento, habitaciones personalizadas, comedores, dietas adecuadas…
  • Lavandería: limpieza de ropa personal.
  • Limpieza de las instalaciones.
  • Mantenimiento.
  • Servicio telefónico.
  • Custodia de propiedades personales.
  • Cafetería.
  • Transporte.
  • Cuidados personales y atención personalizada.
  • Valoración con plan de atención individualizado.
  • Actividades de la vida diaria: higiene personal, aseo y vestido; estética del usuario, servicio de peluquería; apoyo para la movilización; alimentación; administración de medicación; atención nocturna.
  • Manejo de trastornos de comportamiento.
  • Ayuda para actividades instrumentales: ayudas técnicas, gestiones personales…
  • Sanitarios: atención médica, enfermería 24 horas, fisioterapia…
  • Psicosociales: atención social, terapia ocupacional, voluntariado y atención psicológica.
  • Servicio de información / atención y participación al usuario y la familia.

 

Beneficiarios:

Podrán ser beneficiarios las personas que reúnan los requisitos siguientes, entre otros:

  • Haber alcanzado la edad de 60 años.
  • No padecer enfermedad infectocontagiosa o enfermedad clínica que requiera atención imprescindible en centro hospitalario.
  • No padecer trastornos mentales graves que puedan alterar la normal convivencia en el centro, ni demencia senil avanzada que requiera tratamiento en un centro psiquiátrico.
  • Haber obtenido, conforme al baremo en vigor, la puntuación exigida en cada momento para el ingreso en la residencia solicitada.

Podrán adquirir la condición de residente en el centro residencial el cónyuge o pareja del beneficiario, aunque éstos no hayan alcanzado la edad de 60 años.

 

Si te gustaría trabajar con personas mayores o dependientes necesitas el Certificado de profesionalidad o un título oficial que te permite desarrollar tu carrera en este campo. Nosotros te ayudamos a conseguirlo con nuestros cursos online.