Qué son las escalas para valorar la función cognitiva del usuario y qué tipos existen

La prevalencia de deterioro cognitivo en el anciano es alta (un 20 por ciento en los mayores de 80 años), aunque varía en función de la población estudiada (siendo mayor en residencias asistidas y menor en pacientes que viven en el domicilio) y en función de la metodología empleada en el estudio.

cuestionario

La importancia del deterioro cognitivo viene dada no sólo por su elevada prevalencia, sino por la tendencia a la asociación con trastornos conductuales,  por la mayor utilización de recursos sociosanitarios, apareciendo durante su curso alguno de los principales síndromes geriátricos como inmovilidad, incontinencia, caídas, impactación fecal, UPP…

Conocer el grado de deterioro cognitivo nos permite:

  • Estimar la calidad de la información que aporta el paciente sobre sí mismo y su enfermedad.
  • Valorar su capacidad para comprender la información que recibe.
  • Detectar los cambios en el nivel cognitivo a lo largo del tiempo, lo cual influirá en las futuras decisiones diagnósticas, terapéuticas y de ubicación.

La entrevista clínica comienza desde el momento que el paciente entra por la puerta de la consulta, su forma de caminar, inestabilidad al sentarse, pasando por su atuendo, aseo personal, el tono y melodía de la voz, por quién viene acompañado, hasta la temperatura y fuerza de la mano cuando nos saluda.

Todo esto nos dará antes de comenzar la entrevista médica información muy valiosa sobre la situación mental y afectiva del paciente. Resulta conveniente, siempre que sea posible, completar la entrevista hablando por separado con el paciente y con la familia para contrastar la información.

A la hora de explorar la esfera cognitiva, debemos interrogar acerca de:

  • Nivel de escolarización, profesión.
  • Presencia de factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, fibrilación auricular).
  • Historia familiar de demencia.
  • Antecedentes psiquiátricos.
  • Consumo de fármacos y tóxicos.
  • Motivo de consulta, forma de inicio y evolución de los síntomas.
  • Orientación.
  • Quejas de deterioro de memoria.
  • Problemas en reconocimiento de familiares y amigos.
  • Lenguaje.
  • Capacidad de asbtracción/juicio.
  • Trastornos de conducta: delirios, agitación psicomotriz, alucinaciones, ritmo vigilia-sueño, hipersexualidad, vagabundeo, auto/heteroagresividad física y/o verbal…

La entrevista clínica se puede complementar de forma estructurada mediante test breves de cribado ya que aportan objetividad, facilitan la comunicación entre los diversos profesionales y, además, permiten cuantificar los cambios en el tiempo y la respuesta de tratamiento.

Para la valoración de la esfera cognitiva se cuenta con numerosos test, de los que se pueden destacar, por su amplia difusión, comodidad y sencillez de aplicación, los siguientes:

  • Cuestionario de Pfeiffer (SPMSQ).
  • Mini-Mental State Examination de Folstein (MMSE).
  • Mini- Examen Cognoscitivo de Lobo (MEC).
  • Test del reloj.
  • Set-Test.
  • Test de los siete minutos.

 

¿Sabes cómo hacerte con el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el domicilio? Es el título que necesitarás a partir del 1 de enero para poder trabajar con personas mayores o dependientes y nosotros te ayudamos a conseguirlo.