Qué son y qué objetivos tienen los centros residenciales para personas mayores

Son centros que ofrecen atención integral y vivienda permanente a personas mayores, tanto las que puedan valerse por sí mismas, como aquellas que precisen ayuda de otra persona para la realización de las actividades de la vida diaria y que, por su problemática de salud, familiar, social o económica, no pueden permanecer en sus propios domicilios.

 

Existen tres tipos de atención residencial:

  • Atención a Personas Mayores Válidas: destinada a personas que se valen por sí mismas en la realización de las actividades de la vida diaria.
  • Atención a Personas Mayores Asistidas: destinada a personas que no puedan realizar las actividades de la vida diaria, precisando para ello la asistencia de terceros.
  • Atención Psicogeriátrica: destinada a personas mayores con problemas psíquicos o trastornos de conducta que requieran tratamiento especializado.

 

Objetivos:

  • Controlar y seguir terapéutica y farmacológicamente las enfermedades y trastornos detectados.
  • Mejorar y mantener, hasta donde sea posible, la capacidad funcional, mediante técnicas rehabilitadoras.
  • Paliar el deterioro cognitivo mediante técnicas terapéuticas.
  • Prevenir el incremento de la dependencia mediante terapias y programas adecuados.
  • Desarrollar actividades de animación socio-cultural dirigidas y supervisadas por profesionales especializados, con el apoyo del personal de atención directa.
  • Favorecer las buenas relaciones sociales entre las personas usuarias, familiares y personal del centro, interviniendo profesionalmente cuando se detecten conflictos.
  • Impulsar los contactos personales entre personas mayores con el exterior de la residencia de la Tercera Edad.
  • Fomentar los contactos con la familia y parientes de cada persona.
  • Estimular, mediante refuerzos positivos, el ejercicio de los conocimientos y experiencias de las personas usuarias.
  • Favorecer la creatividad y la expresión corporal, mediante talleres y programas de ejercicio físico.
  • Ofrecer un régimen de alimentación sana, equilibrada y variada, con respeto a las dietas especiales.
  • Mantener la buena imagen en la apariencia física de las personas residente.
  • Mantener todas las estancias de la Residencia, perfectamente limpias, bien ventiladas y ordenadas, cuidando especialmente de que no existan malos olores.

 

 

Recuerda que para poder trabajar en una residencia de personas mayores necesitas un título oficial. Puedes conseguir el Certificado de profesionalidad de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales gracias a este curso. Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti en el teléfono 918270540.