Sujeciones físicas: definición, tipos y recomendaciones

Una sujeción física es cualquier dispositivo físico o mecánico que se coloca en el cuerpo de una persona mayor o a su lado, sin que ésta pueda retirarlo con facilidad, con el objetivo de limitar su libertad de movimientos o el acceso normal a su cuerpo.

cama

Su utilización afecta a la dignidad y autoestima de las personas mayores dependientes, por lo que su uso debe estar restringido a aquellos casos en los que exista una clara indicación.

Hay que saber que:

  • No se ha demostrado que las sujeciones sean efectivas para evitar caídas en las personas mayores.
  • Algunas indicaciones están relacionadas con un riesgo elevado de accidentes, alteraciones de conducta agresiva que pongan en riesgo a la propia persona o las de su entorno, para proteger tratamientos necesarios (por ejemplo, evitar arranques de sonda) o para asegurar el reposo en determinadas situaciones (por ejemplo, en pacientes con fracturas).
  • Entre las consecuencias negativas que tiene el uso de sujeciones físicas en la persona mayor están:
    • Erosiones y desgarros.
    • Disminución del apetito y estreñimiento.
    • Mayor frecuencia de incontinencia urinaria y fecal.
    • Aparición y empeoramiento de úlceras por presión.
    • Mayor incidencia de infecciones.
    • Riesgo de estrangulamiento y asfixia.
    • Pérdida del tono muscular, debilidad.
    • Disminución de actividades básicas de la vida diaria que puede realizar.
    • Irritabilidad, agresividad.
    • Sentimientos de tristeza, vergüenza o miedo.
    • Aislamiento social.
  • La sujeción física únicamente debe utilizarse bajo prescripción de profesionales, cuando otros métodos de contención no se pueden aplicar o han fracasado.

 

Tipos de sujeciones físicas y directrices a tener en cuenta:

  • Entre los dispositivos más utilizados están:
    • Cinturón abdominal.
    • Cinturón abdomino-perineal.
    • Chaleco de sujeción al tronco.
    • Muñequeras.
    • Barras protectoras de cama, completas o parciales.
  • Las sujeciones físicas que se utilicen deben ser dispositivos homologados para tal fin por la normativa de la Certificación Europea (CE).
  • Asegúrese de su correcta aplicación, de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • No emplee sillas, muebles, etc. para bloquear salidas.
  • El sistema elegido debe ser específico para cada persona mayor, ser seguro y que limite lo menos posible la movilidad.

 

Si se utilizan sujeciones físicas:

  • Evítelas en el momento de la comida o si realiza otras actividades.
  • Lleve a la persona mayor al baño cuando lo precise y, si es incontinente, revise la higiene para prevenir lesiones en la piel.
  • Observe, al menos, cada 2 horas:
    • El estado de ánimo.
    • La existencia de posturas perjudiciales.
    • Si hay signos de compresión en algún miembro: palidez, frialdad, etc.
  • Háblele con tranquilidad, mantenga algún contacto físico con la persona mayor valorando sus emociones.
  • Efectúe cambios posturales cada 2 horas para evitar rigideces musculares y la aparición de úlceras por presión. Extreme los cuidados de la piel.
  • Libere a la persona dependiente de las sujeciones al menos 10 minutos cada dos horas y ayúdele a realizar ejercicios de movilización.

Para convertirte en un profesional de la atención sociosanitaria, muy pronto deberás contar con un título oficial. Aquí puedes conseguir el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio.