Tipos de dietas: dieta hipocalórica y dieta para diabéticos

Tanto en los centros de atención residencial como en los propios domicilios, los mayores deben tener muchar atención a su dieta. Por eso, es muy habitual que, atendiendo a sus patologías o a sus carencias, deban seguir algún tipo de restricción alimentaria. Aquí explicaremos en qué consisten dos de estas dietas: la hipocalórica y la específica para diabéticos.

dietas

Dieta hipocalórica

Es aquel régimen dietético que fundamenta su aplicación en la restricción calórica diaria o la reducción en la ingesta de alimentos (que aportan calorías). Es la más habitual de las dietas que aplican y diagnostican los médicos en los casos de sobrepeso y obesidad.

Sus características son:

  • Las calorías que se consuman serán inferiores a las que se gasten.
  • Se reducen de la dieta las grasas y los hidratos de carbono.
  • Se mantienen las proteínas, minerales, vitaminas y agua.
  • Se reparten en 4 ó 5 tomas la cantidad de alimentos a ingerir en el día.
  • Será el médico quien indicará las calorías que debe aportar la dieta.
  • Es aconsejable hacer ejercicio y beber agua en cantidad.


Dieta para diabéticos

Tener diabetes aumenta el riesgo de desarrollar otros problemas como enfermedades cardíacas, presión arterial alta, neuropatía y enfermedad renal crónica. Comprender y seguir una dieta para diabéticos es el primer paso para controlar el nivel de azúcar en sangre.

La dieta está indicada para prevenir la hiperglucemia (exceso de azúcar en sangre), la hipoglucemia (disminución de glucosa en sangre) y para obtener el peso corporal ideal, manteniendo las cifras de colesterol y triglicéridos a niveles normales.

Sus características son:

  • La disminución del número de calorías de la dieta para llegar al peso ideal.
  • La ingesta de alimentos debe ser regular, repartiendo la ingesta en 5 ó 6 comidas (desayuno, a media mañana, almuerzo, merienda, cena y antes de acostarse).
  • Alimentos prohibidos: azúcar y dulces.
  • Alimentos restringidos: grasas animales, cereales y derivados y legumbres.
  • Alimentos recomendados: edulcorantes, frutas y verduras, carne de ternera, pollo y conejo, pescados y aceites vegetales (en pequeñas cantidades). Daremos el 45% de las calorías totales en forma de hidratos de carbono complejos (pan, patatas o pastas).
  • Los alimentos pueden cocinarse de cualquier forma, excepto frituras, y condimentar con poca sal.
  • Es aconsejable beber abundante agua y no tomar bebidas alcohólicas ni con gas.
  • Se debe realizar ejercicio físico según las posibilidades y el estado físico del individuo.

 

¿Conoces nuestro curso destinado a personas interesadas en desarrollar su carrera profesional en la atención sociosanitaria de mayores y dependientes, especializándose en aspectos relacionados el apoyo domiciliario y la alimentación familiar?