Todo lo que necesitas saber sobre la alimentación por sonda

La nutrición por sonda es un método sencillo, seguro y eficaz que te ayudará a conseguir y mantener un correcto estado nutricional. Es una manera de tomar alimentos a través de una sonda colocada por personal sanitario cualificado. La forma de administrar el alimento será indicada por el médico o la enfermera.

 

Hay dos tipos de sondas:

Sonda nasogástrica: es un tubo especial que se introduce por la nariz y llega hasta el estómago.

Gastrostomía: es un tubo o sonda de alimentación que se implanta directamente en el estómago con anestesia local. Esta técnica se realiza exclusivamente en el ámbito hospitalario.

 

Normas generales para la correcta alimentación:

  1. Colocación del paciente:
  • Paciente sentado en una silla o en la cama (con ayuda de almohadones). Esta posición debe mantenerse durante la comida y hasta una hora después de terminar la alimentación, para evitar el reflujo de la comida y posibles broncoaspiraciones.
  1. Preparación del alimento:
  • Lavarse las manos antes de cualquier manipulación.
  • Comprobar la fecha de caducidad del bote de alimento.
  • Se debe administrar a temperatura ambiente, ya que si está demasiado frío puede provocar diarrea.
  • Agítelo bien antes de usarlo.
  • Si no utiliza todo el producto, debe guardarlo en la nevera y puede volver a usarlo hasta 24 horas después como máximo.
  • Tener preparada una jeringa para alimentación por sonda y agua mineral embotellada.
  1. Administración del alimento:
  • Comprobar la posición correcta de la sonda antes de cada toma (graduación en centímetros).
  • Vierta la cantidad de dieta necesaria en un recipiente limpio y graduado en milímetros.
  • Abra el tapón de la sonda.
  • Aspire el contenido del recipiente con la jeringa. No debe tener burbujas.
  • Introducir la jeringa en la sonda.
  • Iniciar la alimentación de forma lenta para facilitar tolerancia y evitar complicaciones.
  • Para finalizar introduciremos unos 50 ml de agua para eliminar de la sonda restos de alimento.
  • Se deben administrar a lo largo del día varias tomas de agua para mantener una adecuada hidratación del enfermo (en torno a 1 litro diario).
  • Debemos lavar la jeringa con agua jabonosa y aclararla bien una vez finalizada la alimentación.
  1. Administración de medicamentos:
  • Los medicamentos deben triturarse por completo, hasta que queden en un polvo fino.
  • Se disuelven en 20 o 30ml de agua y se administran con la jeringa.
  • Debemos pasar agua a través de la sonda después de administrar la medicación para evitar que se obstruya.
  • El horario de la toma de medicación se lo indicará su médico.

 

En otros posts ya te hemos hablado de los cuidados que necesita un paciente con sonda nasogástrica o gastrostomía. Recuerda que si quieres trabajar en este campo, muy pronto necesitarás el Certificado de profesionalidad, un título oficial que puedes conseguir con este curso.

 

(Fuente: Consejería de igualdad, salud y políticas sociales de la Junta de Andalucía. Servicio andaluz de salud)