Trastorno del espectro autista (TEA): Síndrome de Rett, Trastorno desintegrativo de la infancia y el TGD no especificado

Dentro de los trastornos del espectro autista (TEAs), hay diversos tipos de síndromes, cada uno con sus propias particularidades, que provocan que las personas que los sufren actúen de maneras muy diferentes.

TEA

 Síndrome de Rett:

Este trastorno aparece siempre en mujeres y se acompaña de discapacidad intelectual en un grado importante.

La evolución de la niña debe haber sido normal hasta los 5 ó 6 meses de vida (desarrollo pre y peri natal aparentemente normal, crecimiento cefálico normal hasta los 5/6 meses y desarrollo psicomotor normal durante los 5 primeros meses).

En torno al medio año de vida, el perímetro craneal deja de crecer y pierden acciones propositivas que ya habían adquirido y las sustituye por estereotipias.

Empieza a mostrar descoordinación en movimientos del tronco, pierde capacidades o conductas de relación y los balbuceos que ya había adquirido.

El desarrollo del lenguaje expresivo y comprensivo está gravemente afectado.

A partir de los 4 años comienza una evolución más rápida a mejor.

 

  • Trastorno desintegrativo de la infancia:

El desarrollo es aparentemente normal en los primeros años de vida, en cuanto al juego, las relaciones sociales, la comunicación verbal y no verbal, etc.

Existe una regresión entre los 2 y los 10 años de habilidades adquiridas previamente que se deben dar en dos de las siguientes áreas:

  • Lenguaje (expresivo-comprensivo).
  • Habilidades sociales o conductas adaptativas.
  • Control de esfínteres.
  • Habilidades de juego o desarrollo motor.

Se produce un desarrollo normal, que va seguido de una pérdida de capacidades, habilidades, competencias, etc.

  • Trastorno generalizado de desarrollo no especificado (TGD no especificado):

Existen alteraciones en los tres pilares básicos del autismo, pero aparecen después de los tres años, con una presentación más difusa, atípica o incompleta de los síntomas.

Cumple muchos de los criterios de los TEA, pero no podemos incluirle en ninguno de los anteriores. Es como un cajón de sastre en el que se recoge lo que no se sabe o se puede definir con precisión a la hora de encuadrarlo en un trastorno concreto.

Recuerda que tenemos un curso en Atención y Apoyo Psicosocial Domiciliario, muy interesante para personas que tienen que cuidar de otras en sus domicilios.

Fuente: Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista del Instituto de Salud Carlos III. Ministerio de Sanidad y Consumo, España. (2005). Guía de buena práctica para el diagnóstico de los trastornos del espectro autista. Revista de Neurología.