Tag Archives: piel

ulcera

¿Sabes qué son las úlceras por presión, su localización y clasificación?

Una úlcera por presión o UPP es la lesión de origen isquémico localizada en la piel y tejidos subyacentes, con pérdida de sustancia cutánea, producida cuando se ejerce una presión prolongada o fricción entre dos planos duros y que tiene, como consecuencia, una degeneración rápida de los tejidos.

ulcera

Etiología

La mayoría de las lesiones se producen por la acción combinada de factores extrínsecos entre los que destacan las fuerzas de presión, tracción y fricción.

  • Presión: se considera que la presión directa sobre la piel y, fundamentalmente, sobre las prominencias óseas es el determinante primario para la formación de las úlceras por presión.
  • Fricción: se generan cuando la superficie roza con otra, dañando la unión dermo-epidérmica.
  • Tracción: lesionan los tejidos profundos y se producen cuando el esqueleto y la fascia (tejido de la piel) profunda se deslizan sobre una superficie, mientras la piel y la fascia superficial se mantiene fijas.

 

Localización

Según sean las posiciones que el paciente mantenga durante un tiempo no superior a dos horas, las zonas más susceptibles de desarrollar úlceras por presión son el sacro, los glúteos, los talones, el pliegue ínter glúteo, el trocánter y los maléolos.

 

Clasificación

  • Estadio I. Alteración observable en la piel íntegra, relacionada con la presión, que se manifiesta por un eritema cutáneo que no palidece al presionar; en pieles oscuras, puede presentar tonos rojos, azules o morados.

En comparación con un área (adyacente u opuesta) del cuerpo no sometida a presión, puede incluir cambios en uno o más de los siguientes aspectos: temperatura de la piel (caliente o fría), consistencia del tejido (edema, induración) y/o sensaciones (dolor, escozor).

  • Estadio II. Pérdida parcial del grosor de la piel que afecta a la epidermis, dermis o ambas. Úlcera superficial que tiene aspecto de abrasión, ampolla o cráter superficial.
  • Estadio III. Pérdida total del grosor de la piel que implica lesión o necrosis del tejido subcutáneo, que puede extenderse hacia abajo pero no por la fascia subyacente.
  • Estadio IV. Pérdida total del grosor de la piel con destrucción extensa, necrosis del tejido o lesión en músculo, hueso o estructuras de sostén (tendón, cápsula articular, etc.). En este estadio, como en el estadio III, puede presentarse lesiones con cavernas, tunelizaciones o trayectos sinuosos.

 

¿Estás preparado para trabajar con personas mayores o dependientes? Ya sabes que el 1 de enero de 2016 debes estar en posesión del certificado de profesionalidad o estar apuntado en uno de los procesos formativos abiertos para conseguirlo. Aquí tienes toda la información y cómo podemos ayudarte a conseguir el título oficial necesario.

(Fuente: Protocolo úlceras por presión. Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Comunidad Autónoma de Madrid 2005)

1
dermatitis

¿Problemas en la piel? Éstas son las patologías cutáneas más frecuentes

Al hablar de los problemas en la piel, ya hemos analizado los distintos tipos de lesiones. Tanto los mayores como el resto de la población son susceptibles de sufrir problemas en la piel a lo largo de su vida y éstas son las patologías cutáneas más frecuentes que aparecen tanto en hombres como en mujeres.

dermatitis

  • Prurito: sensación desagradable de picor u hormigueo en la piel que produce el deseo de rascarse. Su principal causa es la sequedad, aunque puede ser síntoma de otras enfermedades.
  • Foliculitis y forúnculos de uno o más folículos pilosos. Aparecen nódulos eritematosos y endurecidos alrededor del folículo piloso y luego evoluciona a pústula y costra. Se produce por infección bacteriana.
  • Impétigo: infección bacteriana que comienza por un eritema que evoluciona a vesícula, pústula y costra.
  • Dermatitis: inflamación de la piel causada por agentes alergénicos o irritantes. Cursa con prurito, edema, pápulas y vesículas. Con la evolución aparecen costras y descamación.
  • Herpes simple: infección vírica (producida por virus) que suele localizarse en labios y boca, caracterizada por la aparición de eritema y vesículas, con prurito y quemazón.
  • Herpes Zoster: infección vírica caracterizada por eritema y dolor intenso. Se produce por una reactivación del virus de la varicela en situaciones de déficit inmunitario. La lesión es similar a la del herpes simple, pero es más dolorosa y se extiende a lo largo del recorrido de un nervio.
  • Tiña o pie de atleta: infección superficial por hongos que cursa con vesículas, descamación y agrietamiento en la planta del pie y pliegues interdigitales (entre los dedos).
  • Pediculosis: infestación producida por piojos en cuero cabelludo, párpados, pestañas o vello púbico. Produce prurito y lesiones erosivas por rascado, que pueden llegar a infectarse. Se contagia por contacto directo.
  • Sarna o escabiosis: enfermedad contagiosa producida por el ácaro Sarcoptes Scabiei, que excava un túnel en la epidermis, donde deposita sus huevos. Cursa con un aumento de prurito por la noche y erosiones en la piel debido al rascado.
  • Candidiasis mucocutánea: infección producida por el hongo Cándida Albicans, cuyo desarrollo se ve favorecido por la existencia de humedad en la zona. Es muy frecuente la afectación de los pliegues submamarios y genitales.
  • Alopecia: caída del cabello que suele ser gradual, difusa o en placas. Está relacionada con la edad, pero también algunos tratamientos y afecciones pueden precipitarla.
  • Hipertricosis: aumento del número de pelos de forma difusa o localizada.
  • Tumores cutáneos: se producen por un crecimiento anormal de las células de la piel. Pueden ser benignos o malignos.
    • Entre los benignos encontramos:
      • Verruga: lesión cutánea con superficie rugosa y papilomatosa de origen vírico.
      • Angioma: tumor benigno constituido por vasos sanguíneos (hemangioma) o vasos linfáticos (linfagioma). La mayoría son congénitos.
      • Nevus o lunares: pápulas o máculas hiperpigmentadas por cúmulo de melanocitos.
    • Entre los malignos:
      • Melanoma: neoplasia maligna de la piel constituida por melanocitos. La mayoría se desarrollan sobre nevus pigmentados. Cualquier mancha negra o marrón de borde irregular que haya presentado cambios de tamaño, forma o consistencia se debe biopsiar.
      • Epitelioma basocelular: es el más común de todos los tumores cutáneos malignos. Son muy raras las metástasis.
      • Epitelioma espinocelular: presenta una base infiltrada y superficie hiperqueratósica. Se localiza en áreas expuestas al sol. Es responsable de metástasis a distancia.

piel

¿Tienes problemas en la piel? Aquí tienes los distintos tipos de lesiones

Las lesiones que pueden producirse en la piel son indicativas de enfermedades cutáneas. Estas lesiones pueden ser primarias (iniciales) y secundarias (modificaciones de las primarias).

piel

  • Lesiones primarias:
    • Mácula: lesión de pequeño tamaño caracterizada por ser plana y presentar un color diferente al de la piel que la rodea (rojizo o violáceo).
    • Pápula: lesión cutánea bien delimitada que se caracteriza por su elevación y por no contener líquido; es sólida, de color variable y de tamaño menor a 1 centímetro de diámetro.
    • Vesícula: ampolla o vejiga de reducido tamaño y de paredes finas, con elevación y contenido líquido transparente.
    • Pústula: vesícula que contiene líquido purulento.
    • Ampolla: vesícula de más de 1 centímetro de diámetro rellena de un fluido claro. También se conoce con el nombre de flictena.
    • Petequias: manchas pequeñas (generalmente, menores a 0.5 cm) de color rojo o púrpura con extravasación de sangre.
    • Nódulo: elevación sólida mayor a 1 centímetro que presenta infiltración.

 

  • Lesiones secundarias:
    • Escama: fragmento de la epidermis, con células queratinizadas, fácilmente exfoliable en pequeñas láminas blanquecinas o grisáceas.
    • Placa: elevación en meseta de más de 1 centímetro de diámetro. Suele ser rugosa y dura.
    • Costra: placa rugosa y seca, de color marrón, rojo o negro. Se forma por acumulación de sangre y exudados secos en procesos de evolución de otras lesiones.
    • Erosión: excavación en la epidermis húmeda, lisa y brillante.
    • Cicatriz: tejido duro que aparece en el lugar en el que hubo una herida.
    • Quiste: lesión redondeada, elevada y palpable de consistencia elástica que contiene material fluido o semisólido.
    • Úlcera: excavación con pérdida de sustancia que afecta a la epidermis y a la dermis pero que puede seguir avanzando hasta capas más profundas formando un cráter, de tamaño variable, exudativa o supurativa y de color rojo a rojizo azulado.
    • Equimosis: coloración rojo-azulada que aparece tras la agresión mecánica y evoluciona a un color amarillo-verdoso. Se produce por extravasación sanguínea.
    • Hematoma: abultamiento de varios centímetros que implica extravasación de sangre mayor que la equimosis.
    • Fisura: solución de continuidad en la piel de aspecto lineal.

 

¿Quieres desarrollar tu carrera en este campo? Recuerda que, en el futuro, será necesario disponer de un título oficial para poder trabajar con mayores y dependientes. Puedes conseguir el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio gracias a este curso.

La piel de los mayores también necesita una protección especial para tomar el sol

Además de bebés, niños y adolescentes, los mayores están dentro del grupo de riesgo de quemaduras por una exposición solar inadecuada. A la hora de tomar el sol la prevención es básica. 

La piel envejecida no responde con la misma efectividad y rapidez ante las agresiones solares. A medida que cumplimos años se vuelve más frágil, por lo que es necesario aumentar la protección si vamos a estar expuestos al sol. Además, hay que controlar cualquier alteración cutánea, como pecas, manchas, bultos… Si notas algo diferente en la piel debes consultarlo con el dermatólogo cuanto antes.

Consejos para tomar el sol: 

  • Usa sombrero y gafas adecuadas (utilizar las de mala calidad es más perjudicial que no ponerlas).
  • Evita las horas centrales del día, así como exposiciones prolongadas o siestas.
  • Protección solar de al menos factor 30.
  • Utiliza el protector aunque está nublado y aplícalo 30 minutos antes de la exposición. 
  • Aplicar meses antes del verano cremas hidratantes. 
  • Bebe agua y líquidos para hidratarte. 
  • Los labios y el contorno de los ojos son dos zonas especialmente críticas.

¿Cómo elegir un buen fotoprotector? Dependerá del tipo de piel aunque es aconsejable que el nivel de protección no sea inferior a 30.

¿La playa es el lugar con más exposición? No, el riesgo de quemaduras solares se incrementa con la altura (cada 300 metros aumenta hasta un 4% el poder de las radiaciones ultravioletas) por lo que en la montaña deben seguirse los mismos consejos para protegerse.

Algunos medicamentos pueden provocar reacciones con la exposición al sol. Por eso, si tomas alguno, consulta el prospecto.

El sol es fuente de vida; aporta vitamina D lo que, previene, por ejemplo, la osteoporosis. Además, está demostrado que aumenta el optimismo. Con la edad no hay que renunciar a él pero sí exponerse de forma moderada y siguiendo los consejos que te acabamos de dar.