Tag Archives: procedimiento

cama2

Así es el procedimiento para la realización de la cama abierta ocupada

Después de aprender cómo es el procedimiento para hacer la cama cerrada desocupada, nos fijaremos en la cama abierta ocupada, que se realiza cuando el paciente, dado su estado de salud, no puede levantarse de la cama. El cambio de sábana se efectúa estando el enfermo acostado.

 cama2

Material necesario:

  • Carro de lencería.
  • Funda de colchón (si se precisa).
  • Dos sábanas: bajera y encimera.
  • Una entremetida.
  • Empapadores (si se precisa).
  • Una colcha.
  • Una funda de almohada.
  • Mantas (si se precisa).
  • Bolsa para ropa sucia.
  • Guantes desechables

 

Secuencia:

  • Identificar al paciente.
  • Informarle sobre el procedimiento a realizar.
  • Solicitar su colaboración siempre que sea posible.
  • Preservar la intimidad del paciente.
  • Cerrar puertas y ventanas.
  • Lavarse las manos y ponerse guantes.
  • Colocar sobre una silla la ropa en el orden contrario a la ejecución de la cama.
  • Colocar la cama en posición horizontal (siempre que sea posible) y frenarla.
  • Retirar alargadera de timbre y luz si la tuviera.
  • Aflojar la ropa de la cama.
  • Retirar la almohada y apoyar en la silla auxiliar.
  • Retirar la colcha.
  • Doblar la manta y colocarla en el respaldo de la silla.
  • El paciente debe permanecer cubierto por la sábana encimera.
  • Colocar al paciente en decúbito lateral cuidando que haya una persona en el lado hacia el que gira, o levantar la barandilla si no la hubiera.
  • Doblar en rodillo la entremetida y sábana bajera (y funda de colchón, si es preciso) hacia la espalda del paciente.
  • Coger funda de colchón, sábana bajera limpia y entremetida, y desdoblar la mitad de las mismas (en sentido longitudinal) hacia el paciente y remeter lo doblado en rodillo debajo de su espalda. Remeter los laterales, cabecera y pies, según técnica de cama cerrada.
  • Indicar y ayudar al paciente a girar hacia el lado contrario, levantando la barandilla bajándola del lado por donde se trabaja.
  • Movilizar los sistemas de drenaje evitando que se acoden y obstruyan.
  • Retirar la sábana bajera, entremetida y funda de colchón sucias e introducir en la bolsa correspondiente.
  • Estirar la funda del colchón, sábana bajera y entremetidas limpias, doblando las esquinas en escuadra y remeter los laterales, cabecera y pies debajo del colchón, en escuadra.
  • Colocar al paciente en posición adecuada.
  • Colocar la sábana encimera limpia en sentido transversal doblada sobre el pecho del paciente. Retirar la sábana encimera sucia hasta la cintura del paciente, los pies a la vez que estiramos la limpia, no dejando al paciente al descubierto. Remeter la parte inferior debajo del colchón, dejando cierta holgura.
  • Colocar bolsas, drenajes y tubos en posición inicial.
  • Colocar la alargadera del timbre y luz al alcance del paciente.
  • Colocar mantas y colcha (según técnica), dejando holgura para facilitar la movilidad del paciente.
  • Hacer embozo (según técnica).
  • Poner funda a la almohada (según técnica) y colocarla debajo de la cabeza del paciente.
  • Retirar la bolsa de ropa sucia.
  • Quitarse los guantes.
  • Lavarse las manos.

 

Precauciones:

  • Preservar la intimidad del paciente durante todo el proceso (mantener la puerta cerrada, correr la cortina, no dejarle descubierto…).
  • En aquellos pacientes operados de prótesis de cadera, se evitará girar hacia el lado de la cadera operada.
  • Asegurarse de que la ropa de la cama que queda debajo del paciente está completamente estirada y sin arrugas.
  • Observar el nivel de fatiga del paciente durante la ejecución de la técnica y, si es posible, facilitarle periodos de descanso.

 

Este curso en Apoyo Domiciliario y Alimentación Familiar te ayudará a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título necesario en España desde el 1 de enero para poder trabajar con personas mayores o dependientes.

girar

¿Cómo es el procedimiento para girar al paciente en la cama?

Una de las tareas diarias con las que se encuentran los profesionales de atención sociosanitaria es con personas mayores o dependientes que no pueden levantarse de la cama. Aquí te contamos el procedimiento para girar a estos pacientes sin que tengan que salir de la cama.

 

 

Lo primero que debemos hacer es afianzar nuestra intervención asegurándonos de que no se produzca ninguna caída y lo haremos con el uso de barandillas en el lado de la cama hacia el que se va a llevar a cabo el giro.

Nos podemos encontrar con dos situaciones:

A) Cuando el enfermo presenta cierta movilidad y es colaborador

Le indicaremos:

  • Que doble las rodillas y apoye los pies sobre la cama.
  • Que incline las piernas hacia el lado al que se va a realizar el giro.
  • Que levante las manos estirando los codos al mismo tiempo.
  • Finalmente que gire la cabeza y los brazos hacia ese mismo lado.

 

 

B) Cuando el enfermo está más incapacitado

El cuidador debe ayudarle a realizar el giro, colocándose en el lado opuesto de la cama al que se va a realizar el mismo, manteniendo sus piernas flexionadas y la espalda recta.

  • Previamente (cuando se hace la cama) se ha colocado una sábana entremetida.
  • Desplazaremos al enfermo con ayuda de la sábana entremetida hacia el lado contrario al giro.
  • Colocamos el brazo del enfermo más alejado del cuidador en ligera flexión, a la altura del hombro, sobre la almohada; y el otro brazo sobre su tórax.
  • Doblaremos las rodillas del enfermo intentando apoyar los talones sobre la cama.
  • A continuación, procederemos a apoyar nuestra mano sobre su hombro y la otra mano, sobre la cadera del enfermo más cercana a nosotros, realizando el giro.
  • Una vez de lado, nos aseguraremos de que la persona está estable en la cama, colocándole una almohada entre las piernas y otra delante del tórax apoyando el brazo sobre la misma.

 

Si te gusta trabajar con personas mayores o dependientes y quieres dedicar tu carrera profesional a este mundo necesitarás un título oficial como el Certificado de profesionalidad a partir del 1 de enero de 2016. Llama al teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

 

camas

¿Conoces el procedimiento para la realización de la cama cerrada desocupada?

Hay tres circunstancias que provocan que se ponga en marcha el procedimiento para realizar una cama cerrada desocupada. Puede ser que la cama se prepare para un paciente de nuevo ingreso, puede que la cama quedara vacía tras el alta, traslado o fallecimiento del paciente o que el enfermo, por su estado de salud, pueda lavarse y deambular mientras se arregla la cama.

 camas

Material necesario:

  • Carro de lencería.
  • Funda de colchón (si se precisa).
  • Dos sábanas: bajera y encimera.
  • Una entremetida.
  • Una colcha.
  • Una funda de almohada.
  • Mantas (si se precisa).
  • Bolsa para ropa sucia.
  • Guantes desechables.
  • Grúa, si fuera necesario.

 

Pasos a seguir:

  • Lávate las manos y ponte los guantes.
  • Coloca la cama en posición horizontal y comprueba que queda frenada.
  • Retira la ropa sucia e introdúcela en la bolsa correspondiente.
  • Quita la colcha y la manta. Si se va a volver a utilizar, se doblarán y reservarán encima de una silla para su colocación posterior. En caso contrario, se aflojan y se sacan de los laterales para enrollarlas sobre sí mismas, sin airearlas. Esto es importante para evitar la diseminación de microorganismos en el ambiente. Obra igual con respecto a las sábanas. A continuación, introduce la ropa sucia en una bolsa.
  • Suelen existir unos códigos de colores para las bolsas, con el fin de clasificar su contenido y proceder a efectuar el tratamiento más conveniente.
  • Coloca la funda del colchón debidamente ajustada si no está sucia; de lo contrario cámbiala.
  • Extiende la sábana bajera sobre el colchón, remetiendo primero la cabecera y, luego, los pies. Dobla las esquinas en inglete o en forma de mitra con un ángulo de 45º.
  • A continuación, remete los laterales. La sábana ha de estar bien centrada con respecto al colchón y no debe presentar pliegues ni arrugas, ya que ello puede afectar a la comodidad del paciente, predisponiéndole para la aparición de úlceras por presión.
  • Colocar la “entremetida” a unos 30 centímetros de la cabecera del colchón y remeter debajo del mismo.
  • Coloca la sábana encimera en el centro del colchón y despliégala longitudinalmente. El dobladillo ancho se debe poner al nivel del borde superior del colchón. Mete la sábana en los pies y efectúa la técnica de las esquinas.
  • Extiende la manta sobre la sábana encimera, dejándola a unos 20 ó 25 centímetros del borde superior de la encimera. Remete los pies y haz las esquinas.
  • Para facilitar la movilidad del paciente se suele hacer un pliegue a nivel de los pies o aflojar la sábana encimera y la manta.
  • Coloca la colcha sobre la manta hasta el extremo del colchón y dobla lo que sobra dentro de la manta. Remete el extremo inferior de la colcha y manta, sujetando las esquinas. Los laterales quedan colgando.
  • Haz el dobladillo o embozo de la sábana encimera sobre la manta y la colcha, procurando que quede a una altura suficiente para cubrir los hombros del paciente.
  • Pon la funda a la almohada.
  • Pon la almohada sobre la cabecera de la cama de forma que la costura quede en la parte lateral.
  • Lávate las manos.

 

Observaciones:

  • Evitar el contacto de la ropa sucia con el uniforme del personal.
  • Llevar a cada habitación sólo la ropa necesaria.
  • Evitar sacudir la ropa cuando se despliegue.
  • Si el paciente lo precisa, se colocará un protector debajo de la entremetida.

 

¿Te gustaría trabajar en un centro de atención sociosanitaria? Ya sabes que a partir del 1 de enero de 2016 sólo podrás hacerlo si dispones de un título oficial y nosotros te ayudamos a conseguir el Certificado de profesionalidad que te permitirá orientar tu carrera profesional a este campo.

lavado

¿Cómo es el lavado de manos perfecto? Definición, indicaciones y material

El lavado es la técnica que se utiliza para eliminar la suciedad, materia orgánica y microbiótica transitoria de las manos, pero no siempre se hace de la manera correcta ni en el momento necesario.

lavado

Cuándo lavarse las manos:

  • Antes y después del contacto con cada paciente.
  • Entre dos procedimientos con el mismo paciente.
  • Antes de colocarse los guantes.
  • Después de ir al baño.
  • Después de contacto con suciedad o elementos contaminados.
  • Después de estornudar, toser, tocarse el cabello, etc.
  • Después de quitarse los guantes.

Material para el lavado:

  • Jabón líquido neutro, en dispensador desechable, con dosificador.
  • Toalla de papel desechable.

 

Lavado de manos correcto

La eliminación de toda la suciedad y los contaminantes de la piel es de suma importancia. Las manos y otras partes del cuerpo sucias deberían limpiarse al menos al final de la jornada laboral, antes de los descansos o cuando acudimos al servicio.

El método correcto de limpieza también es importante. Desarrollar una técnica adecuada para el lavado de manos es imprescindible para asegurarse de que las manos están completamente limpias. Se debe prestar especial atención al dorso de las manos y a las yemas de los dedos, ya que se olvidan con frecuencia.

Es habitual mojarse las manos antes de aplicar una dosis de jabón en la cuenca de la mano; sin embargo, si se tienen las manos muy sucias es recomendable aplicar el limpiador de manos específico apropiado directamente sobre la piel antes de mojarlas. En todo caso, es importante seguir las instrucciones recomendadas por el fabricante.

Siempre se debe secar bien la piel para evitar que se agriete, especialmente cuando hace frío. Siempre debe tener a mano toallas limpias; las toallas sucias exponen la piel a más suciedad y existe riesgo de infección. Lo ideal sería utilizar toallas de un solo uso, ya que con el uso de toallas compartidas cabe la posibilidad de una contaminación.

 

Lavado de manos incorrecto

No siempre se puede proteger a la piel contra los distintos contaminantes en el lugar de trabajo.  Por lo tanto, la limpieza y el cuidado de las manos es un aspecto importante para adoptar una postura proactiva y holística con el fin de evitar enfermedades de la piel relacionadas con el trabajo.

Sin embargo, para cualquier organización, la puesta en práctica y el mantenimiento de unos hábitos adecuados de higiene de las manos es un reto diario, ya que los hábitos de higiene de las manos no son uniformes entre la población:

  • Los distintos estudios sobre los hábitos de higiene en todo el mundo muestran que sólo el 70% de las personas se lavan las manos y sólo el 30% de las personas realmente utiliza jabón para lavarse las manos.
  • Las personas no se lavan las manos con la frecuencia suficiente o de forma adecuada y, por lo general, se dedican unos 10 segundos a lavarse las manos. Esto elimina alrededor del 90% de los gérmenes de sus manos.
  • Las bacterias crecen y duplican su número en menos de 20 minutos.

 

¿Quieres conseguir el Certificado de profesionalidad de atención sociosanitaria a personas dependientes en el domicilio? Aquí tienes el curso que te permitirá dedicar tu carrera profesional a personas mayores y dependientes.

camas

¿Conoces el procedimiento para centrar al paciente en la cama?

En ocasiones, el enfermo no está centrado en la cama y tiende a irse hacia abajo y/o hacia un lado, pudiendo producirse erosiones u otras  lesiones en la piel. Cuando el enfermo ha resbalado hacia los pies de la misma, nos ayudaremos de las sábanas para desplazarlo hacia arriba, evitando que choquen sus pies con la parte distal de la cama.

camas

Subir hacia el cabecero de la cama con un solo cuidador:

  • Nos situaremos junto a la cabecera de la cama, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas, manteniendo nuestra espalda recta.
  • Tiraremos de la sábana bajera hacia nosotros, desplazando al enfermo hacia arriba.
  • Es importante que al tirar de la sábana, nuestras manos estén lo más cerca posible de los hombros del enfermo.

Subir hacia el cabecero de la cama con dos cuidadores:

  • Nos situaremos a ambos lados de la cama, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas, manteniendo la espalda recta.
  • Tiraremos al mismo tiempo, de la sábana bajera hacia arriba, dejando al enfermo centrado en la cama.
  • Es importante que al tirar de la sábana, estemos lo más cerca posible del cuerpo del enfermo.

 

Desplazamiento lateral con un solo cuidador:

  • Nos situaremos a ambos lados de la cama, con las piernas separadas y ligeramente flexionadas, manteniendo la espalda recta.
  • Centraremos a la persona asistida con ayuda de la sábana entremetida (sábana transversal que se coloca cuando se hace la cama).
  • Tiraremos de ella desde el lado contrario al que esté desplazado el enfermo.

 

¿Sabes que este mes de diciembre comenzamos dos cursos para conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que será necesario a partir del 1 de enero de 2016 para poder trabajar con personas mayores y dependientes? Llama al 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

jabon

¿Conoces los procedimientos de aseo en el lavado de zonas de riesgo como los genitales?

Conocemos la importancia de la higiene tanto en personas mayores como dependientes. Ya hemos visto los procedimientos de aseo para la higiene bucal, en el lavado de cabeza o el baño completo con el paciente encamado, por lo que ahora tocaremos un tema trascendente como es el de las zonas de riesgo como los genitales.


jabon
Para llevar a cabo esta tarea, debemos tener a mano los siguientes utensilios que vamos a necesitar:

  • Palangana con agua tibia (35º-36º C).
  • Jabón neutro o esponja jabonosa.
  • Esponja (si no se usa la esponja jabonosa).
  • Toalla.
  • Pañal o empapadera.
  • Guantes no estériles.
  • Bolsa para residuos.
  • Registros de Enfermería.

 

Procedimiento:

  • Contemplar en todo momento las normas generales descritas.
  • Preservar la intimidad del paciente (con biombos, cortinas,etc.).
  • Lavarse las manos y colocarse los guantes si es necesario.
  • Si el paciente está consciente, explicarle el procedimiento que vamos a realizar y pedir su colaboración.
  • Colocar al paciente en decúbito supino.
  • Descubrir el área genital y colocar la cuña bajo la zona pélvica del paciente.
  • Si usa pañal, podemos:
    • Retirar el pañal y colocarle la cuña debajo para realizar la higiene.
    • Lavarlo utilizando el pañal de empapadera, teniendo cuidado, si está sucio, de no manchar de nuevo la zona ya limpia.
  • Verter sobre los genitales agua jabonosa y limpiar la zona con la esponja, siempre de la zona más limpia a la más sucia (de pubis a ano).
  • En el hombre: después de limpiar los pliegues inguinales (pliegues cutáneos que se forman en la ingle), y el escroto, retraer el prepucio para limpiar el glande, el pene y terminar en el ano. No olvidar cubrir el glande tras su secado.
  • En la mujer: tras limpiar los pliegues inguinales, insistir en los labios mayores y menores, separándolos para limpiar el meato urinario, la zona vaginal y el ano.
  • Aclarar con agua.
  • Si es preciso, colocar al paciente en decúbito lateral para completar la higiene.
  • Retirar el pañal, si fuese el caso, o la cuña. Secar muy bien la zona, haciendo hincapié en los pliegues cutáneos y siguiendo el orden antes explicado para la limpieza.
  • Colocar un nuevo pañal o ropa interior si procede y vestir al paciente.
  • Acomodar al paciente.
  • Recoger y reordenar el cuarto.
  • Retirar los guantes y lavarse las manos.
  • Anotar incidencias en la historia del paciente.

 

Si te gusta trabajar con personas mayores o dependientes, conoce todos los cursos que tenemos y que te ayudarán a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que muy pronto será necesario para poder dedicar tu carrera profesional a este campo.

cepillo

¿Cuál es el procedimiento de aseo a seguir para la higiene bucal?

Cuando los mayores o dependientes que están a nuestro cargo no pueden hacer por sí mismos alguna de las actividades de la vida diaria, tenemos que encargarnos nosotros y para ello existe un procedimiento que hay que tener siempre en cuenta, al igual que es importante contar con todos lo necesario para llevar a cabo la tarea.

cepillo

Para llevar a cabo la higiene bucal, debemos tener a mano los siguientes utensilios que vamos a necesitar:

  • Vaso con agua.
  • Guantes de un solo uso no estériles.
  • Toalla.
  • Cepillo de dientes, dentífrico y colutorio.
  • Palangana.
  • Antiséptico bucal.
  • Depresor y gasas estériles.
  • Bálsamo labial hidratante.
  • Bolsa para residuos.
  • Registros de Enfermería.

 

Procedimiento:

  • Contemplar en todo momento las normas generales descritas.
  • Lavarse las manos y colocarse los guantes si es necesario.
  • Si el paciente está encamado, y no está contraindicado, elevar la cabecera de la cama hasta una posición de sentado o semi-incorporado (posición Fowler o semi-Fowler).
  • Si el paciente está consciente, pero no es capaz de realizar la higiene bucal por sí mismo:
    • Explicar al paciente el procedimiento que vamos a realizar y pedir su colaboración.
    • Cepillar los dientes realizando un movimiento de barrido para eliminar los residuos.
    • Limpiar la cara externa e interna, superior e inferior de los dientes y muelas de ambas mandíbulas, así como la lengua.
    • Facilitar un vaso de agua para el aclarado de la boca, que echará en la palangana, para luego repetir el proceso con el colutorio.
    • Aplicar bálsamo labial hidratante.
  • Si el paciente está inconsciente:
    • Colocar la cabeza del paciente ladeada.
    • Preparar una gasa enrollada en un depresor, empapada en antiséptico bucal.
    • Limpiar toda la boca, repitiendo el proceso con varias gasas.
    • Aclarar la boca con agua (jeringa 10cc) aspirando el contenido al mismo tiempo.
    • Aplicar bálsamo labial hidratante.
  • Si el paciente utiliza dentadura postiza:
    • Explicar al paciente el procedimiento que vamos a realizar y pedir su colaboración.
    • Retirar la dentadura con una gasa, moviendo con suavidad la placa superior.
    • Depositarla en una batea para su cepillado y aclarado posterior.
    • Limpiar la boca enjuagándola con antiséptico bucal o, si esto no es posible, con una gasa impregnada.
    • Limpiar la dentadura con cepillo de dientes y dentífrico y, a continuación, introducirla en un vaso con agua hasta ser recolocada.
  • Reinstalar al paciente en posición cómoda.
  • Recoger el equipo y ordenar el cuarto.
  • Anotar en la historia del paciente las observaciones si las hubiese. Retirar los guantes y lavar las manos.

 

Es importante que, si existe mucha salivación o secreciones bucales, se aspire antes de realizar la higiene bucal del paciente.

 

pelo

¿Cómo se debe lavar la cabeza a un paciente que está encamado?

Después de ver cómo es el procedimiento para bañar a un paciente encamado, nos fijaremos ahora en el material que necesitamos y el procedimiento a seguir para lavar la cabeza a una persona que no puede levantarse de la cama.

pelo

Para llevar a cabo esta tarea, debemos tener a mano los siguientes utensilios que vamos a necesitar:

  • Un dispositivo lavador.
  • Toallas de baño.
  • Material de aseo.
  • Jarra con agua caliente a unos 40° C.
  • Champú.
  • Crema suavizante.
  • Peine o cepillo.
  • Algodón y gasas.
  • Secador de mano.
  • Termómetro de agua.

 

El procedimiento a seguir será el siguiente:

  • Antes de comenzar, se le explicará a la persona dependiente lo que se va a hacer; se le pedirá que colabore y se le debe ofrecer el orinal. Se aislará al paciente cerrando la puerta o poniendo un biombo o cortina.
  • Comprobar que las ventanas de la habitación están cerradas y que la temperatura es la adecuada. Asegurarse de que no existen corrientes de aire y apartar los timbres y las lámparas para evitar el riesgo de electrocución.
  • Se debe tener a mano la ropa del paciente y todo el material necesario.
  • Se pone la cama en posición horizontal y se elevará a una altura que sea cómoda para trabajar, evitando así lesiones de espalda. Se debe poner la barandilla de la cama en el lado contrario al que se trabaja.
  • El profesional debe lavarse las manos y ponerse los guantes.
  • Poner una silIa junto a la parte superior de la cama, previamente protegida por un hule de plástico, y sobre ella colocar el dispositivo lavador.
  • Se le pedirá a la persona que se coloque en el borde superior de la cama, se le ayudará si es necesario, elevándose ligeramente para no arrastrar las sábanas hacia arriba.
  • Se coloca la cama en posición de Trendelemburg, se elevará la cabeza del paciente con cuidado y se le quitará la almohada. Se colocará bajo su cabeza un hule de plástico que proteja también la zona de los hombros para no mojar el colchón. En caso de no poder poner la cama en posición de Trendelemburg, se puede poner la almohada bajo los hombros del paciente y así la cabeza quedará hacia atrás.
  • Se retirará la ropa que cubre la cama hasta la cintura y se pondrá una toalla de tocador bajo el cuello y otra cubriéndole el pecho.
  • Se preguntará a la persona dependiente si quiere que se utilice algodón o gasas para protegerle los ojos (hay pacientes que prefieren cerrar los ojos) y los oídos; si éste se niega, se debe tener especial cuidado en que no entre jabón en estas zonas. Se colocará la cabeza en el dispositivo lavador.
  • Se comprobará la temperatura del agua de la jarra y se le mojará el cabello, utilizando una pequeña cantidad de champú, para a continuación frotar y masajear suavemente con las puntas de los dedos, incluyendo la nuca. Se debe procurar que el masaje relaje a la persona y la tranquilice.
  • Se aclara el pelo y se vuelve a enjabonar, repitiendo hasta que el pelo quede totalmente limpio. Tras el último aclarado se aplicará un poco de crema suavizante y se volverá a aclarar hasta que no queden restos de crema.
  • Se retirará el dispositivo lavador, se secará el exceso de agua con una toalla y se envuelve la cabeza en ésta. A continuación se le retirará el hule de debajo de los hombros, y se colocará la almohada sobre la que se extenderá una toalla.
  • Se eleva a continuación el cabecero de la cama y se coloca sobre sus hombros una toalla de tocador, verificando que el pijama o camisón no se encuentran húmedos y asegurando de que el paciente se encuentra cómodo.
  • Con el secador de mano se secan bien los cabellos, y se peinan o cepillan.
  • Se anotará en la hoja de registros cualquier incidencia que se produzca o alguna alteración del cuero cabelludo que se detecte; si se ve necesario, se le comunicará a otros compañeros del equipo que atienden al residente.

 

Mira este curso online con el que podrás conseguir el Certificado de profesionalidad de Atención sociosanitaria a personas dependientes en el Domicilio, el título oficial que muy pronto será necesario para trabajar con personas mayores y dependientes.

(Fuente: Manual de protocolos y procedimientos de Enfermería. Dirección de Enfermería. Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba. Servicio Andaluz de Salud. Junta de Andalucía.)

Procedimiento de administración de un medicamento por vía tópica: vía cutánea y vía ótica

La vía tópica utiliza la piel y las mucosas para la administración del fármaco. Así pues, esto incluye la mucosa conjuntival, oral y urogenital. La característica de esta vía es que se busca fundamentalmente el efecto a nivel local, no interesando la absorción de los principios activos.

Aun cuando la vía tópica está pensada para el uso local del fármaco, la piel permite (por su naturaleza) el paso de algunas sustancias hasta llegar a los capilares dérmicos y desde ahí llegará a la circulación general.

Esta posibilidad puede favorecerse mediante la utilización de STT (Sistemas Terapéuticos Transdérmicos) ideados para conseguir el aporte percutáneo de principios activos a una velocidad programada, o durante un período establecido. A esta vía también se la conoce como vía percutánea.

Por vía tópica administramos: baños, lociones, pomadas o ungüentos, geles, champús, colirios, gotas óticas y nasales, apósitos, parches transdérmicos, etc.

 

Procedimiento de administración de un medicamento por vía cutánea:

  • Comprobar que hemos realizado los pasos previos a la administración de un fármaco a un paciente.
  • Explicar al paciente el procedimiento.
  • Lavar las manos y poner guantes si es necesario.
  • Colocar al paciente en posición cómoda.
  • Descubrir la zona de aplicación, retirando accesorios, ropa y apósitos si existiesen.
  • Si es necesario, limpiar la zona previamente.
  • Aplicar el medicamento, ayudándonos si fuese preciso de gasas o algodón.
  • Colocar apósito si fuese necesario.
  • Anotar en la gráfica el medicamento administrado y la hora de la administración.

 

Procedimiento de administración de un medicamento por vía ótica:

  • Comprobar que hemos realizado los pasos previos a la administración de un fármaco a un paciente.
  • Explicar al paciente el procedimiento.
  • Lavar las manos y poner guantes si es necesario.
  • Sus gotas óticas pueden verse turbias. Si es así, agite suavemente el frasco antes de usarlas.
  • Caliente las gotas sosteniendo el frasco en sus manos durante unos minutos. Esto evitará el mareo producido al usar las gotas frías.
  • Si las gotas vienen con un gotero, sostenga la punta del gotero hacia abajo todo el tiempo. Esto evita que las gotas se devuelvan hacia la perilla (bulbo) donde pueden existir gérmenes que puedan entrar en el medicamento.
  • Las gotas óticas deben mantenerse limpias. Evite que el gotero toque el oído o cualquier otra cosa.
  • Si se va a aplicar las gotas usted mismo, acuéstese de lado o incline la cabeza hacia un lado. Si va a aplicar las gotas a otra persona, haga que ella se acueste de lado o que incline la cabeza hacia el lado.
  • En adultos, el lóbulo de la oreja debe hallarse hacia arriba y hacia atrás. En los niños debe halarse hacia abajo y hacia atrás.
  • Aplique el número exacto de gotas en el oído. Si va a aplicarle las gotas a otra persona, sostenga el oído con una mano y aplique las gotas con la otra. No apriete con mucha fuerza la perilla del gotero.
  • Coloque de nuevo e inmediatamente la tapa o el gotero en el frasco. No enjuague ni limpie el gotero.
  • Presione la oreja y mantenga la cabeza inclinada varios minutos para dar tiempo a que el medicamento recubra su oído. Si va a aplicar las gotas a otra persona, haga que la persona haga lo mismo.
  • Lávese las manos.
  • Anotar en la gráfica el medicamento administrado y la hora de la administración.

 

¿Te gusta trabajar con personas mayores o dependientes? Dentro de los cursos disponibles en atención sociosanitaria, te recomendamos este módulo: Higiene y atención Sociosanitaria Domiciliaria.

 

bañera

Procedimientos del aseo: ¿cómo debe llevarse a cabo un baño en la bañera?

El aseo en la bañera no sólo representa otro modo más de realizar la higiene corporal, sino que además contribuye a favorecer la relajación (sobre todo en los mayores), estimula la circulación y ayuda a las personas con limitación muscular a mover y ejercitar las zonas afectadas.

bañera

 

Es recomendable que se utilice jabón neutro o aquéllos que contengan avena o almendra, debido a que poseen ciertos lubricantes apropiados para la piel y evitan que ésta se reseque. Asímismo, es conveniente que se utilice una esponja suave.

El procedimiento que se lleva a cabo en el baño en la bañera es el siguiente:

  • Lavarse las manos y preparar el equipo necesario para el aseo de la persona; así se evitará el ir y venir.
  • Se saludará a la persona y se le explicará el procedimiento. También se le pedirá que colabore en todo lo que le sea posible. Se mantendrá la temperatura ambiente adecuada, siendo ésta entre 22 y 25 grados.
  • Se evitarán las corrientes de aire.
  • Se debe comprobar que la bañera esté llena de agua al nivel adecuado.
  • Se introducirá el termómetro de agua, comprobando que la temperatura esté entre 37 y 40 grados.
  • Se ayudará a la persona a desnudarse, si es necesario, y a introducirse en la bañera.
  • Se comprobará que el equipo necesario para el aseo se encuentra a su alcance.
  • Si el paciente no necesita más ayuda, se le dejará sólo para preservar su intimidad.
  • Se debe permanecer cerca del cuarto de baño, durante el aseo del paciente, y se le recordará que no debe cerrar la puerta por dentro, con objeto de poder ayudarle cuando lo necesite.
  • No debe permanecer más de quince minutos en la bañera, por lo que transcurrido este tiempo se deberá entrar de nuevo en el cuarto de baño.
  • Si la persona necesita ayuda para realizar el baño, una vez enjabonada, el último aclarado se debe hacer con el agua un poco más fría para tonificar y cerrar los poros de la piel.
  • Se ayudará al paciente a salir de la bañera, si es preciso.
  • A continuación, se debe secar perfectamente toda la superficie del cuerpo por presión, nunca por frotamiento. Se hará especial hincapié en el secado de pliegues como son: pliegues de las mamas, abdomen, ingles, ombligo, pliegue del prepucio y espacios entre los dedos (espacios interdigitales). Con todo esto se evitará la aparición de maceraciones (reblandecimiento de la piel).
  • Se aplicará, si es necesario, un poco de colonia de baño y crema hidratante, aprovechando este momento para dar un buen masaje, ya que ayuda a reactivar la circulación.
  • Se ayudará, si es necesario, al usuario a vestirse, cortarse las uñas, peinarse, etc.
  • Se debe anotar en la hoja de registros cualquier incidencia que se produzca.
  • Una vez que la persona haya salido del cuarto de baño se debe enjuagar la bañera, recoger el equipo del cuarto de baño y dejarlo todo perfectamente ordenado.

 

Recuerda que, para poder trabajar en un centro de atención sociosanitaria, muy pronto será necesario estar en posesión del Certificado de profesionalidad correspondiente. Aquí te ofrecemos el curso para poder sacarte el título.

farmaco

Procedimiento de administración de un medicamento por vía oral, sublingual y rectal

Para que un medicamento sea eficaz necesita ser administrado correctamente tanto en la dosis marcada por el médico, como en el horario y el modo de administración. Hay varias formas de tomar los medicamentos, entre ellas la vía oral, sublingual y rectal.

farmaco

Vía oral

El fármaco llega al organismo habitualmente después de la deglución. Una vez en el estómago, se somete a las características de los jugos del mismo, lo que hace que la absorción sea difícil. Cuando llega al intestino delgado cambia el medio y se favorece bastante la absorción.

Las formas farmacológicas más habituales para esta vía de administración son: gotas, jarabes, suspensiones, comprimidos, cápsulas, píldoras, tabletas, colutorios, etc.

Procedimiento de administración de un medicamento por vía oral:

  • Comprobar que hemos realizado los pasos previos a la administración de un fármaco a un paciente.
  • Explicar al paciente que va a tomar la medicación.
  • Lavar las manos y colocar guantes si es necesario.
  • Colocar al paciente en sedestación o con la cabecera suficientemente elevada (en posición Fowler o semi-Fowler).
  • Facilitar agua o zumo de frutas al paciente junto con el medicamento.
  • Permanecer al lado del paciente hasta que ingiera la medicación para descartar cualquier eventualidad o accidente (caída de la medicación, atragantamiento, etc.)
  • Anotar en la gráfica el medicamento administrado, la hora de la administración y quién lo ha administrado.

 

Vía sublingual

Muy similar a la oral, en este caso el medicamento en forma de pastilla o líquido se mantiene debajo de la lengua, para que el fármaco entre por los capilares sublinguales, que permiten una absorción rápida, el primer paso hepático y los ácidos del estómago; por contra, nos encontramos con el problema del mal sabor.

 

Vía rectal

Las formas de administración rectal se utilizan para conseguir efectos locales. También se utilizan cuando existen dificultades para la administración por otras vías. El fármaco se introduce en el organismo directamente (supositorios) o con la ayuda de algún mecanismo (enema, sonda rectal…).

La absorción se realiza a través del la red de capilares que irriga la mucosa rectal, red que evita en parte el paso por el hígado antes de incorporarse a la circulación sistémica. Su principal inconveniente es que la absorción es muy errática, debido a la presencia de materia fecal que dificulta el contacto del fármaco con la mucosa.

Las formas farmacológicas más habituales son: supositorios, enemas, pomadas rectales, etc.

Procedimiento de administración de un medicamento por vía rectal

  • Comprobar que hemos realizado los pasos previos a la administración de un fármaco a un paciente.
  • Explicar al paciente el procedimiento.
  • Lavar las manos y colocar guantes.
  • Posicionar al paciente en decúbito lateral izquierdo, de forma que se encuentre cómodo.
  • Separar con una mano los glúteos y administrar la medicación con la otra mano, atravesando el esfínter anal.
  • Cuando el medicamento sea un enema, es posible que sea necesaria la utilización de un lubricante antes de la introducción en el recto del dispositivo de aplicación.
  • Pedir al paciente que mantenga la posición, con las nalgas oprimidas y que aguante el deseo de defecar durante unos minutos.
  • Anotar en la gráfica el medicamento administrado y la hora de la administración.

 

¿Sabes que tenemos un curso especializado en Higiene y atención Sociosanitaria Domiciliaria para que amplíes tu formación en este campo?

ducha

Procedimientos del aseo: ¿cómo debe llevarse a cabo una ducha?

La ducha es la forma de aseo más adecuada y, siempre que se pueda, se debe recurrir a ella. Se recomienda para personas que no tienen problemas para mantenerse de pie dentro de la misma, aunque también pueden ducharse personas que necesiten ser ayudadas por un profesional para entrar, salir o mantenerse de pie.

ducha

El procedimiento que se lleva a cabo en el baño en la ducha es el siguiente:

  • Es recomendable comenzar la ducha con agua caliente y terminar con agua más fría.
  • Se tomará la ducha y se empezará mojando los pies y las piernas, para después ir subiendo hacia arriba hasta llegar al pecho.
  • Se comenzará enjabonando las zonas mas limpias, dejando para el final las zonas del cuerpo más sucias como son los genitales y los pies, frotando con suavidad y con un gel hidratante.
  • No se debe olvidar que hay que usar un champú suave con pH neutro para el aseo del cabello y hay que tener cuidado en que éste no entre dentro de los ojos.
  • Siempre se debe dejar la piel bien aclarada, de lo contrario puede irritarse.
  • Nunca se debe realizar el secado frotando la piel, sino presionando con ligeros toques, insistiendo en las regiones donde existan pliegues como son el bajo vientre, las axilas, ingles o debajo de las mamas.
  • Se debe procurar que la piel no quede húmeda, ya que la presencia de humedad favorece el desarrollo de infecciones causadas especialmente por hongos. Este proceso debe ser mucho más escrupuloso si la persona padece diabetes, ya que una infección como la descrita puede llegar a complicarse.
  • Cuando se haya secado muy bien la piel se aplicará crema hidratante. Éste es un buen momento para observar detenidamente el estado del mayor y para realizar un masaje que active la circulación sanguínea. Especialmente se observarán las zonas más propensas a la aparición de úlceras por presión.
  • Una vez vestido se acompañará al paciente a la habitación, dejándole cómodamente instalado y se guardará todo el material, dejando el baño ordenado.
  • Se debe anotar en el registro cualquier incidente que se produzca y si es necesario se comunicará a la enfermera o enfermero.

 

En el caso de que una persona necesite ayuda para ser aseada, se le debe proporcionar:

  • Seguridad psicológica, ya que la cuestión de la ducha o baño supone para determinadas personas, como son los ancianos, una actividad de riesgo que les crea miedo y ansiedad.
  • Seguridad física, mediante los elementos de precaución como alfombrillas, agarraderas o silla en el interior de la bañera o ducha.
  • Hay que ayudarles tanto como lo necesiten, al entrar o salir de la ducha o bañera, al sentarse en la silla de la ducha o a trasladarle y ducharle en una silla con orinal para la ducha.
  • Se les ofrecerá ayuda para lavarle la espalda y los pies o para cortarles las uñas después del baño.

Si quieres saber más sobre este tema, ponemos a tu disposición el curso en Higiene y atención Sociosanitaria Domiciliaria, donde te formarás completamente en este campo.