Tag Archives: úlceras por presión

agua

Prevención de las úlceras por presión: higiene, incontinencia, nutrición o yatrogenia

Al hablar de las úlceras por presión ya hemos hecho hincapié tanto en qué son y su localización como en su prevención mediante la movilidad y la colocación de las almohadas para prevenirlas. Ahora te daremos varias indicaciones para evitar este problema en cuanto a higiene, incontinencia, nutrición, yatrogenia y otros cuidados.

agua

Recomendaciones de higiene:

  • Utilizar una esponjilla para cada parte del cuerpo.
  • Realizar una correcta higiene corporal mediante lavado con agua y jabón seguido de aclarado y perfecto secado (especial atención a los pliegues cutáneos).
  • No aplicar jabón en la úlcera.
  • Hidratación corporal con crema.
  • No masajear prominencias óseas.
  • No utilizar ningún tipo de alcoholes.
  • Si se hidrata con vaselina líquida, extenderla antes de secar al paciente.
  • No dar masajes intensos.

 

Recomendaciones sobre incontinencia:

  • Ante pérdidas involuntarias de orina es importante la valoración de la implantación de sonda o colector urinarios.
  • Con cada cambio de pañal, lavar e hidratar la zona.
  • Reeducación de esfínteres.

 

Recomendaciones de nutrición:

  • Valoración dietética: alimentación adecuada a su edad y patología.
  • Aporte de líquidos: mínimo 2 litros al día, si no existe contraindicación médica.
  • Administrar suplementos hiperprotéicos si no toma una dieta completa.
  • Dar suplementos minerales (zinc, hierro, cobre) y vitaminas (A, B, C).
  • Si presenta problemas en la deglución, emplear espesantes y gelatinas.

 

Recomendaciones sobre yatrogenia:

Son úlceras que se producen por el roce continuo de un recurso instrumental imprescindible para el tratamiento y/o diagnóstico.

Se debe tener especial cuidado con:

  • Nariz: cambiar diariamente apósito de fijación de SNG y mover apoyo en la mucosa gástrica.
  • Boca: por fijación de tubos endotraqueales realizar igualmente movilización.
  • Meato urinario: lesiones por sondaje vesical (hombres en prepucio y mujeres en labios vaginales); se deben cambiar los puntos de apoyo.
  • Muñecas, codos y talones: por sujeciones mecánicas. Proteger la piel.
  • Orejas: por gomillas de mascarilla de oxígeno, proteger del contacto directo utilizando gasas.
  • Pómulos: por gafas nasales, vigilar presión y movilizar.
  • Talones, piernas y tronco: por escayolas, proteger previamente la piel y vigilar.
  • Glúteos: debido a las cuñas, intentar mantenerlas el menor tiempo posible, no realizar arrastre.

 

Recomendaciones sobre protección de zonas de riesgo:

  • Las zonas más frecuentes de aparición de UPP son: sacro, glúteos, talones y trocánteres.
  • Colocar una almohada en los pies para q los talones queden al aire.
  • Los codos se protegerán con vendaje de algodón, procurando mantener los brazos en flexión anatómica.
  • Igualmente se realizará en los talones hasta el tobillo y dejando los dedos a la vista.
  • Utilizar placas de protección en sacro y trocánteres, además de los métodos de movilización e utilización de superficies de apoyo especiales para aliviar la presión.

 

Cuidados generales:

  • Identificar aquellos procesos que puedan incidir en el desarrollo de úlceras por presión:
    • Alteraciones respiratorias.
    • Alteraciones circulatorias.
    • Alteraciones metabólicas.
    • Alteraciones por tratamiento farmacológico:
      • Sedantes, pueden interferir en la movilidad.
      • Corticoides, que pueden actuar sobre los tejidos disminuyendo la resistencia e inhibiendo por lo tanto la cicatrización.
      • Citostáticos, debido al riesgo de necrosis asociado a la quimioterapia endovenosa.
    • Identificar y corregir cualquier déficit nutricional.
    • Asegurar un estado de hidratación adecuado.

 

No olvides que a partir del 1 de enero sólo podrán trabajar con mayores y personas dependientes aquellos que dispongan de un título oficial como el Certificado de profesionalidad. Llama al número de teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

 

almohada

Prevención de las úlceras por presión: movilidad y colocación de almohadas

Ya hemos visto anteriormente qué son las úlceras por presión, su localización y clasificación, además de algunas características. Esta vez nos centraremos en la movilidad y la colocación de almohadas para prevenirlas.

almohada

Las actividades preventivas deberán tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Movilidad.
  • Higiene.
  • Incontinencia.
  • Nutrición.
  • Iatrogénica.
  • Protección de las zonas de riesgo.
  • Cuidados generales.


Movilidad:

  • Permanecer encamado el menor tiempo posible.
  • Animar a la deambulación y los interciclos de movilización, por lo menos dos veces al día.
  • Realizar cambios posturales cada 2-4 horas en pacientes encamados y cada hora en pacientes con silla de ruedas.
  • Evitar el roce de prominencias entre sí.
  • Aliviar la presión con almohadas, colchón neumático (agua o aire), cojines de gel de frotación, protector de talones y codos, piel de cordero y felpa.
  • Evitar levantar la cabeza de la cama más de 30 grados.
  • Intentar mantener en todo momento la alineación corporal.


Cambios posturales:

Las personas con cierto grado de movilidad deberán realizar movimientos y cambios de postura frecuentes. En personas con escasa movilidad, es recomendable que el cuidador familiar los realice cada 2 ó 3 horas, siguiendo una rotación cíclica; esto es, alternando posición boca arriba, lateral derecho, lateral izquierdo, boca abajo y sentado.

 


Colocación de almohadas:

Decúbito Supino:

  • Almohada en cabeza.
  • Almohada en gemelos, para facilitar el retorno venoso.
  • Almohada en piecero, para evitar el pie equino.
  • Almohada en trocánter, para evitar la rotación.


Decúbito Lateral:

  • Almohada debajo de la cabeza.
  • Almohada a lo largo de la espalda.
  • Almohada entre las rodillas, para evitar roces.
  • Almohada debajo del brazo.


Decúbito Prono:

  • Almohada debajo de la cabeza.
  • Almohada del abdomen, para evitar tensión muscular.
  • Almohada debajo de las piernas, para favorecer circulación de retorno.
  • Almohada debajo de los hombros, para bajar tensión muscular.


Posición sentado en la cama:

  • Elevar el cabecero 45 y 60 grados (semisentado).
  • Almohada en la región lumbar.
  • Almohada bajo los muslos.
  • Almohada bajo los tobillos.
  • Almohadas laterales para sujetar los brazos si el enfermo no tiene control voluntario.

 

Posición sentado en sillón:

  • Almohada detrás de la cabeza.
  • Almohada debajo del brazo.
  • Almohada debajo de los pies.

 

¿Te gustaría trabajar con personas mayores o dependientes? En Más Que Mayores te ayudamos a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título que será obligatorio a partir del próximo 1 de enero de 2016. Llama al número de teléfono 918270540, donde te atenderemos personalmente y resolveremos todas tus dudas.

ulcera

¿Sabes qué son las úlceras por presión, su localización y clasificación?

Una úlcera por presión o UPP es la lesión de origen isquémico localizada en la piel y tejidos subyacentes, con pérdida de sustancia cutánea, producida cuando se ejerce una presión prolongada o fricción entre dos planos duros y que tiene, como consecuencia, una degeneración rápida de los tejidos.

ulcera

Etiología

La mayoría de las lesiones se producen por la acción combinada de factores extrínsecos entre los que destacan las fuerzas de presión, tracción y fricción.

  • Presión: se considera que la presión directa sobre la piel y, fundamentalmente, sobre las prominencias óseas es el determinante primario para la formación de las úlceras por presión.
  • Fricción: se generan cuando la superficie roza con otra, dañando la unión dermo-epidérmica.
  • Tracción: lesionan los tejidos profundos y se producen cuando el esqueleto y la fascia (tejido de la piel) profunda se deslizan sobre una superficie, mientras la piel y la fascia superficial se mantiene fijas.

 

Localización

Según sean las posiciones que el paciente mantenga durante un tiempo no superior a dos horas, las zonas más susceptibles de desarrollar úlceras por presión son el sacro, los glúteos, los talones, el pliegue ínter glúteo, el trocánter y los maléolos.

 

Clasificación

  • Estadio I. Alteración observable en la piel íntegra, relacionada con la presión, que se manifiesta por un eritema cutáneo que no palidece al presionar; en pieles oscuras, puede presentar tonos rojos, azules o morados.

En comparación con un área (adyacente u opuesta) del cuerpo no sometida a presión, puede incluir cambios en uno o más de los siguientes aspectos: temperatura de la piel (caliente o fría), consistencia del tejido (edema, induración) y/o sensaciones (dolor, escozor).

  • Estadio II. Pérdida parcial del grosor de la piel que afecta a la epidermis, dermis o ambas. Úlcera superficial que tiene aspecto de abrasión, ampolla o cráter superficial.
  • Estadio III. Pérdida total del grosor de la piel que implica lesión o necrosis del tejido subcutáneo, que puede extenderse hacia abajo pero no por la fascia subyacente.
  • Estadio IV. Pérdida total del grosor de la piel con destrucción extensa, necrosis del tejido o lesión en músculo, hueso o estructuras de sostén (tendón, cápsula articular, etc.). En este estadio, como en el estadio III, puede presentarse lesiones con cavernas, tunelizaciones o trayectos sinuosos.

 

¿Estás preparado para trabajar con personas mayores o dependientes? Ya sabes que el 1 de enero de 2016 debes estar en posesión del certificado de profesionalidad o estar apuntado en uno de los procesos formativos abiertos para conseguirlo. Aquí tienes toda la información y cómo podemos ayudarte a conseguir el título oficial necesario.

(Fuente: Protocolo úlceras por presión. Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Comunidad Autónoma de Madrid 2005)

1
Cómo prevenir las úlceras por presión

Cambios posturales: cómo prevenir las úlceras por presión

Las personas en situación de dependencia pueden estar largos periodos de tiempo con un gran sedentarismo e incluso inmovilismo, por lo que hay que proteger las zonas de riesgo en las que se pueden provocar úlceras por decúbito, sobre todo en las zonas de prominencias óseas.

¿Por qué son necesarios estos cambios posturales?

  • Previenen la aparición de úlceras por presión.
  • Mejoran la función cardiovascular y respiratoria.
  • Evitan la rigidez articular y la flacidez muscular.

 

Cómo prevenir las úlceras por presión
Cómo prevenir las úlceras por presión

 

Ciclo diario de cambios posturales para evitar úlceras por presión durante las 24 horas del día:

  • Desayuno: sentado/a.
  • Tumbado/a cada 2 horas boca arriba o de lado.
  • Almuerzo: sentado.
  • Caminar siempre que se pueda dentro o fuera de fuera de casa.
  • Tumbado/a 2 h boca arriba o de lado.
  • Comida: sentado/a.
  • Siesta: tumbado/a.
  • Merienda: sentado/a.
  • Caminar siempre que se pueda dentro o fuera de casa.
  • Cena: sentado/a.
  • Tiempo de sueño: tumbado boca arriba y de lado.

 

¿Conoces el curso en Apoyo Domiciliario y Alimentación Familiar? Te ayudará a conseguir el Certificado de profesionalidad, el título necesario para poder trabajar con personas mayores y dependientes.